¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tras 10 años de batallas legales, la única organización LGBT de Mozambique camina hacia su reconocimiento

Miembros de Lambda en un acto en 2013. Foto: Lambda/Flickr, publicada con autorización.

Lambda, la única organización que lucha por los derechos de gays, bisexuales y transgénero (LGBT) en Mozambique, ha dado un importante paso hacia su reconocimiento legal, después de 10 años de luchar por conseguirlo.

El Consejo Constitucional de Mozambique ─equivalente a un tribunal constitucional─ dictaminó que la condición de Lambda no violaba la Constitución de la república, como sostenían algunos funcionarios del Gobierno.

Desde 2008, Lambda ha solicitado en varias ocasiones su registro oficial como asociación, solicitudes que han sido ignoradas por el Ministerio de Justicia, institución responsable de la legalización de organizaciones de la sociedad civil.

Según los activistas, los funcionarios del Gobierno habían dicho de forma oficiosa que la petición no podía procesarse porque iba contra una clausula contenida en la Ley de Asociaciones de 1991. Dicha clausula bloqueaba el registro de organizaciones que persiguieran fines contrarios “al orden moral, social y económico del país, y atentaran contra los derechos de otros o el bien público”.

El 31 de octubre pasado, el Consejo declaró que la clausula era inconstitucional, ya que contradice el artículo 52 de la Constitución, por el que “quedan prohibidas las organizaciones armadas militares o paramilitares, que promuevan la violencia, el racismo o la xenofobia, o que persigan fines contrarios a la ley”. El Consejo dictaminó que estas son las únicas asociaciones que tienen prohibido registrarse.

La decisión del Consejo no menciona asociaciones concretas, pero según el director ejecutivo de Lambda, Danilo da Silva, el veredicto abre por fin la puerta al reconocimiento legal de la organización, como dijo a la cadena alemana Deutsche Welle:

“Este posicionamento do Conselho Constitucional vem de alguma forma desarmar esta justificação que informalmente era-nos passada”.

La posición del Consejo Constitucional de alguna forma desmonta la justificación que siempre se nos ha dado de forma oficiosa.

Derechos LGBT en África

La legalización de Lambda es un elemento añadido a las condiciones cada día más favorables de la población LGBT de Mozambique, uno de los pocos países africanos en los que la homosexualidad no es un delito. Por ejemplo, en Sudán y algunas partes de Nigeria y Somalia, la homosexualidad se castiga con la pena de muerte, y con cadena perpetua en Uganda, Tanzania y Sierra Leona.

Las antiguas colonias portuguesas se encuentran entre los países más tolerantes con las personas LGBT. Cabo Verde, por ejemplo, fue el segundo en despenalizar la homosexualidad (en 2004), y uno de los seis países africanos que firmaron en 2008 un documento de la Asamblea General de Naciones Unidas en el que se condenaba la violación de los derechos de las minorías sexuales.

Algunos juristas de Cabo Verde también argumentan que algunas partes del Código Civil que limitan el matrimonio a personas de distintos sexos son inconstitucionales, al ser anteriores a la promulgación de la Constitución. El documental “Tchindas”, que cuenta la historia de Tchindas Andrade, popular activista transgénero del país, ganó varios premios internacionales en 2016.

No obstante, incluso en los países menos restrictivos, la población LGBT no está libre de prejuicios y violencia. En Angola, donde la ley es imprecisa en lo que respecta a la actividad homosexual, la comunidad LGBT vive anónimamente y sufre discriminación en el acceso a la sanidad y la educación, según afirma Carlos Fernandes, director de la Associação Iris Angola.

En general, la decisión del Consejo Constitucional de Mozambique ha recibido el rechazo de numerosos sectores de la sociedad. En un texto muy leído publicado en internet del periodista Ericino de Samema, por ejemplo, muchos comentarios hablan contra el reconocimiento de Lambda y de la propia homosexualidad.

Danilo da Silva, director ejecutivo de Lambda, respondió así a esos comentarios:

Vejo muito ressentimento naqueles que querem usar do poder coesivo do Estado para fazer valer os seus preconceitos. É uma pena pois viver em sociedade é saber respeitar os outros, mesmo que não simpatizemos com as suas escolhas de vida, desde que estas não nos afectem.
Direitos fundamentais são direitos de todos os moçambicanos, não são privilégios para alguns.
Vamos tod@s aproveitar a oportunidade para aprender com aquele acórdão que não é só uma vitória para as pessoas LGBT, mas para todos que são e tem ideias diferentes. Aquele acórdão é um ode à igualdade, a paz e a harmonia social.

Hoje estou muito orgulhoso de ser moçambicano.

Veo mucho resentimiento entre quienes quieren utilizar el poder coercitivo del Estado para imponer sus prejuicios. Es una pena, pues vivir en sociedad significa saber respetar a los demás, aunque no simpaticemos con sus decisiones vitales, siempre que no nos afecten.

Los derechos fundamentales son derechos de todos los mozambiqueños, no privilegios para unos pocos.

Aprovechemos todos la oportunidad para aprender de esta resolución que no solo es una victoria para la gente LGBT, sino para todos los que son y tienen ideas diferentes. Este veredicto es una oda a la igualdad, la paz y la armonía social.

Hoy estoy muy orgulloso de ser mozambiqueño.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.