¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Anuncio de televisión antiislámico en los Países Bajos lleva a los holandeses a pedir más amor y menos odio

Screenshot of anti-Islam video

Captura de pantalla del anuncio político creado por el partido antiislámico neerlandés PVV de YouTube.

En la tarde del viernes 16 de marzo de 2018, muchos en los Países Bajos estaban frente al televisor viendo un anuncio electoral del Partido por la Libertad (PVV). Unas letras rojas en mayúsculas parpadeaban en la pantalla mientras sonaba una música estridente. “Islam es discriminación”, decía la primera frase. Mientras sonaba un redoble amenazante, palabras como “violencia”, “terror”, “odio a los judíos” y “odio a los cristianos” sustituían a “discriminación”.

El 21 de marzo se llevaron a cabo elecciones municipales en los Países Bajos. El video del partido PVV se emitió en el canal público NPO en una hora dedicada a los mensajes políticos. Casi inmediatamente, empezaron a llover quejas a la cadena pública. Muchos estaban sorprendidos de que se emitiera un video así. Otros se quejaban porque se emitió por la tarde.

Abdelkarim El-Fassi de Zouka Media escribió en Facebook:

…Je bent als kijker boos, verbolgen, woedend en verbaasd over hoe zoveel rabiate haat primetime via de NPO binnen heeft kunnen komen. In de ruimte waar je je het meest veilig waant: je eigen huiskamer. Midden op de dag. En de kans is groot dat je kleine het heeft gezien. Of je neefjes en nichtjes die mijlenver van je vandaan wonen en niet hebt kunnen beschermen tegen zoveel woede. Dat was mijn reactie althans; wat als Hamza, Yassin, Romaissa en Imraan hiernaar gekeken hebben?

Como espectador, te sientes enfadado, molesto, furioso y sorprendido al ver salir tanto odio furibundo de la cadena NPO. En la habitación donde te sientes más seguro: tu propia sala de estar. A media tarde. Y con la gran posibilidad de que tu pequeño lo haya visto. O tus sobrinos que viven lejos y a los que no pudiste proteger de tanta ira. Al menos, esa fue mi reacción. ¿Y si Hamza, Yassin, Romaissa e Imraan vieron esto?

Para responder a las quejas, el defensor del pueblo de la NPO dijo que la televisión pública no influye en los mensajes políticos:

Waar de grens ligt van wat toelaatbaar is, is in ons vrije land aan de rechter.

En un país libre como el nuestro, la frontera de lo que es tolerable la decide un juez.

Por otra parte, el primer ministro Rutte dijo:

Ik geloof dat ik hier het overgrote deel van Nederland representeer als ik zeg dat ik dit onsmakelijk vind.

Creo que represento a la mayoría de los neerlandeses cuando digo que esto es desagradable.

Sylvanna Simons, fundadora del partido político antiracista Bij1, escribió sobre el video:

Ik ben nog onverminderd misselijk van de haatpropaganda die de NPO gisteravond uitzond namens de PVV op een tijdstip dat ook argeloze kinderen ermee geconfronteerd kunnen worden.

En wat schetst mijn verbazing?

Geen nationale verontwaardiging?

Geen “onze joods-christelijke waarden die onder druk staan?”

Geen woord in de late night talkshows?

Helemaal niks.

Oh wacht. De afzender van het haatspotje mocht vanmorgen gezellig mee presenteren bij de ochtendshow van slapend Nederland.

Over poesjes en dierenliefde.

Meer dan ooit is mij duidelijk: in Nederland is de ene Nederlander de andere Nederlander niet.

Todavía estoy asqueada por la propaganda de odio que emitió, ayer por la noche, la cadena NPO en nombre del partido PVV durante una hora en la que podrían verlo niños inocentes.
¿Y qué pinta mi sorpresa?

¿Nada de indignación nacional?

¿Nada de “nuestros valores judeocristianos están en peligro”?

¿Los programas de entrevistas de la noche no dijeron ni una palabra?

Nada de nada.

Espera. El presentador del anuncio del odio podría estar todo cómodo con los neerlandeses dormidos mientras copresenta un programa de entrevistas matutino.

Hablando sobre gatitos y amor animal.

Más que nunca, creo que es evidente que en los Países Bajos un neerlandés no es igual a otro neerlandés.

