¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Lo censuran, pero no retrocede: Personal de sitio de noticias cubano dice que no cambiará su línea editorial

Caricatura de Lázaro Saavedra, reproducida con autorización.

El Esturnudo, sitio de periodismo narrativo independiente “escrito desde dentro y fuera de Cuba” ya no está disponible para los usuarios de internet en Cuba.

La revista, que incluye ensayos críticos y destaca artículos sobre problemas sociales y cambio cultural, se une a las filas de medias de comunicación del país que han sido o están censurados temporalmente por las autoridades estatales, en un intento de limitar a qué información pueden acceder los cubanos en internet.

La acción agrega insulto al perjuicio en un país donde la conectividad a internet es escasa, y el costo de usar internet sigue siendo prohibitivamente alto para muchos ciudadanos.

En una respuesta oficial al bloqueo, los editores de El Estornudo escribieron una carta abierta dirigida al “Censor”, que otros medios locales independientes reprodujeron, como Periodismo de Barrio y14yMedio (sitio de noticias administrador por la bloguera Yoani Sánchez, que también ha sido bloqueado dentro de Cuba):

…el gobierno cubano ha decidido bloquear el acceso directo a la revista desde el territorio nacional, haciéndonos perder…[lectores] aquellos para los que El Estornudo probablemente cumplía una función más vital, ciudadanos que padecen la grisura informativa de los medios de propaganda del Estado y buscan con denuedo el relato verídico y honesto de un país que se asemeje al país en el que realmente viven y vivimos, gobernado hasta hoy con ineptitud y puño de hierro.

La carta dice luego que el bloqueo no cambiará la posición editorial de la revista, “ni pondrá a El Estornudo a dialogar con los poderes políticos en términos que el poder político espera”:

No vamos a descender a esa forma conciliatoria y pusilánime del discurso en el que hacemos periodismo casi como si pidiéramos perdón, dando explicaciones gratuitas al represor en vez de exigírselas…

El Estornudo está alojado en Australia y cuenta entre sus colaboradores a cubanos en la isla, junto con cubanos que ahora viven en Estados Unidos, España y otros países.

En una entrevista con Revista7im, el editor Abraham Jiménez dice que el objetivo de la revista no es solamente hacer visibles sus críticas al Gobierno cubano, sino contar las historias de la “otra Cuba” que no es parte de la historia oficial.

Aunque es difícil determinar la cantidad precisa de personas en Cuba que acceden con frecuencia a internet global, hasta los cálculos más optimistas confirman que Cuba tiene una de las tasas de penetración de internet más bajas del continente.

Las dificultades que los cubanos enfrentan para estar en línea o para tener acceso a medios digitales ha sido un tema debatido entre cubanos expertos en tecnología dentro y fuera del país desde hace tiempo. Medios locales como El Estornudo, Cachivache Media, y OnCuba publican rutinariamente noticias y ensayos informativos sobre alfabetización de medios digitales y redes informales de intercambio de medios en la isla.

Aunque medios como El Estornudo producen un paquete completp de contenido en sus sitios web, el personal editorial en el país suele usar una serie de métodos de distribución –incluido el correo electrónico (los cubanos pueden tener cuentas de correo electrónico emitidas por el Estado en la intranet estatal, de libre acceso para todos los ciudadanos), mensajería móvil, redes de área local (LAN) y memorias que circulan de mano en mano. Es decir que aunque el sitio ya no esté accesible en Cuba, probablemente las historias y ensayos de El Estornudo encontrarán una manera de llegar a los lectores más dedicados del sitio.

La carta al Censor del Gobierno también expresa la importancia de trabajar no solamente para quienes leen sobre Cuba ahora, sino también para los que quieran entender la Cuba de hoy en los años por venir:

En un país donde no pueden circular publicaciones impresas fuera de los márgenes del Estado, donde el acceso a Internet es sumamente limitado, y donde luego bloquean la dirección de tu medio de prensa para que ni siquiera a través de ese acceso limitado lleguen a leerte, hemos de recordar que esta revista también existe para que los cubanos puedan enterarse mañana de qué les sucedía hoy.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.