¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Libertad de expresión significa predicar odio? Pastor fundamentalista pone a prueba los límites de Jamaica

Captura de pantalla tomada del video “Pastor Steven Anderson despotrica enfurecidamente – compilación” en YouTube.

La visita pendiente del pastor fundamentalista estadounidense Steven Anderson a Jamaica el 29 de enero ha provocado intenso debate entre la población por cuestiones de tolerancia, derechos humanos y libertad de expresión. El pastor es famoso por su homofobia extrema y postura volátil contra la homosexualidad.

Como fundador de la Iglesia Bautista de la Palabra Fiel en Arizona, Estados Unidos, Anderson ha exigido en repetidas ocasiones el asesinato de homosexuales en sus sermones y videos de YouTube. Provocó indignación pública cuando aplaudió el asesinato de 50 personas en un club nocturno de homosexuales en Orlando, Estados Unidos.

En Jamaica, donde los ciudadanos aún batallan con los derechos y cuestiones de la comunidad LGBT (lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero), puede que haya algunos atraídos por el fundamentalismo de Anderson. Otros argumentan que su prédica extrema puede validar y agudizar las actitudes homofóbicas. En general, la población está dividida en relación a creer o no si el Gobierno jamaicano debería prohibir la visita de Anderson.

John Jay, activista que inició una solicitud en línea con la cual recolectó casi 6500 firmas de varios países, insta al Gobierno jamaicano a bloquear el ingreso de Anderson. Señala un punto simple:

Clearly the Pastor has no respect for humanity and his messages go against our democratic ideals and our motto, ‘Out of many, one people’

Es evidente que el pastor no tiene ningún respeto por la humanidad y su mensaje va en contra de nuestros ideales democráticos y de nuestro lema, ‘de muchos, un pueblo”.

A Anderson ya le han prohibido ingresar al Reino Unido, Canadá, Sudáfrica y Maluwi por motivo de discurso de odio e incitación a la violencia.

El grupo activista estadounidense Human Rights First exhorta al Departamento de Estado de Estados Unidos a condenar la postura homofóbica de Anderson dada su próxima visita a Jamaica. En un comunicado de prensa, la organización cita al padre anglicano Sean Major-Campbell, rector de la Iglesia de Cristo en Vineyard Town, Jamaica:

‘Pastor Anderson’s previous statements targeting the LGBT community are shocking and extreme in nature and we have no interest in him bringing that brand of hate here to Jamaica. While Jamaica is not the society it used to be regarding violence against gay persons, there is still a high level of stigma and discrimination.’

‘Las declaraciones previas del pastor Anderson dirigidas a la comunidad LGBT son impactantes y de naturaleza ofensiva y extrema, por lo que no tenemos ningún interés en que traiga ese tipo de odio aquí a Jamaica. A pesar de que el país no es la sociedad que era con respecto a la violencia contra las personas homosexuales, existe aún un alto nivel de estigma y discriminación’.

¿Qué planea realizar el pastor en Jamaica?

Anderson minimizó la naturaleza de su visita en los medios de comunicación, e insistió que no predicará contra los homosexuales, simplemente predicará sobre el Evangelio y proyectará su película.

No obstante, publicó el video de un sermón que dura 25 minutos a un grupo de estudiantes de la escuela secundaria North Georgetown en Guyana sobre “La ira de Dios”. En su página de eventos en Facebook, mencionó:

We will be doing a missions trip to Jamaica from Jan 28 – Feb 3, 2018. The plan is to do one-on-one soul-winning, preaching in schools, and also enjoy some recreation. Check out our YouTube video describing the missions trip. This will be similar to work we have done in Guyana.

Realizaremos un viaje de misión a Jamaica del 28 de enero al 3 de febrero de 2018. El plan consiste en hacer proselitismo espiritual, predicar en las escuelas y también disfrutar de algo de recreación. Mira nuestro video en YouTube que describe el viaje. Este será similar al trabajo que llevamos a cabo en Guyana.

