¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Profesionales de la música preguntan en Festival Sauti za Busara de Zanzíbar: ¿Una canción realmente puede cambiar el mundo?

Carola Kinasha, Sauti za Busara festival MC, 2017, foto con permiso de Markus Meissl.

Sauti za Busara (‘Sonidos de Sabiduria’ en suajili), conocido extraoficialmente como el “festival de música más amigable” de África Oriental, comenzó su XV edición el 8 de febrero de 2018 en las islas semiautónomas de Zanzíbar. Fueron cuatro días completos de música en vivo de África y de fuera. El festival se celebra anualmente en el Old Fort en la ciudad capital, Stone Town, y este año tuvo el tema “Unidos en la música”, con el objetivo de aumentar la paz y la unidad en un mundo cada vez más volátil, opresivo y dividido.

Como parte del festival, la serie de redes diaria “Movers and Shakers” invitó a interesados del sector a tres días de diálogo relacionado con la música en el continente. El primer día presentó una conversación sobre “música para el cambio”, moderada por el director del festival, Yusuf Mahmoud, que abrió la sesión con la pregunta: “¿Puede una canción realmente cambiar el mundo?”.

Desde “Strange Fruit” de Billie Holiday, pasando por “Get Up, Stand Up” de Bob Marley hasta “Talking bout a Revolution” de Tracy Chapman, “Fuck the Police” de Public Enemy y “We Gon ‘Be Alright” de Kendrick Lamar, Mahmoud insistió en que la canción tiene ese poder, y los panelistas Isack Abeneko de Tanzania y Herman Kabubi de Uganda contaron historias sobre cómo el cambio se manifiesta en sus respectivos países como músicos, poetas y organizadores culturales.

Abeneko, artista, actor, bailarín y coreógrafo cuya popular canción “Salam” salió al aire en 2017, dice que quiere que los mensajes de sus canciones vayan más allá de “agitar banderas”:

I want young Tanzanians to appreciate one’s own musical heritage. We’re losing a sense of ourselves in Dar.

Quiero que los jóvenes tanzanos aprecien la propia herencia musical. Estamos perdiendo un sentido de nosotros mismos en Dar es Salaam.

Dar es Salaam, la capital cultural de Tanzania, es conocida como “Bongo” o “cerebro” en suajili, lo que implica la locura de vivir en una de las megaciudades más bulliciosas de África. “Bongo Flava”, su singular género musical, a menudo se ve impulsado por imágenes icónicas de bailes pegadizos, bailes junto a la piscina, gesticulación masculina y autos veloces. Pero las canciones de Abeneko son mucho más que eso:

I decided to call my music ‘Bongo Fusion,’ because it’s not exactly ‘Bongo Flava.’ I sing about street children, I sing about economic struggle, I sing about peace in the family, and my music goes beyond the studio. I want to play live. But when we distributed the songs to local DJ’s, they just told us there’s no program for that. I realized that change has to start with my own networks, building and keeping real friendships, connecting with my audiences. I believe that change happens with one person at a time.

Decidí llamar a mi música ‘Bongo Fusion’ porque no es exactamente ‘Bongo Flava’. Canto sobre niños de la calle, canto sobre la lucha económica, canto sobre la paz en la familia y mi música va más allá del estudio. Quiero tocar en vivo, pero cuando distribuimos las canciones a los DJ locales, simplemente nos dijeron que no hay un programa para eso. Me di cuenta de que el cambio tiene que comenzar con mis propias redes, construyendo y manteniendo amistades reales, conectando con mi público. Creo que el cambio se da una persona a la vez.

Herman Kabubi, también conocido como “Slim MC”, de Kampala, Uganda, es poeta y director de programa en el Festival Internacional de las Artes de Bayimba, que se siente atraído por el cambio a través de programas que desafían los estereotipos sobre África:

When I curate programs, I am looking for the new stories we want to tell about the continent, but also ones that will respond well with our audiences in context. I'm looking for what we call critical content.

Cuando administro programas, busco nuevas historias que queremos contar sobre el continente, pero también las que responderán bien con nuestro público en contexto. Busco lo que llamamos contenido crítico.

Kabubi dijo que aplaude a los artistas, programadores y activistas culturales que desafían al sistema creando nuevos fuera de la corriente principal:

I want to curate programs that spark conversations, either by presenting a new technique, new content, or pushing limits, but always with our audiences in mind, and this includes creating spaces for LGBTQIA expression.

Quiero seleccionar programas que desencadenen conversaciones, ya sea con una nueva técnica, contenido nuevo o límites de empuje, pero siempre teniendo en cuenta a nuestro público, y esto incluye la creación de espacios para la expresión LGBTQIA.

