¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Deki, el lince de los Balcanes, ya aparece adulto en las fotos, pero su especie sigue en peligro

Deki, el lince del parque nacional Mavrovo (Macedonia), fotografiado de cachorro en 2013, y como adulto en 2017. Fotos de la Sociedad Ecológica Macedonia, utilizadas con autorización.

Están entre los habitantes más exclusivos de los Balcanes. Por eso, los medioambientalistas macedonios y albaneses, y sus aliados en Europa Occidental, utilizan imágenes recientes de un lince llamado Deki para generar apoyo a la protección de la especie, en peligro crítico.

Durante la primera semana de febrero de 2018, la Sociedad Ecológica Macedonia (SEM) publicó fotos del antes y el después de Deki, tomadas con cámaras-trampa en el parque nacional de Mavrovo. La primera foto, de 2013, lo muestra como un cachorro de ocho meses que sigue a su madre, mientras que en la segunda aparece convertido ya en un animal adulto. En 2015, SEM utilizó un collar GPS para rastrear sus movimientos, y descubrió que Deki “posee” un territorio mucho mayor que los linces vecinos, que cubre una superficie de 888 kilómetros cuadrados.

Según las estimaciones, solo quedan algunas decenas de linces en estado salvaje. Los felinos llevan 12 años como centro del Programa de Recuperación del Lince Balcánico, iniciativa de activistas a ambos lados de la frontera entre Macedonia y Albania. Las organizaciones directamente involucradas utilizan material audiovisual producido durante las investigaciones sobre el terreno para dar a conocer la necesidad de expandir la protección ya existente en los parques nacionales y añadir otras nuevas que conecten las zonas donde viven los linces balcánicos.

Silvio Rusmigo, fotógrafo naturalista chipriota, ha documentado el proceso de instalación de las cámaras y cajas trampa en Macedonia. Los científicos utilizan estas trampas para capturar temporalmente a los animales con el fin de estudiarlos y colocarles collares con sistemas GPS. En un artículo en el que relataba la experiencia, Rusmigo habló de la dificultad de encontrar al lince:

Deforestation is one of the main threats to the area’s wildlife; one that is swiftly noticed as one arrives on the south-west Balkan Mountains. Logging activities carried out on horseback, owing to the inaccessibility of these mountains, leave the sight of wounded trees of which only fragments can be transported down. As evident as the thinning of the forest, is the despair outlined on the faces of those working hard for the cat’s protection. Joining the 2017 spring fieldwork and listening to their stories, the conservationists’ disappointment far surpasses that caused by employing a whole team to drive for hours and hike up to a remote location following the trigger of a box trap, only to find that it was activated by a passing owl. The agony of the confused owl may vanish after its release; but for the Balkan Lynx team, the let-down brought about by years of efforts on a road filled with elements that hinder their fruition, such as the seizing of a box-trap which took place during my short stay, lingers on and makes one wonder of their persistence to carry on.

La deforestación es una de las principales amenazas para la fauna silvestre de la zona, y se nota rápidamente conforme se llega al suroeste de los Balcanes. La actividad maderera, que se realiza a caballo por la dificultad de acceso a estas montañas, deja un panorama de árboles heridos, de los que solo se pueden transportar fragmentos. Tan evidente como los bosques ahora despejados es la desesperanza que puede verse en las caras de los que trabajan duro por la protección del felino. Unirme al equipo de trabajo sobre el terreno hacia abril de 2017 y escuchar sus historias me hizo ver que su desilusión sobrepasa con creces la causada por el hecho de que un equipo entero conduzca durante horas y camine hasta una remota ubicación para comprobar la alarma lanzada por una caja trampa, para descubrir que se había activado por el paso de un búho. La agonía del aterrado pájaro desaparecería tras su liberación, pero en el equipo del lince balcánico se mantiene la desilusión causada por años de esfuerzo por un camino lleno de elementos que ponen en riesgo sus resultados, como el robo de una caja trampa, que se produjo durante mi corta estancia, y hace que uno se pregunte hasta qué punto persistirán en su esfuerzo.