Sus detestables opiniones acusan a diestra y siniestra

Anderson trasmite frecuentemente sus creencias a través de las plataformas de medios sociales. Cree literalmente en la Biblia del rey Jacobo y la declaración doctrinal de su iglesia asevera:

We believe that homosexuality is a sin and an abomination which God punishes with the death penalty. We oppose worldliness, modernism, formalism, and liberalism.

Creemos que la homosexualidad es un pecado y una abominación que Dios castiga con la muerte. Nos oponemos a lo mundano, al modernismo, al formalismo y al liberalismo.

Niega las acusaciones de racismo, pero en varios videos en línea alude a los judíos como el “anticristo” y denomina al islam como una “religión repugnante”. También asevera que el adulterio debería ser ilegal. Con respecto a los derechos de las mujeres, cree que “los hombres no deberían de estar bajo la tiranía de ellas”.

Sus declaraciones después del ataque de 2016 a la discoteca The Pulse en Orlando, Estados Unidos, son particularmente perturbadoras para los activistas que velan por los derechos de la comunidad LGBT. En el video, Anderson afirma que no apoya la violencia pero cree que todas las víctimas “deberían haber sido asesinadas de todas maneras” por el Gobierno, y agregó, “no estoy triste por eso”.

¿Vetará Jamaica al pastor fundamentalista?

Si Jamaica prohibiera el ingreso de Anderson al país, no sería la primera nación en hacerlo. En muchos casos, no se le permitió la entrada por leyes que están contra el discurso de odio o por la inquietud de que su prédica pudiera incitar violencia contra las personas LGBT, lo que supone una evidente amenaza a la seguridad pública, que la mayoría de Gobiernos tiene el deber de preservar.

El ministro del interior de Sudáfrica, Malusi Gigaba, explicó que la decisión de prohibir el ingreso de Anderson al país se basó en el mandato constitucional de “proteger y defender con recelo los derechos de todas las personas”. Gigaba también mencionó que la ley de inmigración “prohíbe la admisión de extranjeros propensos a promover el discurso de odio o apoyar la violencia social”.

A diferencia de Sudáfrica, Jamaica no tiene leyes que prohíban de manera explícita este tipo de discurso. Pero promover la violencia en contra de cualquier persona –particularmente por motivos atribuibles a los rasgos de identidad, como la sexualidad– constituye un delito. La pregunta aquí es si las palabras de Anderson cruzan la línea del discurso de odio o incitación a la violencia.

El blog 76Crimes, que habla en contra de las leyes contra los LGBT a nivel mundial, citó a Jaevion Nelson, director ejecutivo interino del grupo de presión de la comunidad LGBT de Jamaica (J-FLAG):

We hope that the relevant authorities will take the necessary steps to monitor [Anderson's] visit and ensure that messages which promote hate, disrespect and violence are not tolerated.

Esperamos que las autoridades pertinentes tomen las medidas necesarias para seguir de cerca la visita [de Anderson] y asegurar que no se toleren los mensajes que promuevan el odio, la falta de respecto y la violencia.

J-FLAG aún no ha publicado una declaración oficial al respecto.

El doctor Wayne West, presidente del grupo de presión cristiano Coalición Jamaicana para una Sociedad Sana, reconoce que parte de las enseñanzas de Anderson son “insatisfactorias”, pero apoya la visita del pastor basándose en la libertad de expresión, y sugiere que la derogación de leyes sobre sodomía representa una amenaza mayor.

El economista jamaicano Damien King afirma que la libertad de expresión es un asunto de “todo o nada”:

¡Por el amor de Dios! No me prohíban la entrada – Controvertido predicador viene por el Evangelio, no los gays
Un controvertido pastor bautista estadounidense, a quien se ha impedido entrar a cuatro países, dice que sigue firme en su intención de venir a Jamaica a predicar, pesar a una petición en línea que pide al Gobierno de Jamaica que detenga su visita programeda para el 29 de enero
.
———–
Esto es un verdadero dilema, ¿cierto? El hombre tiene opiniones detestables, pero la libertad de expresión existe precisamente para proteger opiniones impopulares. Y puedes creer o no. No tiene sentido que lo creas solo para las opiniones que te agraden.

