¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El Día Internacional de la Mujer en Latinoamérica fue un día de protesta, debate y resistencia

Imágenes de la manifestación del día internacional de la mujer tomadas el 8 de marzo en Montevideo, Uruguay. Publicadas por la agrupación en línea Emergentes y utilizadas con autorización.

Esta publicación fue escrita en colaboración con Marianne Díaz HernandezSandra Abd'Allah-Alvarez Ramírez, Giovanna Salazar, Fernanada CanofreRomina Navarro.

En Latinoamérica, el 8 de marzo estuvo marcado por protestas y conmemoraciones en línea y fuera de línea. Miles de mujeres tomaron las calles y las redes sociales para unirse a las manifestaciones y expresar sus preocupaciones. A pesar de que la motivación tras cada protesta era exclusiva de cada país, las mujeres a lo largo de la región actuaron unidas en resistencia contra las difíciles realidades que enfrentan las mujeres en Latinoamérica, la región más violenta del mundo para las mujeres.

En Chile, las protestas se vincularon con el aumento de la inestabilidad económica marcada por un trabajo invisible y no remunerado que afecta desproporcionadamente a la mujer, mientras que el centro de la discusión en las reuniones de Argentina continuó centrándose en aborto legal y seguro. Las mujeres en Puerto Rico marcharon y también se reunieron en debates públicos que incluyeron presentaciones culturales y artísticas que recordaban al público la doble carga que se le da a las mujeres en la situación económica actual. Otras formas de protesta fueron lideradas por periodistas mujeres de toda la región que compartieron diferentes testimonios sobre su profesión. Luz Mely Reyes, cofundadora y directora general de Efecto Cocuyo, escribió:

No sólo nos enfrentamos a un gremio históricamente dominado por ellos (como muchos otros gremios), nos enfrentamos también a medios cooptados por intereses capitalistas dominados por hombres y en lo más básico de nuestro ejercicio nos enfrentamos a fuentes, a entrevistados, a hombres que ostentan el poder y que nos deslegitiman como periodistas por el simple hecho de ser mujeres.

Se difundieron varias manifestaciones con la etiqueta #8M o #DíaInternacionalDeLaMujer, en la que aún circulan fotos y videos en línea de diferentes ciudades en la región.

Las redes también se convirtieron en espacios de aprendizaje, ya que varias feministas y grupos de medios en línea compartieron infografías y memes para explica que el 8 de marzo no era un día de celebración, sino una oportunidad para conmemorar las luchas que las mujeres enfrentan a nivel mundial. Como otros años, la organización de medios en línea Pictoline creó una infografía que reunió varios argumentos difundidos en línea sobre cómo los hombres pueden apoyar mejor a las mujeres:

Imagen compartida en línea por Pictoline. Utilizada con autorización.

Mientras tanto, los memes también fueron una forma popular y directa de explicar este mismo punto, como el siguiente que hace referencia a la cultura pop de la serie animada estadounidense Los Simpsons:

Imagen difundida extensamente en línea el 8 de marzo.

Una lucha compleja que involucra divisiones políticas, sociales y raciales

La complejidad en torno el debate sobre los derechos de la mujer no estaba limitado a lo misógino vs. enfrentamientos feministas. La participación de mujeres de color y transgénero también reflejó las diferentes tendencias, privilegios y opresiones en el movimiento de los derechos de la mujer. Algunas discusiones destacaron la falta de diversidad y la exclusiva naturaleza detrás de varios llamados a huelga, visto por muchas feministas de color como algo diseñado y organizado por una parte de la sociedad muy específica y privilegiada. Para muchas mujeres, las manifestaciones y las huelgas no constituyen una victoria, sino un ejemplo de una realidad muy compleja.

En una entrevista con Eldiario.es, Antoinette Torres Soler, fundadora y coescritora del sitio colectivo Afroféminas, explicó por qué las mujeres de color no se unieron a la huelga:

…hemos decidido seguir otro rumbo […] El feminismo negro tiene una historia diferente. Es así, no es un capricho. Además, tiene unos referentes totalmente distintos, parte de las huellas que dejó la colonización y de cómo se construyó la mujer o, más bien, cómo se deshumanizó a la mujer negra. Nuestra lucha, nuestra reivindicación fundamental es la deshumanización de la mujer racializada. Pero esta deshumanización no viene solo de los hombres; también de las mujeres […] Primero pedíamos, exigíamos más bien, visibilidad dentro de un mismo proyecto, aún teniendo en cuenta que la historia es diferente. Que la historia sea diferente implica que obligatoriamente tienes que estar hablando de cosas distintas. Por esto he recibido muchas críticas. La gente piensa que se trata de excluir, pero nosotras siempre hemos estado excluidas.