En Twitter, Chantal Suissa-Runna, activista interconfesional, escribió:

He estado enferma, pero mi fiebre aumentó un grado más… el anuncio del PVV. Islam es esclavitud, mortífero, abuso animal… ¿qué mierda es esto? Como judía, no tolero esto. Los partidos populistas están usando a muchos judíos como un palo con el que golpear a los musulmanes.

¿Una demanda penal en el horizonte?

La polémica no es nada nuevo para Geert Wilders y para el partido que lidera.

Wilders ha sido condenado ya por discriminación dos veces. La primera vez por una serie de incidentes, como artículos, videos y discursos en público, y por difundir odio contra marroquíes, musulmanes y otras minorías no occidentales. El segundo delito fue el resultado de guiar a sus seguidores en cantos antimarroquíes durante un acto público.

En el video de arriba, Wilders habla a sus seguidores sobre las tres preguntas que definen el partido PVV. La primera pregunta que hace es: “¿Quieres más Unión Europea o menos?”. Sus seguidores cantan: minder, minder, minder (menos, menos, menos).

La siguiente pregunta es si quieren más partido laborista o menos. Antes de formular la tercera pregunta, Wilders dice que sabe que va a ser demandado penalmente por lo que va a decir, pero valora demasiado la “libertad de expresión” para no decirlo. Después, continúa preguntando: «¿Quieren más o menos marroquíes en esta ciudad y en el país?». Ciertamente, en el juicio del 2016, fue declarado culpable de incitar y animar a la discriminación.

¿Se repetirá la historia para Wilders esta vez? El partido Demócratas del Islam publicó en Facebook su intención de interponer una demanda contra él por el reciente anuncio de televisión:

“Wij roepen een ieder in dit land, moslim en niet-moslim, op om stelling te nemen tegen moslimhaat, xenofobie en andere vormen van onverdraagzaamheid.”

Pedimos a toda la población de este país, musulmanes y no musulmanes, que se pronuncien en contra del odio hacia lo musulmán, contra la xenofobia y otras formas de intolerancia.

No todo el mundo coincide en interponer una demanda. Abdelkarim El-Fassi de Zouka Media escribió en Facebook:

Er is in ieder geval één ding wat ik niet ga doen. En dat is aangifte. Been there, done that. Ik gun hem die rechtszaal niet meer. Ik gun hem geen podium waarmee hij uit de schaduw van (die andere engerd) Baudet kan stappen. Ik gun het bovenal logge instituties niet om over mijn lot te beschikken. We kunnen veel meer doen dan we denken. Door nieuwe verhalen te creëren, en met elkaar in gesprek te blijven. Gisteren was ik bij een debat. Vandaag gaf ik les aan scholieren. Ik zag in beide ruimtes hoe haat die ruimtes in kampen heeft verdeeld. Politici vlogen elkaar net niet in de haren. Scholieren voelen zich niet veilig om voor hun mening uit te komen.

Er is niets makkelijker dan een boodschap van haat via de treurbuis te projecteren op de samenleving. Maar het is toch echt aan ons om alle scheurtjes in de samenleving te stuken. Gewoon door dag in, dag uit, onze buren, wijk- en stadsgenoten tot nieuwe inzichten te brengen. Soms, door gewoon te zijn. En soms, door de spiegel voor te houden.

Dat is de grootste middelvinger die we hem kunnen geven. We doen het eigenlijk al. En moeten dat blijven doen. Elkaar elke dag weer vertellen dat zijn haat niet opgewassen is tegen de intrinsieke behoefte naar vrede; om samen te leven; om elkaar niet te haten; maar lief te hebben.

Er is geen andere weg.

Al menos, hay algo que no haré. Y es interponer una demanda. Ya he estado en esa situación y ya lo he hecho. Nunca más le concederé [a Geert Wilders] la sala del juzgado. No le voy a dar una plataforma para ayudarlo a salir de la sombra de Baudet (el otro asqueroso). [Thierre Baudet es el fundador del partido rival, populista, antiislámico y racista]. Sobre todo, no quiero encontrarme con las instituciones. Podemos hacer mucho más de lo que creemos. Creando nuevas historias y continuando con el diálogo. Ayer estuve en un debate. Hoy di clase a unos estudiantes. En ambas situaciones, observé que el odio había polarizado estos espacios. Parecía que los políticos se iban a rasgar las vestiduras entre ellos. Los estudiantes no se sentían cómodos para opinar.

