¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ana Tele, o cómo aprender tártaro en línea

Скриншот стартовой страницы проекта "АНА ТЕЛЕ"

Captura de pantalla de la página de inicio del sitio Ana Tele.

[Artículo original publicado en ruso el 16 de agosto de 2016] Ya sabemos que Rusia es un país multinacional. El artículo 68 de la Constitución de la Federación Rusa señala que el ruso es el idioma oficial en el territorio federal. Por su parte, el artículo 2 de la Constitución establece que las distintas repúblicas que conforman la federación pueden establecer su propio idioma nacional. Lamentablemente, eso no supone que todos los representantes de los distintos pueblos de Rusia hablen de manera habitual su idioma materno.

En su obra “Cómo y por qué proteger los idiomas de los pueblos de Rusia”, los investigadores Konstantin Zamiatine, Аnnika Passanen y Yanne Saarikivi destacan que la situación de los idiomas nacionales en Rusia, sin llegar a ser catastrófica, sí genera cierta intranquilidad. Teoría y práctica no siempre van de la mano. En los hechos, de las 83 entidades de la Federación Rusa son muy pocas las que ofrecen enseñanza en su idioma nacional. En estas “escuelas nacionales”, las clases se imparten normalmente en ruso, y el idioma local queda relegado a las clases de aprendizaje de ese idioma, lo que impide que se puedan adquirir en la escuela competencias suficientes para hablar sobre actualidad o para acostumbrarse a escribir en ese idioma. Es habitual que la enseñanza de esos idiomas minoritarios se limite a unas pocas horas semanales, normalmente optativas y ofrecidas al acabar la jornada escolar. Si no se practica en casa, la forma en que se enseña en las escuelas no podrá impedir su desaparición. Por lo que respecta a recibir formación profesional en un idioma minoritario, resulta prácticamente imposible, salvo la formación que reciben los profesores que posteriormente se dedicarán a la enseñanza de ese idioma.

No obstante, los autores del libro destacan que en algunas regiones, la enseñanza de los idiomas minoritarios es mejor que en el resto de país. En las repúblicas del Tartaristán y de Baskortostán, existe escolarización en idioma local (tártaro y baskirio respectivamente) e incluso, en algunos centros, en idiomas de otras minorías como los maris y los udmurtos. Sin embargo, eso no impide que incluso en los lugares donde la enseñanza se puede llevar a cabo en otros idiomas distintos del ruso, muchos alumnos provenientes de minorías nacionales acudan a escuelas en las que las clases se imparten en ruso.

Muñeca con el traje nacional tártaro. Imagen ofrecida por el sitio russiandolls.ru.

Debe recordarse que una gran parte de los pueblos de Rusia vive fuera de su territorio nacional. Por tanto, no tienen ninguna posibilidad de aprender su lengua materna, ni siquiera como asignatura. En algunos casos, es aplastante la mayoría que vive en una república distinta a la de su nacionalidad: por ejemplo, el 60% de los tártaros y de los mordvinos.

Los datos de 2010 sobre el censo de población de Rusia muestran que la nacionalidad no siempre conlleva el conocimiento del idomas. El tártaro es el segundo en términos de distribución en la Federación Rusa, la domina el 6% de los rusos que hablan otros idiomas, y ocupa la tercera posición tras el ruso (99%) y el inglés (5%). En toda Rusia, el 68,5% de los tártaros hablan su propio idioma, si bien este conocimiento varía mucho de una región a otra del país. A la cabeza, las regiones administrativas del distrito federal del Volga: Tartaristán, república de Chuvasia, óblast de Penza, Mordovia, república de Mari-El, óblast de Nizhni-Nóvgorod, óblast de Astracán. El dominio del tártaro es superior al promedio en el caso de la población tártara, alcanza casi el 93% en el Tartaristán. Los que menos conocen su idioma nacional son los tártaros que viven en el distrito federal de Extremo Oriente (krai de Amur, región autónoma hebrea, krai de Kamchatka y de Primorie, óblast de Sajalín), en el norte (región autónoma de Nenetsia) y en las regiones occidentales (óblast de Kaliningrado). El último lugar lo ocupa el krai de Jabárovsk, donde solamente el 23% de los tártaros hablan tártaro.

Cuando en casa se habla el idioma nacional, resulta más sencillo, porque se aprenderá de manera natural desde la infancia. Pero ¿cómo se hace cuando nunca se ha estudiado el idioma materno y quiere aprenderse de adulto?

Precisamente a estas personas se dirige el proyecto al que se hace referencia en este artículo, proyecto desarrollado por la escuela de inglés EF English First y el Ministerio de Educación y Ciencia de la república de Tartaristán: la escuela de tártaro en línea Ana Tele (en tártaro, “lengua materna”), que se inició en febrero de 2013. La escuela se fundó a petición del presidente de Tartaristán, Rustam Nourgaliévitch Minnikhanov, tras las numerosas peticiones recibidas de los habitantes de Tartaristán, de otras regiones o de personas que vivían en el extranjero.

La escuela Ana Tele no se parece a otras escuelas tradicionales con pizarra, pupitres y libros. Es evidente que no puede aprenderse un idioma sin hacer ejercicios (en este programa, hay 3.000) pero Ana Tele dispone también de 54 vídeos, 10.000 grabaciones de audio y 5.000 fotos. Cada clase empieza con una lección en video y termina con un ejercicio relacionado con ese video, lo que permite afianzar las nociones aprendidas y evitar tener que hacer más ejercicios de vocabulario. Incluye también clases de conversación con el profesor, una opción de la que la propia escuela informa a los alumnos (por teléfono o correo electrónico). Destaca también la calidad del equipo técnico: en varios meses no han tenido ni un solo problema. Todo sin olvidar la comodidad que supone el poder practicar en cualquier lugar y en cualquier momento; solamente hace falta una conexión a Internet.

Es más, el éxito del proyecto ha traspasado las fronteras rusas:

¡Querido Rustam Nourgaliévitch! ¡Muchas gracias por el programa Ana Tele! Estoy aprendiendo tártaro desde Estados Unidos y me ayuda mucho.

Desde que se puso en marcha el proyecto más de 30.000 personas lo han aprovechado. La escuela acoge cada año a 10.000 nuevos usuarios. ¡Únete tú también! Рәхим итегез! (¡Bienvenido!)

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.