¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Arrestan a eritreo en Jartum y lo encarcelan en Palermo por homonimia

Llegada a Italia del presunto traficante en junio de 2016. Foto de altreconomia.it.

Desde hace un año y medio, se lleva a cabo en Palermo un proceso donde el acusado es un hombre que dice llamarse Medhanie Tasfamariam Behre, de 29 años. La policía sudanesa lo arrestó en el café Asmara Coin en Jartum, capital de Sudán, después de una larga investigación internacional a cargo de los servicios de investigación sudaneses, italianos e ingleses. Fue extraditado y expulsado a Italia en un vuelo especial el 7 de junio. Las autoridades y la prensa lo presentaron como Medhanie Yehdego Mered, alias “el General”, de 35 años, cerebro de la trata de personas en el Mediterráneo.

Las investigaciones a Mered se iniciaron luego del dramático naufragio de Lampedusa del 3 de octubre de 2013 donde 368 personas perdieron la vida y otras 20 desaparecieron. La historia fue resumida por il Post:

L’uomo arrestato lo scorso 24 maggio in Sudan, estradato in Italia il 7 giugno e rinviato a giudizio lo scorso settembre, sarebbe Medhanie Tesfamariam Berhe, eritreo di 29 anni, e non Medhanie Yehdego Mered, uomo di 35 anni originario dell’Eritrea accusato di essere uno dei capi di una grande organizzazione con base in Libia che gestisce il traffico di migranti verso l’Europa, e coinvolto nei viaggi di almeno 13 mila persone.

Mercoledì 8 giugno, il ministero dell’Interno italiano e la National Crime Agency del Regno Unito avevano annunciato con una certa enfasi l’arresto in Sudan e l’estradizione in Italia di Medhanie Yehdego Mered. I magistrati avevano intercettato per mesi il cellulare di Medhanie Yehdego Mered raccogliendo informazioni sul suo conto e sulle sue attività.

Dopo l’arresto, i media britannici avevano cominciato ad avere dei dubbi, scrivendo che la persona arrestata e ora sotto processo fosse in realtà Medhanie Tesfamariam Berhe: un eritreo di 29 anni che non era mai stato in Libia, che non ha niente a che fare con la presunta rete per il traffico di migranti e che si è dichiarato innocente. Con il trafficante, condivideva semplicemente un nome molto comune.

El hombre arrestado el 24 de mayo en Sudán y extraditado a Italia el 7 de junio que fue acusado en septiembre de 2016, sería Medhanie Tesfamariam Berhe, eritreo de 29 años y no Medhanie Yehdego Mered, de 35 años, originario de Eritrea y acusado de dirigir un gran organización en Libia que trafica con migrantes hacia Europa, y está implicada con el desplazamiento de al menos 13.000 personas.
El miércoles 8 de junio de 2016, el Ministerio del Interior de Italia y la Agencia Nacional de Crimen del Reino Unido anunciaron enfáticamente el arresto en Sudán y la extradición a Italia de Medhanie Yehdego Mered. Los magistrados habían interceptado el celular de Medhanie Yehdego Mered durante meses, y así recogieron informaciones sobre sus actividades.
Tras su arresto, los medios británicos comenzaron a tener dudas, y señalaron que la persona arrestada y procesada en realidad era Medhanie Tesfamariam Berhe, eritreo de 29 años que nunca había estado en Libia y no tiene nada que ver con la red presuntamente dedicada a tráfico de seres humanos. Clamaron su inocencia. Comparte con el traficante simplemente un nombre muy común.

En un artículo publicado el 16 de noviembre de 2017, Giuseppe Francaviglia destaca algunas incoherencias:

Alle 9:30 di venerdì 10 novembre, all’interno di una delle aule del Palazzo di Giustizia di Palermo stava iniziando l’ennesima seduta di uno dei più importanti processi in atto nel nostro Paese. Anzi, uno dei processi più importanti in Europa, e per l’Europa. È il cosiddetto processo Mered Medhanie Yehdego ed altri”. Nonostante la sua importanza, i media non se ne stanno occupando molto. E questa è un’altra curiosa coincidenza…

Nonostante il sostituto procuratore Calogero Ferrara, il procuratore aggiunto Maurizio Scalia e il procuratore capo Francesco Lo Voi fossero convinti, allora come oggi, di aver catturato il Mered Medhanie Yehdego, le numerose–e a un occhio”ingenuo”, come quello del sottoscritto e di una folta schiera di giornalisti e osservatori–prove schiaccianti raccolte fin dal giorno successivo all’estradizione testimoniano il contrario.

