¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Miles protestan en las calles de Cachemira después de que ejército indio matara a cuatro civiles

Cachemiras corean lemas contra India durante una procesión fúnebre por un militante local que murió durante un encuentro con fuerzas gubernamentales en el sur de Cachemira. Imagen de Instagram del autor.

Seis personas murieron, incluidos cuatro civiles, durante una supuesta confrontación entre militantes y el Ejército indio en la zona de Pohan de Shopian, distrito de Cachemira, región administrada por India.

Los funcionarios dicen que durante la noche del 4 de marzo de 2018, personas identificadas como militantes atacaron un puesto de control móvil del Ejéricto indio afuera de la base militar de Shopian, que llevó a represalias por parte de los soldados.

Leer más: Los cachermires contra el Estado indio

La muerte de los cuatro civiles llevó a protestas espontáneas contra India y cierre de negocios en todo el valle de Cachmira, que ha estado afectado por la violencia desde que se desencadenó contra el dominio indio a inicios de la década de 1990. En respuesta, las autoridades cortaron los servicios de datos de celular en las ciudades más agitadas, y redujo las velocidades de conexión en otras partes del valle para evitar más manifestaciones. Se ordenó el cierre de escuelas y los servicios de trenes quedaron suspendidos.

Un portavoz del Ejército informó inicialmente que el puesto de control fue atacado desde el interior de un auto, y que los soldados devolvieron el fuego. Dentro del auto, un “terrorista” y “tres trabajadores de superficie”, término que las fuerzas de seguridad india usan para referirse a quienes apoyan a los rebeldes cachemires, “fueron hallados muertos”. Los tres civiles fueron identificados como Suhail Khalil Wagay, Mohd Shahid Khan y Shahnawaz Ahmad Wagay.

La insistencia del Ejército de que Suhail Khalil Wagay, Mohd Shahid Khan y Shahnawaz Ahmad Wagay ayudaban a los militantes fue refutada rápidamente por las personas del lugar, que dijeron al menos de noticias independiente Scroll.in que los jóvenes no tenían vínculo con ningún grupo militante y que los mataron a sangre fría.

El educador Ashok Swain bromeó sobre Bipin Rawat, jefe del Ejército indio:

Rabia en Cachemira, después de que el Ejército llama a los civiles muertos en Shopian ‘trabajadores de superficie’
Luego de las críticas de los partidos políticos, el Ejército cambió su posición
.
———-
Para el [jefe del] ejército de [Bipin] Rawat, parece que no hay civiles en Cachemira – O eres militante o brindas apoyo logístico para grupos militantes.

A la mañana siguente, el cuerpo de otro civil, identificado como Gowhar Ahmad Lone, 24 años, fue hallado a unos 250 metros del lugar. Le habían disparado cuatro veces.

Lone cursaba estudios superiores en la Universidad Nagpur en el estado indio de Maharashtra. Mudasir Ahmed citó al padre de Lone en el sitio de noticias independiente The Wire:

His body was inside the vehicle but there were no blood marks on the seats or anywhere. He had a bullet injury in his back but there was no bullet mark on the seat on which he was found dead. Neither was there a single drop of blood on the seat. I believe he was killed outside his car or the forces took him to their camp and killed him there and later dumped his body in the car.

Su cuerpo estaba dentro del vehículo, pero no había marcas de sangre en los asientos ni en ninguna otra parte. Tenía una herida de bala en la espalda, pero no había marcas de bala en el asiento donde lo encontraron muerto. Tampoco había una sola gota de sangre en el asiento. Creo que lo mataron fuera del auto o las fuerzas lo sacaron de su campo y lo mataron ahí, y luego echaron su cuerpo en el auto.

El cuerpo de otro hombre, identificado como militante, también fue hallado a la mañana siguiente, en un huerto ubicado a unos 12 kilómetros del lugar.

Poco después de estas muertes, los líderes de la resistencia contra India lanzaron un llamado a todo el valle. Se informó de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los jóvenes en varias ciudades.

¡Caos en Shopian! El Ejército mata a tres jóvenes, Suhail Wagay, Shahid Khan, Shahnawaz Wagay, civiles que se transportaban en un auto. La Resistencia Juvenil Unida y el pueblo de Cachemira condenan enérgicamente esta brutalidad de los militares y expresan profundo resentimiento y rabia, y convocamos a una huelga total mañana.

Mehbooba Mufti, ministra jefa del estado, refutó las declaraciones del Ejército indio:

[Estoy] profundamente consternada por la muerte de más civiles en el fuego cruzado Shopian. Mis más sentidas condolencias a las familias de los fallecidos.

Luego de su declaración, el Ejército indio dio un vuelco durante una conferencia de prensa, y afirmaron que estaban investigando si los civiles muertos eran “trabajadores de superficie” o no.

La periodista Rita Paul tuiteó:

Cachemira es un lugar de miles de millones o más encubrimientos. Los viejos hábitos de las Fuerzas de Seguridad Indias no han muerto. A India nunca le han interesado los derechos humanos ni la rendición de cuentas. Le interesa controlar Cachemira a través del miedo. Lo que no han calculado es que los cachemires no tienen miedo.

Se programó reabrir las escuelas después de una pausa de invierno de tres meses, pero no fue posible por los disturbios. El líder de la resistencia, Yasin Malik, fue detenido por la policía local cuando intentó organizar una marcha contra las muertes en el corazón de Srinagar, capital de verano del estado.

Muchos recurrieron a los medios sociales y acusaron a los medios indios de guardar silencio ante el asunto.

Salvo por [la periodista] Harinder Baweja. ningún importante presentador de noticias ni columnista ‘liberal’ han dicho una sola palabra de la tragedia de Shopian, de la que ahora hasta el Ejército dice también que eran civiles. Cachemira ha sido un buena fecha vendible.

En las tres últimas décadas, el pueblo del valle de Cachemira ha exigido el derecho de realizar un referéndum por su independencia. En todo ese tiempo, más de 68,000 personas han muerto en levantamientos esporádicos y posteriores represiones. El Ejército indio ha sido acusado de numerosas violaciones a los derechos humanos, incluida la desaparición forzada más de 8,000 personas.

Diversas investigaciones gubernamentales iniciadas por estos casos no han llegado a ningún enjuiciamiento, en gran parte debido a la ley de facultades especiales de las fuerzas armadas (AFSPA), que protege al personal militar acusado de muertes extrajudiciales. La ley da a las tropas el derecho a disparar y matar, arrestar a cualquier persona mayor de 12 años sin ninguna orden judicial, entrar y registrar cualquier instalación y detener y registrar cualquier vehículo; ocupar o destruir propiedad en operaciones contrainsurgentes y detener a los cachemires hasta por dos años sin acusación.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.