¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Censuran a cadenas de televisión kenianas por transmitir simbólica “juramentación” de líder opositor Raila Odinga

Raila Odinga hablaen el Foro Económico Mundial 2013. Foto del Foro Económico Mundial en Flickr (CC BY-SA 2.0).

Cuando el líder opositor keniano Raila Odinga prestó juramento simbólico —si no legal— como el “presidente del pueblo” el 30 de enero, el Gobierno de Kenia cortó las transmisiones de tres importantes cadenas.

Uhuru Kenyatta prestó juramento para un segundo mandato presidencial el 28 de noviembre de 2017 luego de ganar una controvertida reelección. La reeleción se llevó a cabo en octubre de 2017, después de que la Corte Suprema anulara los resultados de la votación inicial de agosto de 2017 por encontrar “irregularidades e ilegalidades”. Raila Odinga no participó en esas elecciones pues sostuvo que no se habían solucionado los fallos del sistema que produjeron esas irregularidades. Las elecciones se vieron marcadas con protestas, múltiples incidentes de violencia y destrucción de propiedad.

Tras meses de incertidumbre, el actual presidente Uhuru Kenyatta sigue en el poder. Pero los partidarios de Raila Odinga siguen comprometidos a su campana y su causa.

El 30 de enero de 2018, miles de kenianos acudieron al famoso parque Uhuru para presenciar la ceremonia de juramentación simbólica de Raila Odinga de la Alianza Supranacional. La mayoría de asistentes eran personas del oeste, Nyanza, la costa y parte del este de Kenia donde la Alianza Supranacional goza de considerable apoyo.

Raila Odinga “presta juramento” como presidente del pueblo de Kenia. Captura de pantalla tomada el 1 de febrero de 2018.

Algunos kenianos no fueron a trabajar y decidieron ver este histórico acontecimiento desde la comodidad y seguridad de sus hogares. Para su decepción, el Gobierno decidió desconectar a las pincipales estaciones radiodifusoras del país, como KTN News, Citizen TV e Inooro TV (ambas propiedad de Royal Media Services) y NTV, con lo que evitaron que la ceremonia se transmitiera en vivo.

Según el fiscal general de Kenia, la falsa ceremonia era “tracionera” y por lo tanto, en su opinión, no tenía cabida en televisión nacional.

El Comité para Proteger Periodistas informó que el presidente Kenyatta y parte del ejecutivo “citaron a los gerentes y editores de los medios el 26 de enero y amenazaron con cerrar sus estaciones y revocar sus licencias” si procedían con la transmisión.

Esto causó un clamor de organizaciones de la sociedad civil y kenianos en general de todos los estratos y diferentes afiliaciones políticas. La libertad de los medios está establecida en la Constitución de Kenia de 2010, pero esto no impidió al gobierno de Kenyatta de negarle a los kenianos el acceso a la información

¿'Presidente del pueblo’ o juramento ‘traicionero'?

Aunque ciertamente Odinga no ejerce el cargo de presidente en Kenia, la ceremonia fue más que una muestra de apoyo a Odinga y la Alianza Supranacional.

Fue como resultado del proyecto de la Asamblea Popular, moción presentada en todos los condados controlados por la oposición que legalizaron la “formación de otras asambleas populares en las unidades transferidas. La ley de asambleas populares fue aprobada en al menos 20 gobiernos de condados de un total de 47.

Según la ley de asambleas populares, el poder está conferido al pueblo, y sus asambleas tendrán el poder de reconocer a un líder de su elección. Aunque esta medida de un grupo de condados fue percibida como inconstitucional, recibió considerable apoyo. La ley también permitió que cualquiera con la calidad de juez supremo pudiera administrar el juramento.

Sobre todo, agradezco al Señor, mi familia y quienes han emprendido este viaje con nosotros. Hemos llegado a Canaán; gracias por resistir el trayecto con nosotros. Muchas gracias.

Se suponía que la ceremonia de juramentación del señor Odinga iba a llevarse a cabo en 2017, pero se postergó por una profunda división entre Odinga y sus principales partidarios.

En la ceremonia de toma de juramento del 30 de enero, el compañero de fórmula del Odinga, Stephen Kalonzo Musyoka, y otros importantes líderes de la Alianza Supranacional, Musalia Mudavadi y Moses Wetangula, no asistieron a la histórica ceremonia. Esto hizo que Odinga esperara demasiado tiempo, y enfureció a la expectatante multitud.

Por consejo de sus principales partidarios, Odinga decidió prestar el juramento como el presidente del pueblo sin la presencia de su compañero de fórmula, Stephen Kalonzo Musyoka, y otros líderes de la Alianza Supranacional. Musyoka sostuvo que no acudió al parque Uhuru a la ceremonia de juramentación porque el Estado le retiró los guardias de seguridad:

I was left alone. I stayed (at home) until about 11 am, and that is the time journalists came to my home. I left. We had spoken on phone with Hon Raila, Wetang’ula and Mudavadi to plan our journey to Uhuru Park. We did not get there. We found ourselves, Wetang’ula, Mudavadi and I, because we did not have bodyguards, unable to leave the room. That is what happened…

Me dejaron solo. Me quedé (en casa) hasta cerca de las 11 am, y a eso hora los periodistas llegaron a mi casa. Me fui. Hablé por teléfono con los jueces Raila, Wetang’ula y Mudavadi para planificar nuestro trayedo al parque Uhuru. No llegamos. Nos encontramos, Wetang’ula, Mudavadi y yo, porque no teníamos guardaespaldas, sin poder salir de la habitación. Eso es lo que ocurrió…

De otro lado, el actual gobierno insistió en que la medida es inconstitucional y advirtió que es traicionera y una “burla” prestar juramento a un cargo cuando hay un gobierno legítimo. El secretario del gabinete, Fred Matiang'i, amenazó con arrestar y procesar en una corte a quienes participaran en la ceremonia.

