Cambios legislativos hacen temer a activistas hongkoneses a favor de la democracia aplicación del artículo 23

Los ciudadanos protestaron en las galerías públicas del Consejo Legislativo contra el cambio del reglamento interno. El texto de las pancartas dice: “Protejan al Consejo Legislativo”; “No lo conviertan en la Asamblea Popular Nacional”; “Hoy el reglamento interno cambia, mañana aprueban el artículo 23″. Fotografía proveniente de inmediahk.net.

Papá Noel no fue lo único que llegó a la ciudad, decían algunos en Hong Kong, después de que los legisladores afines a Pekín en el Consejo Legislativo local aprobaron cambios al procedimiento para anular la táctica de obstrucción prolongada que los demócratas emplean ante legislación controversial y gastos para enormes proyectos de construcción.

Hong Kong es una región administrativa especial de China que cuenta con más libertades económicas y personales que China continental, en lo que se conoce como “Un país, dos sistemas”. En los últimos años, Pekín ha presionado a Hong Kong para que introduzca nuevas leyes que fortalezcan el principio de “un país”.

Por ejemplo, el Gobierno hongkonés está en proceso de introducir una ley que castiga a quienes deliberadamente le falten el respeto al himno nacional chino. Eso es porque en octubre, el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional incorporó en la miniconstitución de Hong Kong su propia ley restrictiva sobre el himno nacional, y obligó así a aprobar legislación local en el asunto.

Hay otra obligación constitucional acechando a Hong Kong: el artículo 23 de su Ley Básica, como denominan a la miniconstitución, requiere que implementen leyes de seguridad nacional que pueden ser problemáticas:

The Hong Kong Special Administrative Region shall enact laws on its own to prohibit any act of treason, secession, sedition, subversion against the Central People's Government, or theft of state secrets, to prohibit foreign political organizations or bodies from conducting political activities in the Region, and to prohibit political organizations or bodies of the Region from establishing ties with foreign political organizations or bodies.

La región administrativa especial de Hong Kong debe promulgar leyes propias que prohíban cualquier acto de traición, secesión, sedición, subversión en contra del Gobierno popular central o el robo de secretos de Estado, que prohíban a las organizaciones u organismos políticos extranjeros realizar actividades políticas en la región y, prohíban a las organizaciones y entidades políticas de la región establecer conexiones con organizaciones u organismos políticos extranjeros.

“El artículo 23 llegó a la ciudad”, sátira política del recién aprobado reglamento interno del Consejo Legislativo del medio social 100 Most.

En 2002, el Gobierno de Hong Kong propuso un proyecto de ley antisubversión para cumplir con el artículo 23 que, entre otras cosas, habría penalizado el discurso sedicioso y hasta podría haber penalizado a las ONG que tuvieran conexiones con grupos extranjeros. El intento provocó una protesta masiva, por lo que el proceso de legislación ha permanecido detenido desde entonces.

La actual jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, recalcó que los últimos cambios en los procedimientos del Consejo Legislativo –cuya intención es combatir la obstrucción prolongada– no están relacionados con la promulgación local del artículo 23.

No obstante, muchas personas no lo ven así. Una imagen viral que refleja esa preocupación fue distribuida por 100 Most, medio de comunicación en Facebook. Ahí se muestra a Papá Noel con un texto que dice, “el artículo 23 llega a la ciudad“, como la frase de la clásica canción de Navidad.

Un cambio importante para entender el quórum

¿Qué normas cambiaron? El 15 de diciembre, los legisladores afines a Pekín modificaron satisfactoriamente el reglamento interno del Consejo Legislativo de Hong Kong, algunos muy controvertidos:

1. Reducción del quórum necesario para conformar el “comité plenario”, de 35 a 20 miembros;
2. Aumento de la cantidad de firmas de legisladores necesarias para formar un comité de investigación, de 20 a 35 firmas.

Los detalles de cómo esos cambios afectan el proceso legislativo son complicados, pero para explicarlos en términos sencillos: el actual Consejo Legislativo tiene 70 miembros, la facción a favor de Pekín supera en número a los demócratas. Sin capacidad de veto, los demócratas han retrasado las lecturas de los proyectos de ley en un intento de influenciar la legislación mediante la revisión del texto cláusula por cláusula o con un recuento de personas para confirmar que hay quórum o, ambos.

El artículo 75 de la Ley Básica define quórum como “la mitad de todos sus miembros” o 35 miembros según la estructura actual. Si hay menos de 35 legisladores en la cámara principal, el presidente entonces suspende la sesión hasta que el quórum llegue al mínimo. Esta táctica le hacía ganar tiempo a los demócratas para incrementar el conocimiento público de los problemas que están en juego.

