¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cómo una sátira de antinacionalistas griegos se malinterpretó como discurso de odio en medios macedonios

Memes basados en carteles antiguos de propaganda que se burlan del nacionalismo griego. Los nacionalistas griegos los presentaron como carteles para movilizar a las masas y que protestaran. Composición del sitio web macedonio Truthmeter.mk, CC BY.

El 1 y 2 de febrero de 2018, muchos medios macedonios publicaron un cartel incendiario que según ellos se estaba distribuyendo para movilizar a los griegos a manifestararse en Atenas el 4 de febrero.

El objetivo de la manifestación, organizada principalmente por los representantes de partidos griegos de derechas, era protestar contra cualquier acuerdo en la disputa con la República de Macedonia acerca del nombre oficial del país.

A primera vista, el cartel parecía contener lenguaje e imágenes discriminatorias contra los macedonios con la finalidad de promover la tensión entre ambos vecinos.

Pero la imagen resultó ser satírica, deliberadamente indignante en su redacción para ridiculizar el nacionalismo extremo. Sin embargo, el pueblo macedonio se enfureció, pues estos medios de comunicación tomaron el cartel en sentido literal y no comprobaron los hechos de quién estaba detrás.

Este falso reportaje fue desacreditado por Truthmeter, proyecto de comprobación de hechos, en un artículo escrito por Zharko Trajanoski, y traducido por Dragan Kucirov. Su trabajo ayudó a reducir las tensiones nacionalistas, pues muchos medios reimprimieron el análisis, y plantearon cuestiones relevantes sobre el riesgo de reproducir el discurso del odio, aunque fuera de manera satírica.

Conflicto por la denominación de Macedonia

El nombre Macedonia designa a la vez a una región geográfica en el sur de la península de los Balcanes, a un estado moderno y a una provincia septentrional de Grecia.

De modo similar, el término “macedonio” se emplea para designar a personas de etnia griega o búlgara que viven en sus respectivas partes de la Macedonia geográfica; y al grupo étnico de los macedonios, que hablan macedonio y se consideran un pueblo separado del griego, búlgaro y serbio.

Y es ahí donde reside el conflicto entre Grecia y la República de Macedonia acerca del uso del término.

Muchos griegos de Macedonia, la provincia al norte de Grecia, sienten que las reclamaciones de sus vecinos acerca del nombre les usurpan su noción de tierra natal y absorbe su historia, que se remonta a Alejandro Magno. En consecuencia, los griegos se refieren a los habitantes de la República de Macedonia como “gente de Skopie” (Skopie es la capital macedonia).

Mientras tanto, las personas de etnia macedonia de la República de Macedonia ven este asunto como una violación del derecho humano a la identidad.

La República de Macedonia se formó en 1944 como un estado de personas de etnia macedonia y de otras etnias que vivían allí. Después de independizarse de la Federación Yugoslava en 1991, Grecia bloqueó su entrada a instituciones internacionales como Naciones Unidas, la OTAN y la Unión Europea debido al uso del nombre.

La República de Macedonia cedió a algunas demandas de Grecia en ese momento, incluida la sustitución del antiguo símbolo macedonio del sol de su bandera por una versión más moderna y la aceptación del uso de la designación temporal de “Antigua República Yugoslava de Macedonia” en algunos organismos internacionales.

Durante los últimos 23 años, ha habido un proceso de mediación bajo la supervisión de Naciones Unidas. En los últimos meses, se han intensificado las negociaciones para solucionar este asunto gracias a los gobiernos más liberales de ambos países.

“¡Komitadjis a las puertas! Macedonia los necesita”

Sin embargo, los nacionalistas extremistas de ambos lados de la frontera consideran que cualquier acuerdo es una traición. En este contexto, tuvieron lugar dos protestas masivas en las mayores ciudades de Grecia: Tesalónica (el 21 de enero) y Atenas (el 4 de febrero), bajo el lema “Macedonia es Grecia”.

Si bien el número exacto de asistentes sigue siendo tema de debate, es innegable que ambas reunieron decenas de miles de participantes diferentes: desde el compositor Mikis Theodorakis, icono de la izquierda, quien pronunció un discurso “en defensa del carácter griego de Macedonia”, hasta gente de extrema derecha que cometió actos de violencia.

Y fue supuestamente por estas protestas por lo que circuló el odioso cartel –o al menos eso es lo que los medios macedonios informaron mal.

Mostraba a un grupo de hombres que apuñalaban juntos a un perro gigante con un cuchillo envuelto con símbolos griegos, que advertían que tienen que defender a Grecia de los “komitadjis” –miembros del movimiento revolucionario macedonio de finales del siglo XIX y principios del XX que se opuso al Gobiernos otomano y luego al parcialmente griego en la región de Macedonia, con el ocasional apoyo o perjuicio de otros países balcánicos, principalmente Bulgaria y Serbia.

Meme satírico de Ελληνο-Χριστιανικό Ethnostedon. «¡Komitadjis a las puertas! Macedonia los necesita». Atenas 04 de febrero de 2018, Syntagma 02.00 p.m. [Escrito por el frente bizantino, convocando a asociaciones de grandeza histórica.] “MANIFESTACIÓN NACIONAL YA”.

Varios medios macedonios informaron sobre el cartel como si este hubiera sido repartido en las calles de Grecia con títulos como “Cómo se anuncia la manifestación de Atenas: Todos juntos ya, los komitadjis están a las puertas (FOTO)” o “Bruselas guarda silencio sobre el discurso del odio y la quema de banderas macedonias durante las protestas en Tesalónica”.