En Venezuela, las divisiones políticas también entraron al debate. Las etiquetas #8M y #NosotrasParamos fueron usadas por mujeres que apoyan el Gobierno. En respuesta, se creó la etiqueta #EspejismoFeminista para denunciar el comportamiento machista de representantes del Gobierno. El portal colectivo Caracas Chronicles resume varias reacciones:

Far from protecting women, your government takes advantage of them. Hypocritically speaking of women’s rights, to produce politically “inclusive” speeches is just another way of abuse.
On a day like this, I had to tell you, my dear socialist, self-proclaimed feminist:

  1. You can’t say your regime is feminist when maternal death mortality rates are the worst in Latin America.
  2. You can’t call yourself a feminist when your public policy steps on women.
  3. You can’t call yourself a feminist when your government hasn’t discussed abortion.
  4. You can’t call yourself a feminist when you don’t provide the minimal conditions for women to choose when, and how to start a family.
  5. You can’t call yourself a feminist when the vaccine against HPV (to prevent cervical cancer) is not available.
  6. You can’t call yourself a feminist when you don’t encourage women go to school, but you encourage them to get pregnant.

Más que proteger a las mujeres, su gobierno se aprovecha de ellas. Hablar hipócritamente de los derechos de la mujer, para producir discursos políticamente “inclusivos”, tan solo es otra forma de abuso.
En un día como este, tengo que decirte, mi querido socialista autoproclamado feminista:

  1. No puedes decir que tu régimen es feminista cuando las tasas de mortalidad de las madres son las peores en Latinoamérica.
  2. No puedes llamarte feminista cuando tu política pública oprime a la mujer.
  3. No puedes llamarte feminista cuando tu gobierno no ha discutido sobre el aborto.
  4. No puedes llamarte feminista cuando no das las condiciones mínimas a la mujer para que decida cuando y cómo empezar una familia.
  5. No puedes llamarte feminista cuando la vacuna contra HPV (para prevenir el cáncer cervical) no está disponible.
  6. No puedes llamarte feminista cuando no incentivas a las mujeres a ir a la escuela, sino que las alientas a quedar embarazadas.

En México, las mujeres que pertenecen al movimiento Zapatista en Chiapas, grupo político y activista de izquierda, organizaron el primer encuentro internacional político, artístico y cultural de mujeres que luchan. En su mensaje principal, destacaron las diferentes formas de las que su lucha por la justicia no solo se relaciona a su género, sino también a su raza, clase y política.

PORQUE VIVÍ EL DESPRECIO, LA HUMILLACIÓN, LAS BURLAS, LAS VIOLENCIAS, LOS GOLPES, LAS MUERTES POR SER MUJER, POR SER INDÍGENA, POR SER POBRE Y AHORA POR SER ZAPATISTA. Y SÉPANLO BIEN QUE NO SIEMPRE ERA HOMBRE QUIEN ME EXPLOTABA, ME ROBABA, ME HUMILLABA, ME GOLPEABA, ME DESPRECIABA, ME MATABA. TAMBIÉN MUCHAS VECES ERA MUJER QUIEN ASÍ ME HACÍA.  Y TODAVÍA ASÍ HACEN.

Sin embargo, terminan con un ideal que puede resumir bastante bien los puntos en común de todos los que luchan por los derechos fundamentales de la mujer:

Y TAMBIÉN CRECÍ EN LA RESISTENCIA Y VI CÓMO MIS COMPAÑERAS LEVANTARON ESCUELAS, CLÍNICAS, TRABAJOS COLECTIVOS, Y GOBIERNOS AUTÓNOMOS […] Y VÍ QUE LA REBELDÍA, QUE LA RESISTENCIA, QUE LA LUCHA, ES TAMBIÉN UNA FIESTA, AUNQUE A VECES NO HAY MÚSICA NI BAILE Y SÓLO HAY LA CHINGA DE LOS TRABAJOS, DE LA PREPARACIÓN, DE LA RESISTENCIA.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.