No obstante, los legisladores afines a Pekín criticaron la obstrucción prolongada como destructiva. El cambio en el reglamento que redujo el quórum de 35 a 20 necesario para conformar el “comité plenario” tiene por objetivo romper con el estancamiento de los demócratas. La facción afín a Pekín argumenta que el “comité plenario”, que hasta este momento funciona como una reunión del Consejo Legislativo total, debería entenderse como cualquier otro subcomité al cual no le aplica el requerimiento de quórum del artículo 75.

El segundo cambio controversial, el aumento de las firmas necesarias para formar un comité de investigación de 20 a 35, pareciera también estar dirigido directamente a los demócratas, que actualmente no son más de 30 legisladores.

Los cambios ‘podrían debilitar seriamente el poder que tiene el consejo de controlar al Gobierno’

Sabiendo que no podrían bloquear los cambios dentro del consejo, los legisladores afines a la democracia y sus simpatizantes acamparon en las afueras de la legislatura para exigir atención pública durante cinco días, entre el 11 y 15 de diciembre.

El 15 de diciembre, para retrasar la votación de los cambios, varios legisladores demócratas realizaron una protesta dentro de la cámara. El presidente del consejo le ordenó a once retirarse, por lo que los cambios fueron aprobados.

En una solicitud firmada por un grupo de profesores universitarios y académicos se argumentó que los cambios terminarán debilitando el poder que tiene el Consejo Legislativo de restringir al Gobierno:

We object to the amendment proposals because once such amendments are passed, they stand to gravely weaken the Council’s power to monitor the government, already minuscule as they are, and allow the all-powerful executive authorities to escape legislative oversight even further, rendering a much increased chance of Hong Kong heading towards an authoritarian system.

Nos oponemos a las enmiendas propuestas porque en el momento que las aprueben, estas debilitarán seriamente el poder que tiene el consejo para controlar al Gobierno, ya minúsculas, y les permitirán a las todopoderosas autoridades ejecutivas evadir aún más la supervisión legislativa, propiciando así una mayor oportunidad para que Hong Kong se dirija a un sistema autoritario.

Daniel Tam, asistente del legislador a favor de la democracia Chu Hoi Dick, explicó los detalles técnicos de cómo los cambios socavarán por completo la autoridad del Consejo Legislativo:

夾在二讀辯論與三讀辯論之間的全體委員會,是對二讀提出修正案的討論環節,結論會交由三讀辯論——如果法定人數降至20人,即10人贊成便可通過,決定三讀的法案文本。一條法例動輒可生效數十年,影響無數人的生活,然而只須1/7的立法會議員便可通過,作三讀的最後辯論。這顯然是嚴重傷害議會的內在邏輯和尊嚴

El Comité plenario se forma entre la segunda y tercera lectura para revisar el proyecto de ley, el resultado de la revisión se delibera más a fondo en la tercera lectura. Si el quórum se reduce a 20, esto significa que solo se necesitan 10 legisladores [en realidad, 11 sería la mayoría mínima de votos requeridos] para decidir el texto real de la tercera lectura. Una ley, que probablemente esté vigente varias décadas y afecte la vida diaria de los hongkoneses, será determinada por un séptimo del número total de legisladores antes de su ingreso a la tercera lectura. Semejantes cambios perjudicarán el funcionamiento interno y la integridad del Consejo.

Los cambios al reglamento interno del consejo podrían tener un impacto directo en varios proyectos de ley futuros que potencialmente limitarían los derechos y las libertades de los hongkoneses, como sostuvo el profesor universitario Sing Ming citando el comentario de un amigo en Facebook:

當立法會成橡皮圖章,任何大白象工程,超支,惡法等等,市民未知悉已在立法會快速通過,國民教育,國歌法和基本法23條,都無須在議會討論,想點立就點立,尤其是23條,經本地立法之後,以中共最近嘅肆無忌憚,將會人大再釋基本法23條,解釋為大陸國安法,以便香港實施尋釁滋事罪

Una vez que el Consejo Legislativo se convierta en un órgano que autorice de manera automática, todos los proyectos de elefante blanco, gastos en exceso, leyes perversas, etc. serán aprobadas rápidamente incluso antes de que los ciudadanos se percaten de los problemas. La educación nacional, la ley del himno nacional y el artículo 23 no tendrán su debida deliberación en el Consejo Legislativo. Particularmente el artículo 23, cuando se promulgue a nivel local, podría estar escrito según la preferencia del Partido Comunista Chino. Aunque la reinterpretación del artículo 23 de la Ley Básica es la versión hongkonesa de la ley de seguridad nacional de China, el delito de “provocar problemas” podría aparecer en Hong Kong.

Los legisladores a favor de la democracia solicitaron al presidente del Consejo Legislativo que busque el esclarecimiento de la corte con respecto a la interpretación del artículo 75 de la Ley Básica referente al quórum. Si los cambios infringen la Ley Básica, todas las leyes que se apruebne con el nuevo reglamento interno quedarían anuladas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.