El exdiplomático jamaicano Aloun Assamba respondió:

Damien King, salvo que creas que el discurso de odio puede resultar en crímenes de odio en un entorno donde su foco de odio (Ej. LGBT) es un detonante. Anderson oró por la muerte de Obama e incita al odio. Ya van 40 asesinatos desde que inició el año hasta la fecha. No alberguemos su odio.
————-
La libertad de expresión no significa que todos puedan hablar en mi espacio. No le permitan ingresar aquí.

Pero a algunos les preocupa que este tipo de prohibición podría establecer un precedente para futuras prohibiciones:

La pregunta importante no es QUÉ es lo que van a prohibir sino QUIÉN lo decidirá. Y esto pone de manifiesto el problema con la restricción del discurso.
————
¿Puedo interrumpir aquí? Antes prohibíamos los libros en este país, La autobiografía de Malcolm X fue uno de esos libros prohibidos… así como los escritos de Walter Rodney… ¿fue algo bueno?

En una carta dirigida al editor de Jamaica Gleaner, el activista LGBT Maurice Tomlinson escribió sobre el discurso de odio como una amenaza a la salud pública:

Jamaica recorded one of its bloodiest years in 2017, and already over 40 murders have been reported since the start of 2018. Vulnerable individuals, including women and LGBT people, continue to bear the brunt of this savagery.

Every free and democratic society has a right and duty to protect its citizens from imminent harm, as the Constitution's Charter of Fundamental Rights and Freedoms has been used to justify the abrogation of some rights for the common good.

Speech must similarly be regulated when it threatens public harm. That is why incitement to murder is not protected free speech. But this incitement is exactly why an American preacher wants to come to our country.

Allowing this American pastor into Jamaica, and giving him platforms at schools to spread his lies would threaten the fundamental rights of Jamaican women, children, and LGBT people to life, protection from cruel and inhumane treatment, and a host of other rights. Anderson must not be allowed to soil our nation's shores with his bloody footprints.

Jamaica registró uno de los años más sangrientos en 2017, y ya se han denunciado más de 40 asesinatos desde que inició el 2018. Las personas vulnerables, entre estos las mujeres y las personas LGBT, continúan soportando lo peor de este salvajismo.

Toda sociedad libre y democrática tiene el derecho y el deber de proteger a sus ciudadanos de un daño inminente, de igual manera que los estatutos de derechos y libertades fundamentales de la Constitución han sido utilizados para justificar la derogación de algunos derechos por el bien común.

De forma similar, el discurso debe ser regulado cuando amenaza con perjudicar al público. Esa es la razón por la que incitar el asesinato no está protegido por la libertad de expresión. Pero esta incitación es exactamente el porqué un predicador estadounidense desea venir a nuestro país.

Permitir el ingreso de este pastor estadounidense en Jamaica, y brindarle plataformas en escuelas para diseminar sus mentiras amenazaría el derecho fundamental a la vida, protección contra el trato cruel e inhumano y muchos otros derechos de las mujeres, niños y personas LGBT jamaiquinos. No se debe permitir que Anderson corrompa nuestras costas nacionales con sus pies sangrientos.

El abogado Narda Graham tuiteó sobre los límites de la libertad de expresión:

El hombre es grotesco. Pero cuando dicen que existen límites, ¿quién los establece? Y cuando tengan la respuesta a esa pregunta, la libertad de expresión está en problemas.
———–
La libertad de expresión, de igual manera que todos los derechos, tiene sus límites. Por ejemplo, el límite general establecido por la Constitución es “hasta que esos derechos y libertades no perjudiquen los derechos y libertades de otros” y salvo “aunque se pueda justificar de manera demostrable en una sociedad libre y democrática”.

Al final, si los funcionarios jamaicanos consideran prohibir el ingreso de Anderson al país, necesitarán determinar si, bajo la ley jamaican, su mensaje cruza la línea de discurso protegido a incitación a la violencia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.