¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Egipto, el acoso sexual y el matrimonio infantil siguen atormentando al país

Mujeres hacen fila para votar en las elecciones parlamentarias de 2011 en Egipto. Foto publicada por ONU Mujeres el 2 de diciembre de 2011. Utilizada bajo licencia de Creative Commons.

En 2015, Hala Yousef, ministra de Población en Egipto, informó que entre todos los matrimonios del país, un 15 % son infantiles. Pese a que la edad de matrimonio se aumentó a 18 años en 2008, esta práctica sigue siendo un fenómeno propio de todo el país, sobre todo en regiones más pobres.

Además de violar los derechos de los niños, estas prácticas suele derivar en violencia directa sobre los menores, que casi siempre son niñas.

Un estudio de 2001 demostró que un 29 % de las niñas casadas han sido agredidas por sus maridos. En 2014, el Centro de Investigaciones Sociales de la Universidad Americana de El Cairo, halló que un 27 % de las chicas casadas antes de los 18 habían sufrido abusos por parte de sus maridos.

Asimismo, en un informe de 2016, un comité de Naciones Unidas concluyó que la persecución de conocidas defensoras de derechos humanos contribuye al pobre registro de Egipto en derechos de las mujeres:

The continuous persecution of women human rights defenders such as Azza Soliman and Mozn Hassan… establishes and reinforces a pattern of systematic repression of the Egyptian women’s rights movement, aiming to silence and intimidate those working tirelessly for justice, human rights and equality.

La continua persecución de defensoras de derechos humanos, como por ejemplo Azza Soliman y Mozn Hassan… establece y refuerza un patrón de represión sistemática sobre el movimiento por los derechos de las mujeres egipcias, silencia e intimida a quienes trabajan incansablemente por la justicia, los derechos humanos y la igualdad.

Para abordar estas cuestiones, Global Voices habló con Samah Mansur, activista egipcia que ha trabajado por los derechos de las mujeres durante más de 10 años.

Samah Mansur, activista egipcia por los derechos de la mujer. Foto utilizada con permiso.

Mansur trabaja como funcionaria de la unidad de derechos de la mujer y de género del Centro de Técnicas Apropiadas de Comunicación para el Desarrollo (ACT). Es miembro de la iniciativa “No al tráfico infantil“, grupo que trabaja en el seguimiento y documentación del tráfico infantil y matrimonio infantil en Egipto. Mansur también ayudó a crear la iniciativa “Yo vi acoso“, destinada a dar a conocer y combatir el acoso en Egipto.

En 2007, el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer le concedió un premio por su investigación acerca de la lucha contra la violencia hacia las mujeres.

Nevena Borisova (NB): ¿Cómo empezó a trabajar en los derechos de las mujeres?

Samah Mansur (SM): I’ve been fortunate to come from a family where volunteering is considered absolutely important. My parents believed that the best gift they could ever give me is to help people in need. I was allowed to spend copious amount of time at charities, and shelters to help orphans, battered women, and people in need, beyond what I was taught in school and so nurtured me into volunteer lover that I am today. Since 2003, I have been involved in the non-profit sector and I joined the Appropriate Communication Techniques for Development (ACT) which works on fighting all types of violence against women. I am lucky because I am able to choose what to do and I am absolutely passionate about everything I do.

Samah Mansur (SM): He tenido la suerte de proceder de una familia en la que el voluntariado se considera muy importante. Mis padres creían que el mejor regalo que podían darme era ayudar a la gente necesitada. Me permitieron pasar muchísimo tiempo en organizaciones caritativas, en refugios para orfanatos, mujeres maltratadas, gente necesitada, etc. más allá de lo que me enseñaban en la escuela, lo que hizo que me encantara ser la voluntaria que soy hoy en día. Desde 2003, he participado en el sector sin fines de lucro y unido al Centro de Técnicas Apropiadas de Comunicación para el Desarrollo (ACT), que trabaja para combatir todo tipo de violencia contra la mujer. Soy afortunada porque puedo escoger y porque me apasiona totalmente lo que hago.