El viernes 10 de noviembre a las 9:30 am, en una sala del Palacio de Justicia de Palermo, comenzó la enésima sesión de uno de los procesos judiciales más importantes de nuestro país. Es incluso uno de los procesos más importantes de Europa, y para Europa. Se trata del proceso de “Mered Medhanie Yehdego y otros“. A pesar de su importancia, los medios no le han dado mucha atención. Y es otra curiosa coïncidencia…
Aunque el sustituto del procurador Ferrara Calogero, el procurador adjunto Maurizio Scalia y el procurador general Francesco Lo Voi quedaron convencidos, hoy como ayer, de haber capturado a Mered Medhanie Yehdego, las numerosas contundentes pruebas –a ojos ingenuos como el mío y el de muchos periodistas y observadores– recogidas desde el día de la extradición muestran lo contrario.

Entre los periodistas que informaron del asunto, está también Stefano Colombo. En un artículo publicado el 13 de noviembre de 2017, da cuenta de lo descubierto por el periodista Lorenzo Tondo de Palermo para el periódico británico The Guardian:

Mi occupo di questa cosa da un anno e mezzo, da quando c’è stato lo scambio di persona”, ci racconta, “doveva essere l’arresto del peggior trafficante di uomini, ma già appena l’abbiamo visto all’aeroporto ci siamo resi conto che con Mered non c’entrava un cazzo.”

Com’è successo lo scambio? “In pratica, nell’estate del 2015 Mered era sotto osservazione quando all’improvviso sparisce nel nulla: profili Facebook, WhatsApp, tutto diventa silenzioso.”

Gli inquirenti, allora, si attivano e vanno a sbirciare il profilo Facebook della moglie, molto popolare nella comunità eritrea in Europa. Non c’è niente di strano: ogni giorno arrivano al proprio profilo numerosi suggerimenti di amicizia, di persone che magari hanno conoscenze in comune con noi o frequentano i nostri stessi luoghi…

Si scopre poi che mentre la procura di Palermo dava la caccia a Mered, questo — il vero trafficante! — era in carcere a Dubai per una questione di passaporti falsi. Ecco spiegato il suo silenzio totale sui social media. “È tornato in libertà ad agosto 2016”, ci conferma Tondo. Berhe, invece, è ancora in carcere, e non sembra che potrà tornare in libertà a breve. Finora il processo ha cambiato 4 volte giudice, e secondo la legge italiana, ogni volta che il giudice cambia, il processo va rifatto da capo.

“Trabajo con este asuntos desde haca un año y medio, desde el error de identdad”, nos dijo. “Este debió ser el arresto del peor traficante de seres humanos, pero desde que lo vimos en el aeropuerto nos dimos cuenta de que no tenía nada que ver con Mered”.
¿Cómo ocurrió la confusión? En los hechos, en 2015 Mered estaba bajo vigilancia cuando desapareció repentinamente: perfiles de Facebook, WhatsApp, todo quedó en silencio.
Los investigadores se activaron cuando buscaron en el perfil de Facebook de su esposa, muy popular en la comunidad eritrea en Europa. No tiene nada de raro: todos los días llegan numerosos pedidos de amistad, de personas que pueden ser conocidos en común con nosotros o que frecuentan los mismos sitios que nosotros…
Enseguida descubrimos que cuando el procurador de Palermo perseguía a Mered, el propio traficante, estaba en prisión en Dubái por un asunto de falsos pasaportes. He ahí la explicación del silencio de las redes sociales. “Fue liberado en agosto de 2016″, nos confirma Tondo. Berhe, por el contrario, sigue en prisión y no parece que sea liberado pronto. Hasta ahora, el proceso ha cambiado cuatro veces de juez, y según el Derecho italiano, cada vez que cambia un juez el proceso debe recomenzar de cero.

