¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Arresto de editor de periódico japonés de izquierdas hace temer por libertad de expresión

Japan Jinmin Shimbun Peoples News

Registro policial de las oficinas del Jimmin Shimbun (Las noticias del pueblo) el 24 de noviembre. Foto tomada de la cuenta de Twitter de Jimmin Shimbun.

El 21 de noviembre, en la prefectura de Hyogo, en la región de Kansai ubicada en Honshu, la principal isla de Japón, la policía registró las oficinas de Jimmin Shimbun (Las noticias del pueblo), uno de los periódicos de izquierdas más consolidados de Japón, y arrestó a Yamada Yoichi, el editor jefe, bajo sospecha de fraude. Fue acusado formalmente el 12 de diciembre. El 28 de ese mismo mes, seguía detenido por la policía de Hyogo.

La incursión policial ha hecho temer que se esté usando una controvertida, y poco definida nueva “ley anticonspiración” para ahogar la libertad de expresión, y resalta una escena política izquierdista todavía vibrante en Japón, vinculada a grupos radicales de las décadas de 1960 y 1970.

En un comunicado oficial publicado en su página web, el periódico dice que en el registro intervinieron más de 20 agentes de policía que se negaron a mostrar una orden de registro, y que interrogaron a los habitantes del edificio donde opera el noticiario. Jimmin Shimbun informó que todos sus ordenadores, junto con otros documentos, fueron requisados, y que el domicilio del editor y otros dos lugares más en Tokio, también fueron allanadas

Los defensores de Jimmin Shimbun aseguran también que los policías que hablaron con los vecinos del edificio intentaron dar la impresión de que el periódico era una organización peligrosa o ilegal.

Jimmin Shimbun protestó ante la incursión de la policía y la detención de su editor, e inició varias campañas en línea para resaltar lo ocurrido. También pidió que se identifique en línea a los agentes que participaron en el registro.

[Difunde esto] Registran las oficinas de Jimmin Shimbun, arrestan a editor, miembros de la división de seguridad pública de la prefectura de Hyogo interrogan a los ciudadanos. Recuerda estas caras, y luchemos contra (este grupo).

¿Se está usando la nueva “ley conspirativa” de Japón para reprimir la libertad de expresión?

Tras el arresto de Yamada, se lanzó inmediatamente una petición en Change.org para solicitar que la Agencia Nacional de Policía libere al editor. Además de pedir que se exima a Yamada, la petición recalca la potencial amenaza de la recientemente aprobada, y altamente controvertidaley anticonspiración” (conocida en Japón como 共謀罪, o kyogizai) y una mordaza para las voces contrarias al Gobierno.

La petición señala:

We are very concerned that these types of suppression against citizens by the police will expand. The whole purpose of [the conspiracy law] is to repress citizen movement and the press. We consider that the police has now begun to apply this conspiracy law on innocent citizens.

Nos preocupa este tipo de supresiones contra los ciudadanos por parte de la policía se expandan. El único propósito de [la ley anticonspiración] es suprimir los movimientos ciudadanos y a la prensa. Consideramos que la policía ha comenzado a aplicar esta ley a los ciudadanos inocentes.

Se informó del arresto de Yamada en algunas de las principales fuentes japonesas, aunque la cobertura de los acontecimientos del registro de finales de noviembre se vio limitada casi en exclusiva a medios de comunicación afines y de izquierdas, y por el propio Jimmin Shimbun. A pesar del equipo perdido que se llevó la policía, Jimmin Shimbun ha seguido publicando tres ediciones del periódico al mes.

Fundado en Osaka en 1968 como Shinsayoku (La Nueva Izquierda), Jimmin Shimbun adoptó su nombre actual en 1976. Las diversas facciones marxistas que en su día sembraron el caos en los alrededores de las universidades de Japón son ahora una sombra de lo que eran cuando se redujeron sus miembros.

A lo largo de su historia, las páginas del periódico han lucido anuncios y comunicados del Ejército Rojo Japonés (ERJ), grupo marxista belicoso formado en 1971, e incluso publicó una antología de los textos propagandísticos del ERJ en 1979.

Aunque independiente y sin afiliación alguna con facciones izquierdistas específicas, el vínculo histórico y presente del periódico con el ERJ ha hecho que la policía lo vea como en punto central para simpatizantes.

En realidad, Jimmin Shimbun es solo uno de los ejemplos de una vibrante subcultura de gacetas, boletines informativos, diarios y periódicos publicados por diversos grupos políticos, que se venden en Japón en librerías especializadas, y se distribuyen entre activistas.

