¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mientras exjefe del Poder Judicial de Irán recibe tratamiento médico en Alemania, activistas piden que se le procese por crímenes contra la humanidad

Ayatolá Mahmoud Hashemi Shahroudi. Foto cortesía del Centro para Derechos Humanos en Irán.

Al mismo tiempo de una nueva ola de arrestos y represión dentro de Irán, una coalición de ONG de derechos humanos iraníes han presentado una denuncia penal ante el Gobierno alemán donde acusan al ayatolá Mahmoud Hashemi Shahroudi, antiguo jefe del Poder Judicial en Irán, de crímenes contra la humanidad. Shahroudi, importante figura clerical con influyentes puestos en entidades como la Asamblea de Expertos, estuvo recibiendo tratamiento médico en el Instituto Internacional de Neurociencias en Hanover, Alemania, hasta el 11 de enero.

La coalición incluye al Centro para Defensores de Derechos Humanos, el Centro para Derechos Humanos en Irán, el Centro de Documentación de Derechos Humanos de Irán, Justicia para Irán, la Fundación Siamak Pourzand, y otras asociaciones de derechos humanos. El Consejo Nacional de Resistencia de Irán presentó otras denuncias penales, así como Volker Beck, miembro del Partido Verde alemán.

Payam Akhavan, uno de los principales abogados de derechos humanos internacionales detrás de la denucia, explicó a Global Voices:

That itself is highly valuable in exacting some kind of a cost for human rights abuses.The message has to be that those in power are accountable to the people, that they must rule with justice or face the consequences. Otherwise we will stumble from one dark political space to another.

En sí mismo, esto es muy valioso para exigir algún costo por los abusos de derechos humanos. El mensaje debe ser que quienes están en el poder deben rendir cuentas al pueblo, deben gobernar con justicia o enfrentar las consecuencias. De otra manera, pasaremos de un oscuro espacio político a otro.

Akhavan, destacado abogado internacional y catedrático en la Universidad Mcgill en Canadá, cree que los antecedentes de Shahroudi durante su periodo como jefe del Poder Judicial bastan para establecer una base penal para ser sometido a un proceso, según el derecho internacional:

Throughout his tenure as Head of the Judiciary, he presided over the arrest, prosecution, imprisonment, abuse, and execution, of numerous dissidents, whether human rights defenders or journalists or webloggers or political activists or religious minorities, ranging from the student protests in 1999 to the post-election protests in 2009 culminating in the horrible atrocities in Kahrizak and the show trials and other such violations.

A lo largo de su periodo como jefe del Poder Judicial, tuvo autoridad por el arresto, procesamiento, prisión y ejecución de numerosos disidentes, ya fueran defensores de derechos humanos o periodista o blogueros o activistas políticos o minorías religiosas, desde las protestas estudiantiles en 1999 a las protestas tras las elecciones de 2009, que culminaron con las horribles atrocidades en Kahrizak y los espectáculos de juicios y otras violaciones.

Si Alemania presenta un caso contra Shahroudi, se requeriría una “jurisdicción universal jurisdiction”, compleja teoría legal que da a las cortes nacionales jurisdicción para “procesar personas por graves crímenes contra el derecho internacional”. Esta teoría legal también sustentó el procesamiento del líder chileno Augusto Pinochet y a las personas en juicio por su participación en el genocidio de Guatemala.

Akhavan deja constancia de un umbral alto para brindar evidencia para obtener una orden de las autoridades alemanas, de acuerdo con el artículo 7 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, que requiere que se pruebe que los crímenes (que incluyen asesinato, violación y tortura) se “cometan como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil”:

Reunir evidencia creíble va más allá de las acusaciones y el sentido común. Akhavan explica:

It may seem obvious to most people that these are the facts, but gathering detailed credible evidence is an enormous resource-intensive undertaking.

Puede parecer obvio a la mayoría que estos son los hechos, pero reunir evidencia creíble es una tarea para la que se necesitan muchos recursos.

