¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Grupo de carnaval ofrece “cerveza, carne y represión” para celebrar la dictadura militar de Brasil

La foto de portada de la página  “Bloco Porão do DOPS” (Bloque Sótanos del DOPS) muestra al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, único comandante de la dictadura condenado por torturas por la justicia brasileña. Foto: compartida/Facebook

Una agrupación o bloque de carnaval (N. del T: el término “bloque” en Brasil hace referencia al grupo que encabeza un desfile) pretende rendir homenaje a uno de los lugares literalmente más sombríos de la historia reciente de Brasil: los sótanos del Departamento de Orden Político y Social (DOPS). Allí fueron torturadas cientos de personas durante la dictadura militar de fines del siglo XX.

El DOPS fue el principal órgano represor de la junta militar brasileña, que llegó al poder tras el golpe de Estado de 1964. Con el apoyo de los sectores conservadores de la sociedad y del Departamento de Estado de Estados Unidos, se depuso al presidente João Goulart, en aquel entonces visto como simpatizante del comunismo.

Según datos de la Comisión Nacional de la Verdad, al menos 1.800 personas fueron víctimas de torturas por parte de miembros del DOPS, la mayor parte sospechosos de albergar ideas o simpatías comunistas.

La dictadura duró hasta 1985 y se caracterizó por la censura a la prensa, la represión de manifestaciones de la oposición, las torturas sistemáticas, las prisiones ilegales y las desapariciones. Según la Comisión Nacional de la Verdad, establecida por el Gobierno federal en 2011 para investigar la violaciones contra los derechos humanos cometidas por el Estado durante ese periodo, 191 personas fueron asesinadas y 243 desaparecieron. En el informe final, publicado en 2014, se insiste en que las cifras podrían ser mayores pues solo se contabilizan los casos confirmados.

Solo cuatro años después, el bloque de carnaval “Porão do DOPS” (Sótanos del DOPS) conmocionó a todo el país al publicar la invitación a un evento en Facebook.

Ilustrado con una fotografía del coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, único oficial militar condenado por la justicia brasileña por torturas durante la dictadura, el evento se presenta como “el mayor bloque anticomunista de Brasil” aprovechando el doble sentido de la palabra “bloque”. La invitación promete “cerveza, represión, carne, represión y canciones de carnaval represivas” a quien quiera participar.

El evento fue creado por la página “Derecha São Paulo”, que en 2017 lideró en esa ciudad las protestas contra la visita de la filósofa y feminista estadounidense Judith Butler. Los manifestantes acusaron a Butler de ser la “mayor propagadora de la ideología de género” e incluso llegaron a quemar una muñeca con una foto suya mientras gritaban “quemen a la bruja” delante del lugar en el que dio su charla.

El 16 de enero, el Ministerio Público de São Paulo abrió una investigación contra los organizadores de “Porão do DOPS” por considerar que “supone un insulto al derecho a la verdad y la memoria” y “promueve la apología de la tortura”. El fiscal ordenó a la policía la investigación de un posible delito de apología de la tortura, penado en Brasil con hasta seis meses de cárcel.

En una nota publicada en Facebook, los organizadores afirmaron  que “no se iban a doblegar ante el proselitismo político”. También sugirieron al ministerio fiscal que “aprovechara el resto de las vacaciones para visitar Venezuela”.

Hasta el momento, el bloque no deja de ser únicamente un evento en Facebook, ya que no está incluido en el programa oficial del carnaval de São Paulo. El dueño del restaurante en el que habría tenido lugar la reunión cambió de opinión tras conocerse la repercusión del caso. Según los organizadores, la nueva ubicación se dará a conocer únicamente por correo electrónico a quienes se inscribieron y pagaron la entrada (10 reales, poco más de US$3.10)) con antelación.

Polarización política llega al carnaval

El reciente auge de los movimientos de derechas en Brasil ha provocado fuertes disputas por el recuerdo de la dictadura militar.

Desde las protestas de 2013 —que desencadenaron una compleja serie de acontecimientos que precedieron a la destitución de la entonces presidenta Dilma Rousseff en 2016– algunos grupos han salido a las calles y han utilizado las redes sociales para demostrar su apoyo al régimen y, en ocasiones, pedir el regreso de los militares al poder.

El político Jair Bolsonaro, precandidato a presidente en 2018 y uno de los más famosos defensores de la dictadura, no dudó en elogiar al coronel Ustra mientras votaba a favor de la destitución de Rousseff. Dilma Rouseff, activista política en su juventud, fue detenida por el régimen y llevada a la cárcel en 1970, donde fue víctima de torturas.

Desfile del Bloque Soviético en 2015. Carnaval de São Paulo. Foto de Mark Hillary via Flickr (CC-BY 2.0).

Los organizadores del bloque de carnaval Porão do DOPS afirman que la iniciativa es una respuesta al ya establecido “Bloque Soviético”, que desfila desde 2013 en referencia al socialismo con un nombre que juega con el término geopolítico “bloque”. En cinco años, el bloque pasó de ser una reunión improvisada de amigos de izquierdas alrededor de un carrito de supermercado a organizar un desfile con alrededor de 20.000 personas y una carroza.

Como cabía esperar, en internet se creó un gran debate sobre los dos bloques. Los usuarios cuestionaron la validez de igualar los dos regímenes y plantearon el posible tono satírico y autocrítico de la denominación “Bloque Soviético”. En Brasil, es común que en las redes sociales la gente de derechas llame “comunistas” a los de izquierdas de forma peyorativa. Tampoco es raro que les digan que se vayan a Cuba, un lema incorporado con entusiasmo en las canciones del Bloque Soviético.

Existe una diferencia entre que el Bloque Soviético se llame a sí mismo “bloque soviético” y no “bloque del gulag”, algo que la gente del Bloque Sótanos del DOPS no entendió cuando inventaron ese nombre.

[Fábio]: Disculpa, Gustavo, pero solo acabas de dejar más claro el eufemismo que usaron. Siento discrepar contigo, pero no cambia nada. Si se llamara “Bloque de la Dictadura” (sin glorificar directamente la tortura) y todos llevaran camisetas con ratas en barriles o fotos de fusilamientos, ¿sí podrían?

Para mí, la cuestión es si realmente están conmemorando la URSS o los gulags o solamente los están usando de forma irónica, bromeando con algo que a menudo se atribuye a la izquierda.

En diciembre, el Bloque Soviético anunció que no participaría en el carnaval de São Paulo por problemas burocráticos con el ayuntamiento de la ciudad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.