El experto Wesley Sasaki-Uemura las ha descrito como “micropublicaciones”” que empezaron a surgir tras las fallidas protestas del tratado de seguridad Estados Unidos-Japón de 1960. No obstante, la existencia de publicaciones como Jimmin Shimbun demuestra que todavía hay una pequeña, pero activa, comunidad de izquierdas en Japón.

Incursión vinculó con fondos utilizados para apoyar a exmiembro del Ejército Rojo Japonés que vive ahora en el Líbano

Las acusaciones contra Yamada que han justificado el registro giran en torno a una cuenta bancaria que el propio editor abrió bajo su nombre en febrero del 2012. A Yamada se le dieron dos tarjetas para acceder a la cuenta, y las autoridades dicen que el hombre utilizó la cuenta para recibir fondos donados por una red dedicada a la ayuda de Okamoto Kozo, antiguo miembro (ahora de 70 años) del Ejército Rojo Japonés que ahora vive en Beirut, Líbano.

La policía dice que casi la totalidad de los 10 millones de yen (unos 88.000 dólares estadounidenses) que se ingresaron en la cuenta fueron retirados en el Líbano con una de las tarjetas, y los usaron quenes cuidan a Okamoto en ese país. Si bien Okamoto sigue bajo orden de arresto en Japón, el Gobierno libanés le concedió asilo legal en el año 2000.

El típico afiche del “más buscado” de miembros del Ejército Rojo Japonés; algunos siguen libres sin consecuencias, mientras que otros están en paradero desconocido, o quizá muertos. Okamoto aparece en la pare inferior derecha.

Okamoto se fue al Líbano a principios de la de´cada de 1970 para unirse al naciente Ejército Rojo Japonés, entonces un endeble círculo de voluntarios bajo el Frente Popular por la Liberación de Palestina. Es el único miembro vivo del grupo japonés que atacó el aeropuerto de Lod (Aeropuerto Ben Gurion) en Israel, en mayo de 1972. En el ataque murieron 28 personas, incluidos sus dos compañeros japoneses.

Okamoto fue capturado por las fuerzas armadas israelíes, y retenido en aislamiento durante varios años, durante los cuales tuvo una crisis nerviosa. Fue liberado en un intercambio de prisioneros en los años 1980, arrestado posteriormente en Beirut en 1997, y juzgado junto con otros por violaciones de su visado.

Finalmente se le permitió permanecer en el Líbano como exiliado político después de que los demás acusados fuesen extraditados a Japón en el año 2000. Entonces sus defensores fundaron Orion no Kai (Grupo Orión) desde Japón para financiar sus gastos.

Además de Okamoto, varios exmiembros del ahora desmantelado ERJ siguen sin conocer repercusión alguna, presumiblemente en el extranjero, y sus rostros son una visión común en los carteles de “se busca” de las comisarías a lo largo y ancho de Japón. Para los varios asociados al ERJ que viven en el país, la vigilancia es un hecho aceptado en sus vidas.

Sin embargo, el arresto del editor de Jimmin Shimbun y el registro de sus oficinas indica que la policía explotará a partir de ahora toda oportunidad para reprimir las publicaciones de izquierdas, y evitar que difundan información.

Cargos fraudulentos enmascaran ataques a la libertad de expresión

Los críticos del registro y la detención de Yamada creen que el editor está en el punto de mira como defensor del exmiembro del ERJ, Okamoto. Dicen que la acusación de fraude era una excusa conveniente para registrar el periódico y robar su lista de subscriptores.

La policía tiene la vista puesta en las Olimpiadas de Tokio 2020, y tiene intención de seguir de cerca a antiguos izquierdistas, como ya hicieron en vísperas de la cumbre del G7 de 2016.

El editor jefe de Jimmin Shimbun ha sido injustamente arrestado y acusado de fraude. No obstante, no hay víctima alguna. En realidad, (el arresto de Yamada) es la supresión de la libertad de expresión. Yamada ha sido conducido a una fría celda sin calefacción. No ha hecho nada malo y, sin embargo, será retenido durante varios meses. ¡Es la cuadrilla de [Shinzo] Abe (…) la que debería ser detenida!

Desde el 29 de diciembre, Yamada sigue detenido por la policía japonesa mientras los fiscales preparan su acusación. Los defensores de Jimmin Shimbun han llevado a cabo actos y protestas en el exterior de la estación policial donde Yamada está confinado.

Si bien algunos pueden decir que el periódico izquierdista es una reliquia de otra era, Jimmin Shimbun encarna en Japón la osada voz de un veterano activismo de izquierdas que está acostumbrado a enfrentarse al Estado.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.