¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Justicia para Asifa: Asesinato de muchacha impacta a habitantes de Jammu y Cachemira, pero no a la prensa nacional

El texto en el cartel dice: “Delhi… Aquí a las mujeres les asusta salir de su casa. ¿Quién es responsable de este miedo intenso?”. Imagen de Francois Decaillet vía Flickr (CC BY-NC-ND).

Mientras Pakistán lucha por llevar ante la justicia a los responsables del asesinato de Zaiba Ansari, de siete años, otro horrendo asesinato al otro lado de la frontera, en el estado de Jammu y Cachemira al norte de India, ha impactado a los habitantes locales.

El 17 de enero, el cuerpo maltratado y sin vida de la niña Asifa Bano, de ocho años, fue encontrado en un bosque en la zona Hiranagar del distrito de Kathua, en Jammu y Cachemira. Los noticieros en la prensa local de Cachemira informaron que, al parecer Asifa, había sido violada y torturada antes de ser asesinada, y que había marcas de mordeduras humanas en su cuerpo.

Asifa Bano estuvo desaparecida una semana antes de que se recuperara su cuerpo. Los miembros de la familia contaron a los medios locales que habían llenado una denuncia luego de que desapareciera, pero que la policía se demoró en investigar su desaparición. Asifa y su familia pertenecían a la tribu seminómada Gujjar-Bakarwal.

Funcionarios locales, ciudadanos y periodistas en Jammu y Cachemira han condenado la espantosa muerte de Asifa y han hecho una analogía con el asesinato de Zainab Ansari en Pakistán. Personas del público también piden justicia por la niña.

Shujaat Bhukari, editor de la revista cachemira Rising Kashmir, escribió:

When one wakes up to know about the horrendous news of kidnapping, rape and killing of 8-year old Asifa Bano in Kathua. This is gruesome beyond words. Sadly this savagery has no boundaries#JusticeforAsifa

Cuando te despiertas y te enteras de la terrible noticia de secuestro, violación y asesinato de Asifa Bano, de 8 años, en Kathua. Esto es espantoso más allá de las palabras. Lástima que esta brutalidad no tenga límites. Justicia para Asifa.

Nadir Ali, habitante de la zona, reflexionó sobre el incidente y el estado de la sociedad:

Soul of Jammu and Kashmir is in revolt.. 8-year-old daughter was raped and killed. Where are we heading??? Are we going backward into the future?? We all should stand together and give justice to Asifa's family.

El alma de Jammy y Cachemira se rebela… hija de ocho años fue violada y asesinada. ¿A dónde vamos? ¿Estamos yendo de espaldas hacia el futuro? Deberíamos permanecer unidos y darle justicia a la familia de Asifa.

Mehreen Syed, estudiante de medicina, escribió:

Literalmente no tengo palabras para describir lo que siento en este momento… este es un crimen inhumano y quiero que los culpables sean castigados de manera tan severa que nadie se atreva siquiera a pensar en cometer un acto así. Justicia para Asifa. Justicia para Zaina.

El activista Guftar Ahmed escribió:

Justicia para Asifa. ¿Cuándo tendrá justicia Asifa? Mehbooba Mufti, ministra principal de Jammu y Cachemira, Sushma Swaraj, ministra de Asuntos Exteriores. Hoy llegué a Kathua y realizamos varias protestas por Asifa en el distrito.

Pero a nivel nacional, las reacciones al incidente han sido aisladas, con muchos indios que se abstienen de comentar o de protestar contra este inhumano crimen. Al contrario de otros asesinatos sin sentido, no ha habido marchas con velas o peticiones de justicia.

Publicaciones importantes como Zee News, Times Now y Republic, conocidas por su postura generalmente a favor del Gobierno, no han informado del incidente. Por lo general, noticias como esta se vuelven el alimento para los debates en horario estelar con populares etiquetas y largos editoriales, especialmente cuando ocurren en áreas urbanas. Pero en este caso, donde la víctima proviene de una región remota en Jammu y Cachemira y pertenece a una comunidad minoritaria, la reacción nacional ha sido relativamente débil.

