¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En Damasco, la solidaridad con asediada Guta Oriental es peligrosa

‘Guta’, pintado por Randa Maddah. Usado con permiso. Fuente: Women Now.

Esta es una serie de testimonios de Damasco. Viene luego de dos testimonios de Guta Oriental (en los suburbios de Damasco) de una enfermera y un dentista, publicados el 20 de febrero y el 6 de marzo de 2018, respectivamente, del colectivo Act For Ghouta.

Guta Oriental ha estado controlada por rebeldes opuestos al régimen sirio y sus aliados desde finales de 2013. Pero en las últimas semanas, la violencia se ha intensificado drásticamente. Más de 120 personas han sido asesinadas entre el 6 y 8 de febrero solamente, y el 19 de febrero más de 110 personas murieron en un solo día. Desde el 18 de febrero, más de 650 personas han sido asesinadas, más de 150 eran niños. La infraestructura civil también se ha visto gravemente dañada, con más de 25 hospitales y centros de salud afectados, algunos más de una vez en cuatro días.

La catástrofe humanitaria en los suburbios de Guta Oriental en Damasco continúa desarrollándose mientras las fuerzas sirias y rusas siguen una operación militar contra el enclave rebelde bajo asedio del Gobierno sirio desde 2013.

Desde febrero de 2018, 650 personas han muerto. El número de víctimas sigue aumentando en medio de implacables bombardeos terrestres y aéreos y daños masivos a la infraestructura. Desde Guta Oriental llegan imágenes espeluznantes, fuertes y rápidas, que permiten vislumbrar la gravedad de la situación y el sufrimiento de la gente.

En medios sociales, los partidarios del presidente Bashar al-Assad exigen al Ejército sirio que frene los ataques con cohetes contra la capital, Damasco. Se refieren a los ataques enviados por los rebeldes desde Guta Oriental, que han aumentado desde que comenzó la implacable ofensiva del régimen contra Guta.

Los medios estatales sirios han emitido entrevistas con personas en las calles de Damasco disgutadas con los frecuentes ataques con cohetes que golpean a su ciudad y dicen que culpan a los rebeldes en Guta Oriental. Exhortan al Gobierno a “acabar con los ataques rebeldes”.

El despótico gobierno y los omnipresentes agentes de seguridad hacen que sea casi imposible medir el alcance de la oposición a la ofensiva de Guta dentro de Damasco. Aunque son difíciles de encontrar, han surgido muchas voces silenciosas. La mayoría permanece en silencio mientras el régimen mantiene una ventaja militar.

Salam (no es su nombre real), una madre de dos hijos que vive en Damasco, le dice a Global Voices que su hijo está desarrollando una fobia por vivir en constante temor:

My two year old son cries hysterically and clings fast to me when a warplane flies overhead or when an explosion occurs…He has developed a phobia.

Mi hijo de dos años llora histéricamente y se aferra a mí cuando un avión vuela sobre su cabeza o cuando ocurre una explosión … Ha desarrollado una fobia.

Agrega que la vida se ha vuelto difícil en Damasco debido a los cohetes rebeldes, y que no puede imaginar cómo debe ser en Guta:

Since the Ghouta operation began, we have been hearing explosions of unusual intensity…the passing of a plane overhead makes buildings shake. It blows my mind to imagine how mothers in Ghouta are coping. If I were there, I would have gone berserk. I am a mother and I understand how mothers feel. I have been watching videos and following Facebook posts from Ghouta mothers. It is impossible for me to not empathize.

Rockets and shells have disrupted life here in Damascus. In some neighborhoods people are no longer sending their children to schools. Just imagine how life is there. Civilians on both sides are paying the price. This madness has got to stop.

Desde que comenzó la operación de Guta, hemos estado escuchando explosiones de intensidad inusual … el vuelo de un avión hace temblar edificios. Me rompe el corazón imaginar cómo hacen las madres en Guta. Si estuviera allí, me hubiera vuelto loca. Soy madre y entiendo cómo se sienten las madres. He estado viendo videos y siguiendo publicaciones en Facebook de madres de Guta. Es imposible no solidarizarme.

Los cohetes y proyectiles han interrumpido la vida aquí en Damasco. En algunos barrios, las personas ya no envían a sus hijos a las escuelas. Solo imagina cómo es la vida allí. Los civiles de ambos lados están pagando el precio. Esta locura tiene que parar.