NB: Es miembro de la iniciativa “No al tráfico infantil”. ¿Cuál es la situación actual del problema en Egipto y qué medidas se deben tomar?

SM: In Egypt, child marriage and child trafficking are a social phenomenon which primarily affects girls who live in extreme poverty in rural areas, and is becoming more prevalent in urban areas, as well as in Upper Egypt. Twelve percent of them are married before they turn eighteen. One major contributing factor is the wealthy men from Egypt, and the Arab region, including the Gulf Countries, who frequently visit Egypt to acquire “temporary marriages and tourism marriages” with underage girls. Girls below the age of fourteen are forced into marriage. These marriages are often facilitated by the girl’s parents and are arranged through marriage brokers, sheikhs, lawyers, community leaders, etc., who take bribes for registering these illegal marriages of underage girls. After a while, these girl brides are in very vulnerable positions. They are either left abandoned and pregnant, taken by force to serve as maids in faraway households, or in many cases subjected to abortions.

These marriages, considered a form of child trafficking and modern day slavery, force young brides to work as maids and servants in abusive settings where a monthly compensation is received and channeled by special brokers. The money goes to the girl’s unemployed male siblings and father.

SM: En Egipto, el matrimonio infantil y tráfico de niños son un fenómeno social que afecta en primera instancia a niñas que viven en zonas rurales muy pobres y que se está generalizando en áreas urbanas, así como en el Alto Egipto. Un 12 % se casa antes de los 18 años. Uno de los factores que más contribuyen son los hombres acaudalados de Egipto y de la región árabe, incluidos los países del Golfo, quienes suelen visitar Egipto para adquirir “matrimonios temporales y turismo de matrimonio” con menores. Se obliga a casarse a niñas menores de 14 años. Estos matrimonios los suelen facilitar los padres de la menor y se acuerdan mediante agencias matrimoniales, jeques, abogados, líderes comunitarios, etc., quienes aceptan sobornos para registrar estos matrimonios ilegales de chicas menores de edad. Tras un tiempo, estas novias pequeñas se hallan en una posición muy vulnerable. Se las abandona embarazadas, se las obliga a ejercer de empleadas domésticas en hogares lejanos, o en muchas ocasiones a abortar.

Estos matrimonios, considerados hoy en día como forma de tráfico infantil, obligan a las jóvenes a trabajar como empleadas domésticas en contextos abusivos, con una compensación mensual a través de un intermediario. El dinero va a los hermanos desempleados y al padre de la mujer.

NB: Ayudó a crear la iniciativa «Yo vi acoso». ¿Podría por favor contar algo más sobre el acoso a la mujer en Egipto?

SM: Sexual harassment is a major problem in Egypt. Studies show that large majorities of women have been subjected to it, often on the street or public transportation. And the problem is deeply rooted. For this reason I participated in establishing the I Saw Harassment Initiative which works on monitoring and documenting sexual harassment crimes against women.

SM: El acoso sexual es un problema importante en Egipto. Hay estudios que muestran que muchas mujeres lo han sufrido, a menudo en la calle o en el transporte público. Y el problema está profundamente arraigado. Fue por este motivo que participé en crear la iniciativa Yo vi acoso, que trabaja para controlar y documentar los delitos de acoso sexual contra mujeres.

NB: ¿Qué hay de las oportunidades profesionales de las mujeres en el país? 

SM: Egypt ranks low in gender equity. The 2015 Global Gender Gap Index, ranks Egypt at 136 out of 145 countries worldwide. Women have significantly lower participation in the labor force than men (26% vs 79%) and lower literacy (65% literacy for women vs 82% of males).

We have 89 (14.9%) women in the parliament, 14 are appointed and 65 are elected.

SM: Egipto no destaca en la igualdad de género. En el Índice Global de Disparidad entre Géneros de 2015, Egipto aparece en la posición 136 (de 145 países). Las mujeres poseen menos trabajos que los hombres (un 26 % ante un 79 %), así como una alfabetización inferior (65 % para las mujeres, 82 % para los hombres).

Contamos con 89 mujeres en el Parlamento (un 14'9 %), 14 son nombradas y 75 elegidas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.