Fiel a sus palabras, T.J Ojwanng, parlamentario de Ruaraka que encabezó la “juramentación” fue arrestado el 31 de enero de 2018 en un restaurante de la ciudad.

Contrariamente a la idea popular de que habría derramamiento de sangre, el ejercicio de la juramentación simbólica fue pacífico. La policía estuvo alejada del parque Uhuru donde se realizó la ceremonia. Esta fue una decisión estratégica del gobierno, pues sabían que si la policía hubiera estado presente en el lugar, hubiera provocado enfrentamiento entre los seguidores de la Alianza Supranacional y la policía. Esto hubiera causado muchas víctimas.

Proceso a la prensa

En una declaración del gremio de editores de Kenia sostuvo que el presidente Kenyatta había “amenazado con clausurar y revocar las licencias de todo medio” que transmitiera la juramentación de Odinga:

The media remains a mere messenger and a chronicler of any events happening in our country. Our country's vibrant media is made up of competent professionals in journalists and editors that continue to make sound decisions on what constitutes news, in public interest… The Guild is appalled by the details of the meeting which was held under an atmosphere of intimidation for the media representatives present… We condemn and reject the threats and purported instructions issued at the State House on Friday…

Los medios son meros mensajeros y cronistas de los acontecimientos que ocurren en nuestro país. Los dinámicos medios de nuestro pais están compuestos de profesionales competentes, periodistas y editores que siguen tomando decisiones razonables de lo que constituyen noticas, en interés público… El gremio está consternado por los detalles de la reunión que se llevó a cabo bajo una atmósfera de intimidación a los representantes de los medios presentes… Condenamos y rechazamos las amenazas y supuestas instrucciones emitidas por la Casa del Estado el viernes…

Fred Matiang'i, secretario de gabinete del interior, anunció que los “medios segurián cerrados hasta que completemos las investigaciones”.

Tres periodistas de NTV dijeron a Reuters que oficiales con ropa de civil llegaron a su oficina y merodearon en la entrada, y los tres temieron que los arrestarían si trataban de salir del edificio. Los periodistas –Linus Kaikai, Larry Madowo y Ken Mijungu– ionformaron que fuentes de seguridad les advirtieron que los arrestarían. Linua Kaikai es editor general de NTV, y también ejerce como presidente del gremio editores de Kenia.

El Consejo de Medios de Kenia ha condenado las suspensiones de la cadena y la mordaza a la prensa por parte del Gobierno y pidió que se “encendiera” a las estaciones”:

The media council is shocked that at the recent turn of events in Kenya, a political contest has turned out into the greatest threat and assault on freedom of expression… While it was initially alleged that the switch off was to stop media houses from airing live the swearing in of Raila Odinga, more than 24 hours their signals have not been restored and no explanation put forward as to when they will be allowed to resume operations.

El consejo de medios está indignado por el reciente giro de los acontecimientos en Kenia, una contienda política resultó en la mayor amenaza y ataque a la m libertad de expresión… Aunque al comienzo se dijo que el cierre era para impedir que los medios transmitieran en vivo la juramentación de Raila Odinga, más de 24 horas después no se han restablecido sus señales y no se ha dado ninguna explicación sobre cuándo podrán retomar sus operaciones.

El 1 de febrero, la Corte Superior de Kenia suspendió el cierre de las estaciones afectadas. Sin embargo, el Gobierno ha incumplido con la orden judicial. Según el New York Times, un portavoz del Ministerio del Interior sugirió que el Gobierno podría apelar, pues los representantes pertientes no estaban en la corte al momento de la orden de suspensión.

La persecución de la prensa en Kenia es un triste recordatorio del gobierno autoritario que alguna vez caracterizó al país al mando de la dictadura civil del presidente Arab Moi.

En un artículo para Al Jazeera, Nanjala Nyabola afirma que la medida fue “dolorosa, autodestructiva y contraproducente”:

The Jubilee administration doesn't need another battlefront given the legitimacy questions leftover by [the] contentious 2017 election, and it is unclear from a purely instrumentalist perspective why they would open one up. By responding with so much force, the administration unwittingly signalled that the NASA event rattled them even while the actual “inauguration” was rather anticlimactic. Odinga was only on stage for about 15 minutes. None of the other NASA principles turned up. For most of the morning, viewers were treated to panoramic images of the crowd gathering at Uhuru Park and a gaggle of men offering in-studio analysis. Switching off three media houses just because you can is the definition of swatting a fly on your head with a hammer – painful, self-destructive and counterproductive.

El gobierno del aniversario no necesita otro frente de batalla dadas las preguntas de legitimidad que dejaron las disputadas elecciones de 2017, y no está claro desde una perspectiva puramente instrumentalista por qué se abrirían uno. Al responder con tanta fuerza, el régimen sin querer señaló que la ceremonia de la Alianza Supranacional los agitó aunque la verdadera “juramentación” fue más bien decepcionante. Odinga estuvo solo en el escenario cerca de 15 minutos. Ningún alto dirigente de la Alianza Supranacional asistió. Gran parte de la mañana, los espectadores fueron tratados como imágenes panorámicas de la multitud en el parque Uhuru y una manada de hombres que ofrecían análisis en el estudio. Al apagar tres medios de comunicación solamente porque puedes es la definición de aplastar tu cabeza con un martillo – dolorosa, autodestructiva y contraproducente.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.