El 4 de julio de 2016, el sitio newsicilia.it reveló que la defensa presentó a dos hombres, que ahora viven en Suecia como refugiados, que afirman con certeza que el hombre arrestado no es Mered, “el General”:

Fonte: eritrea-chat.com

Fuente: eritrea-chat.com

Oggi, però, ci sarebbero i due testimoni pronti a dimostrare che Mered non sarebbe il latitante ricercato da due anni. Ma un giovane di nome Mered Tesfamarian. Come anticipa il giornale britannico The Guardian, uno dei due testimoni sarebbe Ambesyer Yeman, 23 anni, rifugiato eritreo, arrivato in Italia con l’organizzazione di Mered nel 2013.

“Non conosco il ragazzo che hanno arrestato, l’ho visto nella foto di un articolo pubblicato su Facebook, e ho detto immediatamente: ‘Ma questo non è Mered”, ha detto il ragazzo.

No obstante, hoy habrá dos testigos listos para probar que Mered no sería el fugitivo buscado por años, sino un joven con el nombre de Mered Tesfamarian. Como lo anticipó el diario briánico The Guardian, uno de los dos testigos sería Ambesyer Yeman, 23 años, refugiado sirio, que llegó a Italia con la organización de Mered en 2013:
“No conozco al muchacho arrestado, lo vi en la foto de un artículo publicado en Facebook, y me dije inmediatamente: ‘Pero este no es Mered'”, contó el joven.

Además de todo, Lorenzo Tondo, el periodista que ha trabajado más que nadie en este asunto, reveló en su página de Facebook, que logró más de 500 “me gusta”, que la magistratura italiana había grabado una de sus conversaciones:

Ieri è successa una cosa davvero spiacevole. Una cosa che in Italia, nella mia categoria, è considerata oramai pericolosamente ‘’normalità’’, ordinaria amministrazione, un ‘’incidente di percorso’’ come tanti altri: la procura di Palermo ha intercettato alcune mie conversazioni con una fonte, un ragazzo eritreo che mi aiutava anche come interprete nelle interviste in tigrino sul ‘’Caso Mered’’, il clamoroso scambio di persona di un rifugiato arrestato per errore perché ritenuto essere un trafficante di uomini. Una vicenda che abbiamo sollevato sul The Guardian per primi e di cui ci occupiamo da un anno e mezzo. Nelle conversazioni, depositate ieri, non c’è nulla di rilevante dal punto di vista investigativo. Davo appuntamento al ragazzo a casa mia. Doveva aiutarmi a tradurre alcuni documenti e a farmi da interprete per alcune interviste. È cresciuto insieme all’uomo detenuto a Palermo questo ragazzo, era un suo vicino di casa quando abitava ad Asmara.

Ayer pasó algo realmente desagradable. Algo que en Italia, en mi profesión, es considerado peligrosamente como “normal”, burocracia ordinaria, un “accidente de proceso”, como tantos otros: la fiscalía de Palermo interceptó varias conversaciones mías con una fuente, un eritreo que me ayudó como intérprete en entrevistas en tigrino sobre el “caso Mered”. La sensacional confusión de identidad de un refugiado arrestado por error porque lo confundieron con un traficante de seres humanos. Un asunto que abordamos en The Guardian antes y que tratamos durante un año y medio. En las conversaciones, presentadas ayer, no hay nada relevante para la investigación. Me reuní con el joven en mi casa. Debía ayudarme a traducir algunos documentos y a servirme como intérprete en las entrevistas. Creció junto al hombre detenido en Palermo, fue su vecino cuando vivía en Asmara.

Con estos métodos de investigación, cabe preguntarse si la justicia italiana busca al verdadero culpable o simplemente a una víctima para sacrificar para cerrar el asunto.

Para tratar de hacer algo concreto, a pedido de militantes, lectores y especialistas en la materia, el autor de este artículo decidió lanzar una petición que pedimos que suscriban: Liberen a Medhanie Tasfamariam Behre, el carpintero eritreo en prisión por homonimia (en Avaaz)

Chiediamo che venga rilasciato immediatamente e che l’Italia ammetta il proprio errore pubblicamente, presenti le proprie scuse a Mered e trovi il modo per garantire la sua sicurezza e incolumità, ormai compromesse, dopo il rilascio.

Pedimos que sea liberado inmediatamente y que Italia admita públicamente su error y presente sus excusas a Medhanie Tesfamariam Behre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.