En Facebook, el periodista Majid Hyderi criticó las publicaciones de los medios locales que no cubrieron el incidente:

A local newspaper, which doesn’t report about the gruesome rape-and-murder of an eight-year-old-girl on its front page, can be appreciated as nothing but Pimp-Of-Journalism or Dalla-e-Sahafat. The tragedy of Gujjar girl, whose family isn’t resourceful enough to seek justice, gets fudged as a routine murder report on some inner page with no mention of rape.

Un diario local, que no informa sobre la violación y asesinato inhumano de una niña de ocho años en su portada, se puede entender nada más que como un proxeneta del periodismo o “Dalla-e-Sahafat”. La tragedia de la niña Gujjar, cuya familia no tiene los recursos necesarios para pedir justicia, se maquilla como un informe de asesinato común en alguna página interior que no menciona la violación.

Después, Hyderi dijo algo pertinente sobre el espantoso asesinato y violación:

We all are silent because it wasn’t our daughter or sister or maybe she wasn’t from our community or tribe; she didn’t belong to the circle of influence that could awaken our souls.

Let’s not communalize the spine-shivering tragedy as being the case of a Hindu, Muslim, Sikh or Christians; Unless we humans wake up against such crimes as one voice regardless of religious or other beliefs, someone’s daughter will continue to fell prey.

As of now, let our heads hang in collective shame. Sorry, Asifa we did nothing for you because your rape and murder don’t serve our interests!

Todos estamos en silencio porque no fue nuestra hija o hermana o quizás porque no era de nuestra comunidad o tribu; no pertenecía al círculo de influencia que podría despertar nuestras almas.

No hagamos común la espantosa tragedia como si fuera el caso de un hindú, musulmán, sij o cristiano. A menos que despertemos contra esos crímenes como una sola voz sin considerar la religión u otras creencias, la hija de alguien continuará siendo presa fácil.

A partir de ahora, dejemos que nuestras cabezas cuelguen en vergüenza colectiva. Lo siento, Asifa, no hicimos nada por ti porque tu violación y asesinato no merecen nuestro interés.

En la asamblea de Jammu y Cachemira, el partido político de oposición, Conferencia Nacional realizó una protesta contra el asesinato, mientras que el partido gobernante anunció investigaciones rápidas. La ministra principal de Jammu y Cachemira, Mehbooba Mufti, ha condenado el incidente y exigió investigaciones sion demoras. Un joven de 15 años fue arrestado por la policía en relación con el asesinato.

[Estoy] Indignada por el cruel incidente en el que una niña Bakerwal ha perdido la vida. Incidentes como este serán investigados inmediatamente y el culpable será castigado.

Crímenes contra mujeres

En las primeras semanas de enero de 2018, este y otro asesinato, junto a una serie de diez violaciones en la región de Haryana han forzado al Gobierno y a los medios a dedicarse al tema. Cientos de mujeres sufrieron abuso sexual por parte de vándalos en la víspera de Año Nuevo en 2017, lo que generó grandes protestas a lo largo del país.

Y los problemas de India con violaciones y crímenes contra la mujer no son nuevos. Desde 2001, se han reportado 143.795 casos de crímenes contra mujeres, e India ha sido testigo de un aumento anual constante de estos delitos: 337.992 en 2014. Y los números han ido creciendo de forma inquietante con más mujeres y niñas que se presentan en la policía para denunciar casos de abuso sexual, acoso sexual y violación.

Mientras tanto, en Jammu y Cachemira, muchos aún se preguntan por qué el asesinato de Asifa no ha sacudido la conciencia de India. ¿Por qué ha habido tan poca cobertura de los medios sobre este crimen? Puede que las reglas y normas que dominan los sistemas de leyes y de Gobierno de la India tengan un largo camino por recorrer cuando se trata de proteger los derechos y la seguridad física de todos los indios, especialmente de las mujeres y las niñas

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.