¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Restaurantes para buitres en Nepal ayudan a recuperar su población y generar ingresos para las comunidades

Buitre del Himalaya en restaurante para buitres, Nawalparasi, Nepal. Fotografía de Sagar Giri. Usada con permiso.

Son grandes, feos y tienen mala reputación. Aunque los buitres han estado en el centro de una relación amor-odio con los humanos, también son nuestros aliados naturales. En su mayoría, estas aves son carroñeras y también forman parte importante en el proceso de muerte en la naturaleza. Al devorar grandes cantidades de carne, contribuyen a restringir la propagación de bacterias y enfermedades que, de no ser por los buitres, se esparcirían de los cuerpos en estado de descomposición. No obstante, pese a tener un papel fundamental como amortiguadores contra la propagación potencial de enfermedades, con frecuencia se les considera más como una peste que un ave importante.

Como se muestra en una encuesta de 2007 en India, la población del buitre dorsiblanco oriental (Gyps bengalensis) descendió a 0,1% de sus población a principio de la década de 1990. En 2009, se observó que la población del buitre dorsiblanco en el oeste de Nepal disminuyó veinticinco por ciento desde 2002. De manera similar, la población del buitre indio (Gyps indicus) y el buitre picofino (Gyps tenuirostris) también se redujeron drásticamente por todas partes del subcontinente indio. Lamentablemente, esta tendencia no solo sucede en Asia del Sur, el número de buitres desciende a nivel mundial debido a la menor disponibilidad de alimentos, colisión con estructuras hechas por el hombre y envenenamiento, entre otros.

Para combatir esta disminución, algunos países propusieron un interesante plan de protección para recuperar sus números –restaurantes Jatayu o restaurantes para buitres.

Restaurante para buitres administrado por las comunidades

Para preservar la población de buitres, se crearon estaciones de alimentación para estas aves en diferentes países asiáticos como Camboya, India, Pakistán y Nepal. En Nepal, las comunidades vecinas administran estas estaciones que fueron bautizadas como restaurantes Jatayu, nombrados así por Ramayana, el reverenciado personaje en la historia épica hindú, y el nombre de buitre en sánscrito.

Si estás en Nepal y te gusta la fauna, visitar el restaurante Jatayu será la experiencia de tu vida. Quedé fascinada.

Estos restaurantes consiguen ganado viejo o improductivo de los ganaderos y los cuidan hasta que mueren en el centro para animales de edad avanzada. Las personas entregan sin ningún problema su ganado a esos restaurantes ya que los animales reciben un buen cuidado hasta el final de sus vidas.

Escena de un restaurante para buitres en el oeste de Nepal. Ofrecen animales muertos a los buitres en este sitio solo después de asegurarse de que los cuerpos estén libres de diclofenaco. Los buitres desaparecieron por el uso de este medicamento para tratar al ganado. El número de buitres estuvo disminuyendo porque las pobres aves morían de insuficiencia renal por comer cuerpos impregnados de diclofenaco. Después de introducir estos restaurantes en las llanuras del sur de Nepal, los buitres están regresando. Por lo que los protectores del medio ambiente están felices.

Cuando el ganado muere, sirve de alimento para los buitres –pero solo después de realizar pruebas para asegurar de que estén libres de diclofenaco.

Diclofenaco, el fármaco asesino detrás de la muerte masiva de buitres

El uso de diclofenaco para aliviar el dolor del ganado ha sido una de las causas principales de la muerte masiva de los buitres en Nepal, India y demás países del sur asiático. Incluso dosis pequeñas del mismo pueden ser fatales para los buitres, puesto que les provoca insuficiencia renal. A medida que el riñón deja de funcionar, el ácido úrico se acumula en el torrente sanguíneo de las aves y se cristaliza alrededor de sus órganos internos.

Dado que los buitres se alimentan en grupos grandes, un solo cuerpo impregnado de diclofenaco puede causar muchas muertes.

El fármaco fue prohibido en India, Nepal y Pakistán en 2006 y en Bangladesh en 2010. Gracias a la prohibición y también a las iniciativas de protección de varias organizaciones, entre estas las comunidades locales, estas especies de aves “en peligro crítico de extinción” comienzan a recuperarse.

Adicionalmente, estos restaurantes para buitres se han convertido en atracciones turísticas que atraen a visitantes nacionales e internacionales, y proporcionan a las comunidades vecinas una fuente adicional de ingresos. Las comunidades también comenzaron a vender la piel para producir cuero y los huesos para fertilizantes.

Mientras los restaurantes Jatayu crezcan en popularidad y continúen generando ingresos para las comunidades aledañas, las personas que antes aborrecían y evitaban a los buitres están comenzando a cambiar su opinión acerca de ellos. De manera lenta pero segura, la mala reputación que plagó a estas aves comienza a transformarse en un mejor entendimiento de la importancia de su papel en el ciclo de la vida y la muerte.

Una experiencia inolvidable observar a 150 buitres del Himalaya y cabecirrojos alimentándose de un animal muerto en el Himalaya. Es muy importante apoyar y proteger estos increíbles animales. Gracias a @kat_smith92 y a @parahawking.

Si estás interesado en observar a estas grandes aves de cerca, puedes visitar uno de los restaurantes Jatayu, administrados por las comunidades, en los distritos de Nawalparasi, Rupandehi, Dang, Kailali y Kaski.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.