En 2017, la organización Protección y Preservación del Entorno Natural en Albania (PPENA), que forma parte del Programa de Recuperación del Lince Balcánico, publicó fotos de linces del parque regional natural de Nikaj-Merturi, al noreste de Albania, en la frontera con Kosovo. También hay osos pardos, jabalíes, corzos y zorros rojos en la zona, que está conectada con el parque nacional de Valbona. Los activistas han protestado para evitar la construcción de plantas hidroeléctricas en este territorio, por temor a que destruyan el ecosistema.

Una hembra de lince balcánico y su cachorro en el pico Jablanica (Macedonia). Foto de la Sociedad Ecologista Macedonia, utilizada con autorización.

La mayor parte de la población de linces de Macedonia se ha documentado en el parque nacional de Mavrovo. En 2010, el anterior gobierno macedonio inició un gran proyecto hidroeléctrico en la zona. No obstante, una exitosa campaña de promoción dirigida por la ONG Eko-svest consiguió probar el impacto negativo medioambiental ante el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), que canceló el préstamo, y liquidó el proyecto.

Además, el SEM ha publicado fotos de apariciones de linces fuera del parque nacional de Mavrovo. En junio de 2017, sus publicaciones mostraban una madriguera con un cachorrito cerca de Kichevo, en la zona del pico Ilinska. En noviembre de 2017, también publicaron fotos nocturnas de una madre y su cachorro en la montaña no protegida de Jablanica, que colinda con un parque nacional en el lado albanés. Dime Melovski, representante de la Sociedad Ecologista Macedonia, dijo que es una señal positiva que la reproducción de los linces se esté produciendo fuera del parque nacional de Mavrovo.

Otra ONG macedonia, Ploshtad Sloboda, publicó un documental en línea para defender que se otorgue condición de parque nacional a los montes Shar, una cadena montañosa que atraviesa Kosovo, Macedonia y Albania, con el fin de garantizar la protección del lince. La película es en macedonio, subtitulada en inglés:

En el mapa siguiente, elaborado por el equipo de Global Voices, muestra que las áreas en las que se han fotografiado linces no están conectadas:

Linces balcánicos «capturados» por cámaras trampas en Macedonia y Albania desde 2012. Mapa hecho por Global Voices, basado en un mapa de la región en Wikipedia, con datos de EuroNatur y uso de fotos de la Sociedad Ecologista Macedonia (SEM) (2, 4, 5) y Protección y Preservación del Entorno Natural en Albania (PPENA) (1 y 3). CC BY.

Aparte de la pérdida de hábitat, la fauna de los Balcanes ha sufrido por la caza furtiva, debido sobre todo a la corrupción política que permitía que los hombres fuertes del área probaran sus actitudes de “macho” con toda impunidad. En Macedonia se ha comenzado recientemente a criticar con severidad a los cazadores que alardeaban en Facebook de matar especies en peligro de extinción, como la gamuza, y publicaban fotos de sus “hazañas”, pero no existe constancia de que la policía se haya interesado por sus denuncias.

Un lince y otros animales disecados hace varias décadas adornan la recepción de un hotel de la estación de esquí de Mavrovo, ubicada dentro del parque nacional. Foto de Global Voices, CC-BY.

En diciembre de 2017, el 37° Comité Permanente de la Convención de Berna relativo a la Conservación de la Vida Silvestre y del Medio Natural en Europa aceptó una iniciativa del ministerio albanés de Turismo y Medioambiente para incluir al lince balcánico (Lynx lynx balcanicus) en el Apéndice II de la convención. Esto servirá como base para expandir los esfuerzos internacionales para salvar la especie, mientras que los activistas lo interpretan también como reconocimiento de su labor.

¡¡¡Sí!!! ¡La inclusión del lince balcánico en el Apéndice 2 de la Convención de Berna se acaba de adoptar unánimemente!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.