¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mientras algunas marchan para honrar a general pronazi en Sofía, otros se manifiestan para criticar el fascismo

Antifascistas reunidos en Sofía para protestar contra la marcha del neonazi Lukov. Foto de Ruslan Trad, CC BY.

El sábado 17 de febrero fue un día ocupado en Sofía, la capital de Bulgaria, donde seguidores de extrema derecha marcharon en conmemoración de los 75 años del asesinato del ministro de Defensa búlgaro pronazi Hristo Lukov, y contramanifestantes habían respondido antes con condena de nacionalismo y xenofobia.

La manifestación puso de manifiesto que el país que actualmente ocupa la presidencia de la Unión Europea enfrenta muchos de los mismos problemas en todo Europa, incluida la inegración de la política neofascista.

En los últimos 16 años, la Unión Nacional Búlgara (BNS) ha organizado la marcha Lukov por las calles del centro de Sofía. Como explicó el periodista canadiense Michael Colborne:

The march, which will take place this Saturday, is in honour of Hristo Lukov, a Bulgarian general who led the pro-Nazi Union of Bulgarian National Legions, an organization that in a previous incarnation had a swastika in its logo. Lukov had close ties with Nazi leadership, including Hermann Goering, and was one of the fiercest advocates of Bulgaria’s Nazi-inspired “Law for the Protection of the Nation” that, among other things, forced the country’s 50,000 Jews to wear yellow stars.

Yet they insist there’s nothing anti-Semitic or Nazi-like about it.

Every year marchers from Bulgaria and beyond drape themselves in mourning black, hold torches and chant Lukov’s praises in unison as they wind their way through Sofia’s streets. The march ends at the home where Lukov was assassinated by Communist partisans in February 1943, where the marchers lay wreaths.

La marcha, a llevarse a cabo este sábado [17 de febrero], es en honor de Hristo Lukov, general búlgaro que lideró la unión pronazi de Legiones Nacionales Búlgaras, organización que en una versión anterior tenía una esvástica en su logo. Lukov tenía vínculos cercanos con la dirigencia nazi, incluido Hermann Goering, y fue uno de los más acérrimos defensores de la ley de inspiración nazi ‘Ley para la Protección de la Nación’ de Bulgaria que, entre otras cosas, obligó a los 50,000 judíos del país a usar estrellas amarillas.

Aun así, insisten en que no hay nada antisemita o nazi en esto.

Cada años, participantes de Bulgaria y otros países se cubren de negro, sostienen antorchas y corean elogios a Lukov al unísono mientras se abren camino por las calles de Sofía. La marcha termina en la casa donde Lukov fue asesinado por partisanos comunistas en febrero de 1943, donde los participantes colocan coronas.

Entre sus posturas, la BNS, que no tiene escaños en la Asamblea Nacional del país, promueve una visión intolerante de la inmigración (“Bulgaria para los búlgaros, y África para los africanos“), rechaza la actual democracia parlamentaria multipartidaria de Bulgaria, y pide un “fuerte poder estatal centralizado”.

El día anterior a la marcha, los admiradores de Lukov realizaron un despliegue intimidante, caminaron por el centro de Sofía, gritando lemas y cargando bengalas y antorchas. El policía no intervino.

‘¡Ni un nazi en las calles!’

El 17 de febrero, un grupo de unos 300 contramanifestantes se reunieron en el parque cerca de la mezquita de Sofía y en los Baños Centrales de Sofía cerca del mediodía. Luego avanzaron por las calles alrededor del distrito de Central Halls, la sinagoga y las oficinas del los partidos políticos nacionalistas IMRO – Movimiento y Ataque Nacional Búlgaro, que son parte del Gobierno.

Con carteles de “¡Ni un nazi en las calles!”, los manifestantes gritaron su apoyo a los refugiados y las minorías, y también cotnra el nacionalismo y el capitalismo.

Más fotos de la marcha antifascista en curso en Sofía.

Además de búlgaros, había participantes de Grecia, Italia y España. La policía no permitió a los contramanifestantes pasar or las calles centrales, por razones de seguridad por posibles enfrentamientos con los asistentes a la marcha Lukov, que ya avanzaban por la ciudad en grupos.

Algunos grupos de la marcha antinazi en Sofía pocas horas antes de la marcha nazi llamada marcha Lukov.

En un momento, miembros de un grupos nacionalista alemán trató de provocar a los contramanifestantes. Esos incidentes ocurrieron varias veces más. La policía arrestó a un provocador.

El periodista canadiense Michael Colborne también asistió y publicó un breve video:

Un video final, marcha sobre la sinagoga de Sofía.

La marcha Lukov

En cuanto a la marcha Lukov, la policía estimó que asistieron más de 500 personas, mientras los organizadores habían dicho con anterioridad que esperaban cerca de mil participantes.

Hubo una visible presencia de grupos neonazis de Bulgaria y de alrededor de Europa. A pesar de esto, la BNS negó las acusaciones de que la marcha era antisemita o neonazi.

Según la periodista búlgara Mariya Petkova, 50 alemanes, 10 franceses y varios suecos también asistieron a la marcha Lukov:

Familia acurrucada en una esquina mientras la marcha Lukov de extrema derecha pasa por Sofía, hoy más temprano. La niñita se cubre las orejas.

Cerca de diez personas de la organización francesa de extrema derecha “Jóvenes Nacionalistas” se unieron a los búlgaros de extrema derecha en la marcha Lukov.

Además de cerca de 50 alemanes en la marcha Lukov en Sofía, también hay personas de Francia, Suecia y Hungría.

Todos los grandes partidos políticos de Bulgaria ha condenado la marcha Lukov, hasta los representantes de Patriotas Unidos, grupo de extrema derecha, aunque algunos de sus miembros algunos miembros han participado en la marcha desde el comienzo. La alcaldesa de Sofía, Yordanka Fandakova intentó prohibir la marcha, pero los organizadores recurrieron a los tribunales y ganaron.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.