Ahmad (no es su nombre real), empleado del Gobierno originario de Harasta en Guta Oriental, partió hacia Damasco con su familia poco después de que comenzara la represión gubernamental contra las protestas en su ciudad natal. Ahmad pasa la mayor parte de su tiempo pegado a su computadora portátil para seguir las novedades de Guta, y ahora vive con un temor constante por la vida de sus parientes y por la paranoia laboral en Damasco:

I have relatives and friends in Eastern Ghouta. They keep posting updates of their hellish conditions on social media. I have already lost three friends since the operation started.

Employees from Ghouta are closely monitored. You have to be careful to not even show sympathy. You have to weigh your words carefully.

Tengo familiares y amigos en Guta Oriental. Siguen publicando actualizaciones de sus condiciones infernales en las redes sociales. Ya he perdido tres amigos desde que comenzó la operación.

Los empleados de Guta son vigilados de cerca. Tienes que tener cuidado de no mostrar solidaridad. Tienes que pensar tus palabras cuidadosamente.

Cuando se le preguntó qué consecuencias podría haber, Ahmad dijo:

You risk being suspected of having links with ‘terrorists’, you can lose your job if someone tips you off. You risk even detention. Generally speaking, there is a tacit understanding that silence in the safest thing you can do.

Te arriesgas a ser sospechoso de tener vínculos con “terroristas”, puedes perder tu trabajo si alguien te delata. Te arriesgas incluso a la detención. En términos generales, hay un entendimiento tácito de que el silencio es lo más seguro.

Describió no saber cómo reaccionar cuando los compañeros de trabajo piden ‘borrar a Guta':

When co-workers complain about shells and rocket attacks and call for ‘wiping Ghouta out’ in retaliation for the rockets, all you can do is grin and bear it. I feel deeply embittered. I have friends and relatives there. I have my house which I am sure is a big pile of rubble now. I have my childhood and youth memories there.

Deep down I know I am a coward. But there is nothing we can do. They have military might on their side. Even the UN [United Nations] and international community have proved inept. We are trapped in our helplessness.

Cuando los compañeros de trabajo se quejan de proyectiles y ataques con cohetes y llaman a ‘eliminar a Guta’ en represalia por los cohetes, todo lo que puedes hacer es sonreír y soportarlo. Me siento profundamente amargado. Tengo amigos y parientes allí. Tengo mi casa, que estoy seguro es una gran pila de escombros ahora. Tengo mis recuerdos de infancia y juventud allí.

En el fondo, sé que soy un cobarde. Pero no hay nada que podamos hacer. Ellos tienen el poder militar de su parte. Incluso las Naciones Unidas y la comunidad internacional han demostrado su ineptitud. Estamos atrapados en nuestra indefensión.

Omar (no es su nombre real), estudiante universitario que proviene del distrito de Qaboun, cerca de Damasco, expresa su sentir:

Back in 2006, I vividly remember when we received a Lebanese family who fled the Israeli war in our house in Qaboun. I remember my brothers engaging in solidarity stands and fundraising for the people of Gaza during Israeli operations. With Ghouta, we are denied the luxury of showing solidarity. I envy people from across the globe who can join protests and shout at the top of their voices in solidarity with Ghouta.

En 2006, recuerdo vívidamente cuando recibimos a una familia libanesa que huyó de la guerra israelí en nuestra casa de Qaboun. Recuerdo a mis hermanos participando en puestos de solidaridad y recaudación de fondos para la gente de Gaza durante las operaciones israelíes. Con Guta, se nos niega el lujo de mostrar solidaridad. Envidio a personas de todo el mundo que pueden unirse a las protestas y gritar a todo pulmón su solidaridad con Guta.

Omar dice que creó una cuenta de Facebook falsa para participar en campañas en línea y compartir cuentas de personas de Guta. Activo en las redes sociales, Omar dice que traduce cuentas, publicaciones y videos de personas sitiadas con la esperanza de “incitar a la acción a la opinión pública”.

Whenever you turn a blind eye to this tragedy, a boom brings it back to your senses. There is no ignoring it…Geographical vicinity, kinship and humanity dictates it.

Cada vez que te haces de la vista gorda a esta tragedia, una explosión te devuelve a tus sentidos. No hay que ignorarlo … La vecindad geográfica, el parentesco y la humanidad lo dictaminan.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.