No hay nada más fácil que usar la televisión para emitir un mensaje de odio, pero realmente depende de nosotros rellenar las grietas de la sociedad. Día tras día, debemos aportar nuevos conocimientos a nuestros vecinos, a los vecindarios y a los conciudadanos.  A veces, solo siendo normales. Y otras, sujetando un espejo para que se vean reflejados.

Esa es la mayor puñeta que le podemos hacer. Ya lo estamos haciendo. Tenemos que seguir haciéndolo. Todos los días, tenemos que decirnos que su odio será derrotado por la necesidad intrínseca de paz. Para vivir juntos, no para odiarnos, sino para amarnos.

No hay otra manera.

“Una clara doble moral” sobre identidad

Mientras que el mensaje extremista del vídeo de PVV es fácil de condenar, el racismo de cada día no es nada nuevo en los Países Bajos. En 2011, el primer ministro Rutte dijo:

We gaan er gewoon voor zorgen, dames en heren, dat we dat prachtige land weer teruggeven aan de Nederlanders, want dat is ons project!

Señoras y señores, vamos a garantizar que devolveremos esta preciosa tierra a los neerlandeses, ¡porque ese es nuestro proyecto!

Lo que muchos entendieron de sus palabras era que ser “neerlandés” excluía a los inmigrantes e incluso a los segundos, terceros o cuartos descendientes de inmigrantes no blancos.

La doctora Halleh Ghorashi ha escrito sobre la resistencia de la sociedad neerlandesa a hablar sobre el racismo en «Racism and ‘the Ungrateful Other’ in the Netherlands» (Racismo y “el otro desagradecido” en los Países Bajos).

Every reaction that acknowledges the insecure feelings of the “native Dutch” justifies the critique of migrant culture as well. Here we can observe a clear double standard: It is OK for the “native Dutch” to feel defensive and to protect their culture, but migrants are criticized for defending theirs. Migrants are seen as the ones who need to adopt or even assimilate into the new culture. Not many people would consider this asymmetric approach racist, since it is believed that the discussion is about culture and not about race (see also Schinkel on this). This begs the question of why the discussion of the culture of migrants focuses on how it needs to change, yet discussion of the culture of the “native Dutch” recognizes the reasons for a defensive attitude.

Cada reacción que manifieste la inseguridad de los “neerlandeses de nacimiento” justifica la crítica de la cultura emigrante. Aquí podemos observar una clara doble moral: está bien que los “neerlandeses de nacimiento” asuman una actitud defensiva y necesiten proteger su cultura, pero se critica a los emigrantes por proteger la suya. Los emigrantes son los que tienen que adoptar e, incluso, asimilar la nueva cultura. No muchos consideran este enfoque asimétrico del racismo, ya que se cree que la discusión es sobre la cultura y no sobre la raza (sobre este asunto, ver también Schinkel). Esto plantea un interrogante: ¿por qué el debate de la cultura de los emigrantes se centra en cómo tienen que cambiar, pero el debate sobre la cultura de los “neerlandeses de nacimiento” reconoce las razones de una actitud defensiva?

En su libro “White Innocence” [Inocencia blanca], la doctora Gloria Wekker escribe sobre cómo el racismo penetra en la sociedad neerlandesa, pero se sobreentiende y se ignora. Dice que la sociedad neerlandesa se ve como progresista y tolerante, y esto ciega a muchos que no ven el racismo inherente al sistema:

In that story we are a very progressive country. We are the champions of women’s liberation, liberation of gays and lesbians. We also like to tell ourselves that we are color blind and anti-racist. The thing is, if you ask people from the colonies or from Morroco or Turkey, this does not conform to their experiences.

En esta historia, somos un país muy progresista. Somos los campeones de la liberación de la mujer, de la liberación de gais y lesbianas. También nos gusta decirnos que no somos racistas. La cuestión es que, si les preguntas a las personas de las colonias, de Marruecos o de Turquía, esa visión no coincide con sus experiencias.

En esta pequeña charla, la vemos debatir sobre las formas en que se manifiesta el racismo en los Países Bajos.

¿A dónde se dirige el debate sobre el racismo en los Países Bajos?

El domingo 18 de marzo, 13 000 personas desafiaron el frío para manifestarse contra el racismo. Lo que está claro es que cada vez más personas, afectadas por las políticas racistas, crean plataformas para discutir y debatir, así como para comprometerse con el proceso político.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.