¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En la península egipcia del Sinaí, cortes de red dejan desconectada a población civil y sin capacidad de pedir ayuda

Manifestación contra los cortes de telefonía móvil en el norte del Sinaí. La pancarta dice: “No queremos utilizar las redes israelíes por negligencia de ustedes”. Foto de la página del grupo Sinai2014/SinaiOutofCoverage.

Este artículo fue redactado por Asser Khattab y se publicó originalmente en el blog de SMEX. Se reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo de distribución de contenido.

En el marco de una operación militar para erradicar “terroristas y elementos y organizaciones criminales” en la península egipcia del Sinaí y zonas adyacentes, las Fuerzas Armadas egipcias han ordenado desconectar los servicios de Internet y telecomunicaciones en toda la región.

La campaña militar denominada “Operación exhaustiva: Sinaí 2018”, tiene como objetivo los insurgentes afiliados al Estado Islámico en las regiones norte y central de la península del Sinaí, la región al oeste del valle del Nilo y el delta del Nilo.

Activistas en línea y ciudadanos egipcios están haciendo sonar la alarma en Twitter con la etiqueta #سيناء_خارج_التغطية [“Sinaí está fuera del área de cobertura”] para expresar su preocupación por la suerte de la población civil del Sinaí, que se desconoce en gran medida ya que ahora se encuentra física y virtualmente inaccesible. Desde julio de 2013, las autoridades egipcias han convertido la zona norte del Sinaí en una zona militar cerrada, y prohibido el acceso a periodistas y observadores de derechos humanos. Miles de personas fueron desalojadas o desplazadas por la fuerza cuando el Ejercito egipcio derribó sus casas para crear zonas de seguridad en la frontera con Gaza, y más recientemente en torno al aeropuerto del Sinaí.

Esta importante campaña militar supone un apagón mediático en el Sinaí, dado que los cortes de las telecomunicaciones desconectan a los habitantes del Sinaí entre sí y los aíslan del resto del país y del mundo.

Estos cortes se han convertido en algo habitual para los habitantes de Al Arish y otras ciudades en el escasamente poblado norte del Sinaí, sometidos a interrupciones de las redes “cada vez que se llevan a cabo operaciones militares y de seguridad en la zona desértica al sur de la ciudad”, según un ingeniero de Al Arish que habló con SMEX a condición de mantener su anonimato, por temor a ser citado por las autoridades. Esta fuente agregó que el Gobierno no avisa a los ciudadanos antes de los cortes ni proporciona ninguna justificación una vez que se restablecen los servicios.

El Gobierno egipcio ha lanzado ofensivas contra la insurgencia en el Sinaí desde que surgió en 2011, a raíz de la revolución egipcia que derrocó al presidente Hosni Mubarak. El grupo militante extremista Ansar Beit al-Maqdis (ABM) atacó repetidamente a las fuerzas de seguridad egipcias antes de jurar lealtad al autoproclamado Estado Islámico en la Península del Sinaí, conocido como EIIL-Provincia del Sinaí.

Mohannad Sabry, periodista e investigador que ha cubierto ampliamente el Sinaí, explicó a SMEX en una entrevista telefónica que los apagones de internet y telecomunicaciones son simplemente ineficaces.

“Las interrupciones de la red afectan en mayor medida a las fuerzas gubernamentales que a los insurgentes”, afirmó, y mencionó casos en que las fuerzas de tierra perdieron contacto entre sí o con el Ministerio del Interior durante el combate. Los grupos insurgentes “tienen formas alternativas de comunicarse, como terminales portátiles de BGAN (Red de Área Global de Banda Ancha) y walkie-talkies de onda corta”, añadió Sabry, y señaló que las interrupciones en los servicios de telecomunicaciones tienen escaso impacto en sus supuestos objetivos.

Estos cortes impiden el acceso de los periodistas locales y extranjeros y las organizaciones no gubernamentales a las fuentes sobre el terreno.

“Limitar la cobertura del fracaso de la estrategia egipcia en el Sinaí y del impacto negativo que ha tenido sobre la comunidad local es una de las razones de estas interrupciones”, afirmó Sabry.

El 3 de febrero, el New York Times destapó una “alianza secreta” entre Egipto e Israel en la guerra contra los militantes en el norte del Sinaí. Según Sabry, el Gobierno egipcio está tratando de ocultar esa información al público. “Los líderes egipcios quisieron ocultar la aprobación de los ataques aéreos israelíes contra las posiciones del Estado Islámico en el Sinaí”, afirmó.

El sector de las telecomunicaciones en Egipto está controlado por la Autoridad Nacional Reguladora de las Telecomunicaciones  (NTRA, por sus siglas en inglés), lo que “significa que este organismo está implicado en cualquier interrupción de la red que ocurra en el país”, explicó a SMEX un activista de libertad de expresión a condición de mantener su anonimato, como medida de seguridad.

“Varios organismos gubernamentales interfieren en el trabajo de NTRA, incluidos el Ministerio de Defensa, el Ministerio del Interior, la Agencia de Seguridad Nacional, y otros como el Ministerio de Telecomunicaciones”, añadió el activista.

La constante interferencia en los servicios de internet y telecomunicaciones se produce mientras la libertad de prensa y la libertad de expresión se ven amenazadas por el régimen militar del presidente Abdel Fattah El-Sisi. En 2016, Egipto ocupaba el tercer puesto a nivel mundial en cuanto a periodistas encarcelados, según el Comité para la Protección de los Periodistas.

Informar sobre el norte del Sinaí es aún más difícil desde que el área fue declarada zona militar cerrada e inaccesible para los periodistas en julio de 2013. Nuestra fuente en Al Arish dijo que si bien los periodistas pueden solicitar permiso para entrar en la zona al portavoz militar de Egipto, Tamer al-Refai, “no concede casi ninguna autorización… no se ha permitido a nadie escribir sobre esta historia o ninguna historia que realmente importe [a los habitantes del Sinaí]”.

Cuando preguntamos si alguna organización aboga por el derecho de los habitantes a acceder a internet y otros servicios de telecomunicaciones, el ingeniero de Al Arish dijo: “Por supuesto que no, nadie… al igual que la prensa, el trabajo de las ONG está muy restringido aquí”.

Sabry dijo que las verdaderas víctimas de esas interrupciones son la población civil del norte del Sinaí porque “no pueden reportar los casos de daños colaterales o heridos y tienen un acceso limitado a los servicios de emergencia”.

“Varias mujeres no pudieron llamar a una ambulancia cuando estaban de parto”, añadió.

Para los habitantes como nuestra fuente en Al Arish, que se ven afectados directamente por estos cortes, “lo peor es el elemento sorpresa”. Algunos no han podido enterarse de la muerte de un familiar y se enteran 10 o 12 horas más tarde. Otros han tenido que viajar largas distancias, hasta 90 kilómetros, para hacer una simple llamada telefónica o enviar un correo electrónico.

En Egipto, obstaculizar y limitar el acceso a los servicios de información y comunicación es una preocupación nacional que se extiende mucho más allá de la península del Sinaí. Desde el 24 de mayo de 2017, el Gobierno egipcio ha bloqueado al menos 496 sitios web, según la firma legal independiente Asociación por la Libertad de Pensamiento y Expresión.

El acceso a sitios web de varios medios internacionales, como The Washington Post, y medios de comunicación locales independientes, como Mada Masr, está bloqueado. Utilizando como pretexto el terrorismo o el término comodín “noticias falsas”, el público egipcio se ve privado de servicios e información esenciales mientras el trabajo de los periodistas locales es objeto de ataques sistemáticos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.