¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Asesinan a destacada concejala y activista en el centro de Río de Janeiro

Marielle Franco habla durante un acto de campaña en Río de Janeiro, Brasil, en 2016. Foto: Mídia Ninja/Flickr CC BY-SA 2.0

Menos de dos horas antes de su asesinato la noche del 14 de marzo, Marielle Franco, concejala de Río de Janeiro, habló sobre las “jóvenes negras que mueven estructuras” en una mesa redonda acerca del activismo de las mujeres negras.

Cuando Franco se retiraba del lugar, se detuvo un auto al lado del suyo e hicieron nueve disparos hacia el interior. Franco y su chofer, Anderson Pedro Gomes, murieron en el acto. La funcionaria de prensa de la concejal, quien iba en el asiento de atrás, sobrevivió con algunas heridas causadas por los fragmentos de vidrio.

Con todas las características de una ejecución, el ataque conmocionó a todo Brasil y sacudió las redes sociales. Se organizaron marchas a lo largo del país para los siguientes dos días, con la presencia confirmada de más de 70.000 personas y organizaciones en la marcha de Río de Janeiro.

En 2016, Marielle Franco fue electa con el partido de izquierda Socialismo y Libertad (PSOL) como la quinta concejal más votada de Río de Janeiro, la segunda ciudad más grande de Brasil que cuenta con más de seis millones de habitantes.

Como joven activista, negra, lesbiana y criada en una favela, Franco defendía a varios grupos demográficos subrepresentados en las políticas institucionales de Brasil y era muy querida por los activistas de todo el país.

En memoria de una crítica y activista feroz

Marielle Franco nació y se crió en el complejo de favelas de Maré, el más grande de Río y hogar de 130.000 personas. En 2005, su mejor amiga murió en la favela durante un enfrentamiento entre la policía y unos traficante de drogas. Ese episodio la llevó a involucrarse en la defensa de los derechos humanos y el activismo contra la violencia policial.

Implacable en su crítica a la policía violenta de Río, a fines de febrero de 2018 fue nombrada reportera especial de la comisión de la asamblea municipal de Brasil para fiscalizar la intervención militar en Río de Janeiro.

A comienzos de febrero, el Ejército brasileño asumió la seguridad pública de la ciudad en respuesta a la violencia entre pandillas, a pesar de la oposición de las organizaciones no gubernamentales locales y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Franco había criticado abiertamente la intervención militar y la comparó con un operativo parecido al que se llevó a cabo en Maré, su favela natal, durante el Mundial de Fútbol de 2014.

Se pronunciaba sistemáticamente, tanto desde el púlpito como en sus cuentas de medios sociales, contra los asesinatos extrajudiciales de los residentes más pobres y, principalmente, de color en las favelas de Río.

Justo esta semana, hizo una serie de publicaciones en su cuenta de Facebook sobre la violencia que se ejerce actualmente en la favela Acari:



This week, two young men were killed and dumped at a hole.

 Today, the police were walking through the streets threatening residents.

Esta semana, dos jóvenes fueron asesinados y arrojados a una fosa. Hoy, la policía caminaba por las calles amenazando a los habitantes.

Franco llamó la atención sobre una noticia sobre cinco tiroteos dentro de la favela en el lapso de siete días:

La última publicación de Facebook de Marielle fue sobre la violencia policial que azota hoy a la favela de Acari. Foto: Captura de pantalla de Facebook.

Franco contra la policía asesina de Brasil

La mortalidad de las acciones policiales de Brasil es abrumadora. Según informa Amnistía Internacional, en 2016 se documentaron 920 asesinatos a manos de la policía solo en Río de Janeiro, contra 419 registrados en 2012. Un informe del Foro de Seguridad Pública, instituto nacional de investigación, registró 4.224 asesinatos policiales en todo Brasil durante 2016, de los cuales el 99% eran varones y el 76% negros. Muchos de estos asesinatos cuentan como ejecuciones extrajudiciales, cosideradas crímenes bajo las leyes internacionales.

En las redes sociales, las ONG, los partidos políticos y otros usuarios usaron etiquetas para exigir que se investigue a fondo el asesinato de Marielle Franco.

La Red Feminista de Juristas declaró en Facebook:

 Sua importância política, porém, extrapola as ações diretas de combate às violências sofridas pelas pessoas negras cariocas. Marielle, enquanto mulher negra, representava milhões de mulheres sem voz política no Estado, quebrando o pacto de exclusão das pessoas negras cristalizado pela história de segregação brasileira, mascarada pelo mito da democracia racial.

Su importancia política va más allá de las acciones directas para combatir la violencia que sufre la población negra carioca [de Río de Janeiro]. Marielle, como mujer negra, representaba a millones de mujeres sin voz política dentro del Estado y rompía el pacto de exclusión de las personas negras cristalizado por la historia de segregación brasileña, disfrazada con el mito de la democracia racial.

Amnistía Internacional capítulo Brasil también exigió una investigación:

Não podem restar dúvidas a respeito do contexto, motivação e autoria do assassinato de Marielle Franco.

No debe quedar ni una duda sobre el contexto, los motivos y la autoría del asesinato de Marielle Franco.

El partido Socialismo y Libertad [PSOL], su partido, emitió una declaración oficial donde dice que no se puede descartar la hipótesis de un “crimen político”, dado que “acababa de denunciar la brutalidad” en el accionar de la policía.

Marielle Franco creció en el complejo de favelas Maré, el más grande de Río de Janeiro. Foto: Mídia Ninja CC BY-SA 2.0

‘No podemos esperar otros 10 años o creer que yo estaré aquí 10 años más’

Luiz Eduardo Soares, sociólogo y especialista en seguridad pública y amigo cercano de Franco, recordó el parecido de este ataque con el que sufrió la jueza Patricia Acioli, también asesinada a tiros desde un vehículo en 2011. Accioli fiscalizaba varios casos que involucraban a grupos paramilitares (conocidos en Río como ‘milicias’).

Quando, meu Deus, quando a população vai despertar e entender que a insegurança pública começa nos segmentos corruptos e brutais das polícias, e que não podemos conviver mais com esse legado macabro da ditadura. Vamos continuar falando em “desvios de conduta individuais”? O que fazer, agora, além de chorar?

Por Dios, ¿cuándo va a despertar la población y entender que la inseguridad pública comienza en los segmentos más corruptos y brutales de la policía, y que no podemos convivir más con ese legado macabro de la dictadura? ¿Vamos a seguir hablando de ‘desvíos de conducta individuales'? ¿Qué hacemos ahora, además de llorar?

Durante la mesa redonda sobre las activistas negras en la que participó horas antes de ser asesinada, Franco dijo:

We have a movement pushing for more women in politics, in power positions, more women occupying decision making spots, because that is the only way of getting more qualified public policies.

Nuestro movimiento lucha por tener más mujeres en la política, en los cargos de poder, más mujeres que ocupen puestos de toma de decisiones, porque es la única forma de lograr políticas públicas más adecuadas.

Franco recordó a dos políticas negras que la precedieron, con diez años de separación entre ellas, y urgió:

We cannot wait another 10 years or think that I will be there for another 10.

No podemos esperar otros 10 años o creer que yo estaré aquí 10 años más.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.