Familias y activistas denuncian presuntos crímenes de Shahroudi

Shahroudi ganó notoriedad dentro y fuera de Irán por sus políticas represivas durante su periodo como jefe del Poder Judicial de Irán, entre 1999 y 2009, incluida su participación en indignantes abusos contra los derechos humanos, como ratificar la sentencia de muerte de Reyhaneh Jabbari, joven iraní sentenciada a muerte presuntamente por matar a un extrabajador del Ministerio de Inteligencia que dijo que intentaba abusar sexualmente de ella. Amnistía Internacional expresó que Jabbari fue sentenciada en 1999 luego de una investigación llena de irregularidades.

Las familias de otras víctimas también se han expresado, como el hijo de la reportera gráfica iraní-candiense Zahra Kazemi, que murió mientras estaba en custodia iraní 19 días después de su arresto en Irán.

La presión para el procesamiento llega en un momento en de amplias que sacudieron Irán en las últimas semanas de 2017 y que culminaron con miles de arrestos y denuncias de muertes de personas detenidas. A pesar de la ola de represioón, los disidentes se manifestaron en las afueras de la prisión de Evin en Teherán, la capital de Irán, en una muestra de solidaridad con los manifestantes encarcelados.

MIentras las represión gubernamental continúa, Akhavan señala que los esfuerzos por hacer que el régimen rinda cuentas de acuerdo con el derecho internacional puede tener un impacto positivo para los disidentes dentro del país, y fortalecer su resolución. La solidaridad y el apoyo de los iraníes fuera del país y la comunidad internacional hace llegar un mensaje de que quienes aparecen invencibles hoy pueden terminar como acusados en un tribunal mañana.

Akhavan también aboga por una rendición de cuentas por las atrocidades como parte integral de un movimiento democrático que evita que la historia se repita:

Now is the time to send a signal to the Iranian regime that its officials may be held accountable for their actions.

Ahora es el momento de enviar una señal al régimen iraní de que sus funcionarios pueden tener que resopnder por sus acciones.

Shahroudi deja Alemania, pero no las acusaciones

Reuters citó fuentes que afirmaban que Shahroudi partió de Alemania hacia Irán a mediodía del jueves 11 de enero, luego de recibir tratamiento médico, pese a los pedidos urgentes de grupos de derechos humanos iraníes para detenerlo. La fiscalía en Berlín respondó con reiteraciones de su compromiso de investigar las denuncias. Un prortavoz de la fiscalía dijo a Reuters:

We will continue to examine on a legal basis whether Mr. Shahroudi was guilty of crimes against humanity, regardless of where he is staying.

Seguiremos evaluando con la base legal si el seoñr Shahroudi es culpable de crímenes contra la humanidad, independientemente de dónde esté.

Actualización: El convoy (59 es licencia de circulación de la embajada iraní) con el ayatolá Sharoudi llegó al aeropuerto de Hamburgo. El vuelo está programado para partir a Teherán a las 13:25 CET con IranAir.
——–
Aparentemente, Shahroudi ha decidido parar el tratamiento en Hannover y volver a Teherán luego de que el fiscal federal alemán está evaluando si lo investigan por crímenes contra la humanidad.

Aparentemente, Shahroudi ha decidido parar el tratamiento en Hannover y volver a Teherán luego de que el fiscal federal alemán está evaluando si lo investigan por crímenes contra la humanidad.
————
Actialización: Jan-Henril Dobers, reportero de BILD, informa de fuerte presencia de la policía federal en el aeropuerto de Hamburgo, el ayatolá Sharoudi está a punto de salir de Alemania en unos minutos. El vuelo de IranAir tuvo una segunda pasarela para asegurar que Shahroudi entrara al avión.

A pesar de la salida de Shahroudi de Alemania, el intento organizado de hacerlo responsable envía un poderos mensajes al régimen de Irán. Personas como Shahroudi, con presuntos crímenes a su nombre, no podrán viajar a Europa ni Norteamárica sin reveses y posible procesamiento.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.