Kabubi también habló de esperanza cuando se refirió al músico Bobi Wine (Robert Kyagulanyi Ssentamu), recientemente elegido para el Parlamento ugandés, y quiere “usar la música para unir personas” en Uganda. Antes de las elecciones de Uganda en 2016, Kyagulanyi lanzó una canción titulada “Situka”, que significa “levantarse” en Luganda; la letra incluía una provocación para luchar contra la corrupción y la injusticia:

When the going gets tough, the tough must get going, especially when our leaders have become misleaders and mentors have become tormentors. When freedom of expression is met with suppression and oppression.

Cuando las cosas se ponen difíciles, hay que moverse,  especialmente cuando nuestros líderes se han convertido en falsos líderes y los mentores se han convertido en torturadores. Cuando la libertad de expresión enfrenta represión y opresión.

Abdi Rashid Jibril, promotor y productor de la compañía de producción musical y de eventos Roots International con sede en Nairobi, Kenia, recordó al panel y a los miembros de la audiencia las importantes presiones que enfrentan los artistas que toman riesgos como activistas y artistas con un mensaje:

We live in an era of repression all over the world, but especially in East Africa, we live within a cultural moment and movement where artists are putting themselves in great danger. I challenge advocacy groups like Music in Africa and Busara Promotions to pay attention to artists in prison or who have been arrested for taking a stand against this repression. Artists need solidarity with the international community who can put pressure on governments to ensure that artists and cultural activists don’t continue to get shut down, as they have been recently especially in Nairobi.

Vivimos en una era de represión en todo el mundo, pero especialmente en África Oriental, vivimos en un momento y movimiento cultural donde los artistas se están poniendo en gran peligro. Desafío a los grupos de defensa como Music in Africa y Busara Promotions a prestar atención a los artistas en prisión o que han sido arrestados por tomar una posición en contra de esta represión. Los artistas necesitan solidaridad con la comunidad internacional que puede presionar a los Gobiernos para garantizar que no sigan encerrando a artistas y activistas culturales, como ha ocurrido recientemente, especialmente en Nairobi.

El 31 de enero, Amani Baya y Jack Muguna del Nairobi Horns Project, fueron arrestados por lo que Jibril llama “acusaciones falsas que reflejan la impunidad y la gran injusticia de nuestros sistemas legales y autoridades”, y llamaron a los fanáticos de Jibril's Choices Thursday Night, concierto de música en vivo:

[C]ome one, come all Nairobi City Hall Magistrates Court, bring a folded sign that we can unfold chest level when our friends are brought up. Free Amani & Jack. Free the Music.

Ven, ven a la Corte de Magistrados del Ayuntamiento de Nairobi, trae un cartel doblado que podamos desplegar a la altura del pecho cuando mencionen a nuestros amigos. Gratis Amani y Jack. Liberen la música.

Posteriormente, los dos fueron liberados bajo fianza de 200,000 chelines kenianos (2,000 dólares estadounidenses) y sus acusaciones de “contaminación acústica” y su caso quedaron programadas para una audiencia el 15 de febrero.

La persecución de músicos es un problema que va más allá de Kenia. En Etiopía, por ejemplo, los músicos se enfrentaron reiteradamente a acusaciones de terrorismo por las letras de sus canciones.

No pasó desapercibido que el panel de hombres se mostró en desacuerdo con el tema de la música para el cambio en África, donde la desigualdad de género sigue algo de lo que nadie habla en el rubro de la música. Carola Kinasha, activista cultural pionera y música galardonada de Dar es Salaam, que también fue maestra de ceremonias del festival de este año, explicó que las mujeres en Tanzania no disfrutan de los mismos derechos intelectuales que los hombres para componer y producir sus propias letras:

Let me just say, the DJ’s in Dar dictate everything, what is in — what is out, and I totally disagree with this.

Permítanme decir que los DJs de Dar Es Salaam dictan todo, lo que hay dentro, lo que está fuera, y estoy totalmente en desacuerdo con esto.

Kinasha continúa: 

if I produce an album with nine songs on it, eight could be about social issues and only one’s about love. That one song about love will be the one that gets played on the radio.

Si produzco un álbum con nueve canciones, ocho podrían ser sobre temas sociales y solo uno sobre amor. Esa canción sobre el amor será la que toquen en la radio.

Kinasha, director de proyecto de Music Mayday, organización sin ánimo de lucro en Dar es Salaam que apoya a los jóvenes en su desarrollo creativo y artístico, reconoce:

[E]xpressing ourselves is much more difficult these days in Tanzania, with artists being arrested, intimidated, missing and beaten. This tells me that it’s not just a gender issue, but an issue with the rights of all musicians to speak out. This tells me how powerful music is. If it wasn’t this strong, it wouldn’t be so feared.

Expresarnos es mucho más difícil en estos días en Tanzania, con artistas arrestados, intimidados, desaparecidos y golpeados. Esto me dice que no es solo un tema de género, sino un problema con los derechos de todos los músicos para hablar. Me dice lo poderosa que es la música. Si no fuera tan fuerte, no sería tan temida.

Nota del editor: La autora de este artículo ha trabajdo antes en el festival Sauti za Busara.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.