Desde allí, muchos intelectuales y periodistas contribuyeron a la divulgación de esta imagen “chocante” en las redes sociales. Un conocido redactor nacional de televisión escribió: “La histeria griega contra Macedonia adquiere formas monstruosas… Esto es un llamamiento a la matanza (al diferencia del gesto de Macedonia, para renombrar el camino hacia la “Amistad”…)”.

Cartel de la película de 1958 Ataque diabólico. De dominio público, a través de Wikipedia. En YouTube se encuentra disponible una copia de la película.

El origen: “Calmante étnico greco-cristiano”

Dado que los medios macedonios presentaron el cartel como discurso del odio, que puede incitar la violencia, Truthmeter decidió comprobar la historia.

En primer lugar, el analista Zharko Trajanoski empezó a buscar en Google Images, donde halló que los supuestos folletos de protestas eran una versión editada de un cartel de la película de 1958 Ataque diabólico.

Ahondando en la búsqueda, resultó ser que el origen de la imagen modificada era una página de Facebook llamada «Ελληνο-Χριστιανικό Ethnostedon» (calmante étnico greco-cristiano), dedicada a la sátira social.

Además, la página había editado varios carteles antiguos de propagando para fijar un precedente.

Por ejemplo, el 11 de marzo de 2014, publicaron el siguiente fotomontaje, con el cartel de la misma película como modelo. Esta versión caricaturizaba al político de derechas Andonis Samarás, entonces primer ministro griego, como salvavidas ante la amenaza comunista:

Meme satírico de Ελληνο-Χριστιανικό Ethnostedon de 2014 sobre Samarás. «¡Neorufianes a las puertas! ¡¡Grecia los necesita!! MANIFESTACIÓN NACIONAL YA». En el cuchillo se puede leer «Samarás», apellido del entonces primer ministro.

La página también contenía otro fotomontaje, similar a un cartel que según los medios macedonios era para la manifestación de enero en Tesalónica:

Meme satírico de Ελληνο-Χριστιανικό Ethnostedon basado en un cartel anti-soviético de 1921. «SALVEN A NUESTRO PAÍS DE LOS EAM-ESLAVOS. Todos en la Torre Blanca el 21 de enero de 2018 a las 15:00». EAM hace referencia al Frente de Liberación Nacional, principal movimiento de la resistencia griega durante la ocupación de Grecia por las Fuerzas del Eje en la Segunda Guerra Mundial. Formado principalmente por el Partido Comunista Griego y otros grupos de izquierdas, el EAM empezó a ser perseguido a finales de 1944, momento que acabaría finalmente con la guerra civil griega.

Peero esta vez, tenía texto que ridiculizaba a Samarás, y se publicó el 9 de mayo de 2014.

Ambos fueron diseñados a partir de un cartel de propaganda contra los bolcheviques utilizado en Polonia en 1921. En la versión editada de 2018, la estrella roja –símbolo del comunismo– fue sustituida por el sol de la bandera de la República de Macedonia.

Cartel polaco contra los bolcheviques de 1921. El texto dice: “¿Quieres permitir que esto suceda a tu mujer e hijas? ¡Defiéndete contra el bolchevismo con todo tu poder!”.

“El calmante étnico greco-cristiano” no es el único de Europa Central y Oriental que utiliza estos afiches antiguos para el discurso político.

Por ejemplo, un periódico polaco realizó un montaje basado en ese cartel en un contexto antirruso en abril de 2017.

Y una revista denominada “Historia sin censura” publicó un fotomontaje en el que el rostro de un soldado violador del Ejército Rojo se parecía al del presidente ruso, Vladimir Putin. Aparentemente, su simbolismo es conocido en Polonia y posiblemente en otros países vecinos, como Ucrania.

“El problema es que estamos preparados para lo peor en cada uno”

El investigador de Truthmeter escribió un mensaje privado a los administradores de “Calmante étnico greco-cristiano” para decirles habían publicado dos creaciones suyas con información errónea, lo que provocó alboroto en la República de Macedonia. Un administrador respondió:

Humor through exaggeration. I think It is obvious for the Greeks. We choose to show posters that overemphasize the nationalistic and religious tendencies using a grotesque and old-fashioned background in order to deconstruct them. We are not nationalists, we are just joking. Thank you for your interest and sorry if you feel insulted.

Humor mediante exageración. Creo que es obvio para los griegos. Optamos por mostrar carteles que exageran las tendencias nacionalistas y religiosas utilizando un trasfondo anticuado y grotesco para desmontarlas. No somos nacionalistas, simplemente bromeamos. Gracias por su interés y disculpe si se ha sentido ofendido.

Por tanto, ¿qué hizo que muchos vieran discurso del odio en los carteles en vez de humor? En su comentario, Spyros Sofos pensó que se debió a la distancia entre griegos y macedonios:

the problem is we are so alienated from each other as peoples and as individuals that we are prepared to expect the worst in each other

El problema es que estamos tan distantes los unos de los otros como pueblo y como personas que esperamos lo peor del otro.

Zharko Trajanoski, analista de Truthmeter, destacó que probablemente la mayor parte del problema radica en los medios de comunicación macedonios: aparentemente atrapados en una paranoia nacionalista, presentaron los carteles como discurso de odio sin antes recurrir a la fuente y verificar el contexto en el que se publicaron y las intenciones del autor.

Después de que Truthmeter publicara su análisis, varios medios de la República de Macedonia lo volvieron a publicar o lo mencionaron, incluidos algunos que en un principio publicaron la información errónea. Sin embargo, ninguno se disculpó por engañar a sus lectores.

Y en Grecia, varios sitios web, como Ptisi Diastima y el sitio web contra los engaños Ellinika Hoaxes destacaron el análisis y elogiaron a Truthmeter por su trabajo de refutación.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.