¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La intrerminable guerra de la esterilización en India

Captura de pantalla de un vídeo de YouTube.

Esta publicación es una recopilación de tres artículos escritos por Madhura Charkraborty y Alankrita Anand, cuyos originales aparecieron en Video Volunteers, premiada organización de medios internacionales con sede en India.

India tiene una historia oscura de control de la población financiado por el Estado y dirigido a los más pobres. Desde 1975, el año de “la Emergencia”, cuando 6,2 millones de hombres fueron esterilizados a la fuerza en una acción muy criticada, el peso de reducir la fertilidad ha recaído directamente en las mujeres. Los corresponsales de la comunidad de Video Volunteer informan sobre el aumento de casos de esterilizaciones de mujeres pobres realizados en centros de salud gubernamentales sin su consentimiento.

Entre 2013 y 2014 se llevaron a cabo 4 millones de esterilizaciones en India, de las cuales solo 100.000 se realizaron en hombres. Es importante recordar que India invierte en la esterilización un 85 % del total del presupuesto de planificación familiar. En 2014, 15 mujeres del estado de Chhattisgarh fallecieron a causa de esterilizaciones mal realizadas en campos del gobierno.

En India rural, aparte de la píldora anticonceptiva (4.3%), las histerectomías fueron más populares a partir de 2015 y 2016, en comparación con el 2.8% de 2005 y 2006. El uso de la píldora en India rural excede el de las áreas urbanas (3.6%). En toda India, la píldora fue también el método más abandonado (11.2%) por sus efectos secundarios y preocupaciones por la salud.
————-
En 2015, el 82 % de las mujeres esterilizadas se sometieron al tratamiento en centros dirigidos por el Gobierno. De quienes utilizaron píldoras anticonceptivas, más de la mitad (54 %) fueron a un centro privado. Para la planificación familiar, el Gobierno destina el 85 % de sus fondos a la esterilización, un 13,5 % al material, a los sueldos; y un 1,5 % a otros métodos.

La información anterior ofrece un retrato general del modo en que el Gobierno indio concibe y trata a la mujer. Veinte años después de la plataforma de acción de Pekín, organizada por Naciones Unidas Mujeres y que supuso un cambio del “control de la población” a un discurso centrado en la “elección” y en la “salud reproductiva”, poco ha cambiado para las mujeres indias. En 1991, Deepa Dhanraj realizó el documental Something Like A War, donide una cámara entra a habitaciones de hospital donde los médicos presumían tranquilamente de haber realizado centenares de esterilizaciones por día y mujeres, con poca anestesia, donde las sujetaban y amordazaban para que no gritaran durante el proceso.

No obstante, sí que ha cambiado algo desde entonces: los esquemas para el control poblacional se dan bajo la forma de “salud maternal”, término que incluye la “elección” de la mujer en salud reproductiva como parte del Janani Suraksha Yojana. Las destinatarias de estos esquemas siguen siendo mujeres pobres que viven bajo la línea de pobreza en aldeas y suburbios, donde muchas pertenecen a comunidades en minoría, como los dalits; las que no pueden permitirse un sistema de salud privado.

Usha Patel, corresponsal de la comunidad Video Volunteers informa:

En el video anterior se debate que un insignificante 0,3 % de los hombres sufren la esterilización, mientras que en el caso de las mujeres el porcentaje es de un 36 %. ¿Por qué? Nandu, de 35 años y natural de Uttar Pradesh, cree que los hombres no deberían someterse a la esterilización al llevar a cabo tareas “duras”, mientras que las mujeres realizan tareas “normales”. Su mujer, Manju, lo defiende.

Este video muestra las terribles condiciones de la atención médica materna en India, donde cada hora mueren cinco mujeres al dar a luz.

En 2015, un periodista informó sobre las condiciones de una sala de partos en uno de los principales hospitales universitarios gubernamentales en Calcuta, una metrópoli. A las mujeres de la sala de partos, médicos y enfermeros las regañaban y abofeteaban por hacer ruido. El problema de dirigir todo a mujeres marginadas, desde partos en centros institucionales a esterilizaciones y aplicaciones no consentida de inyecciones anticonceptivas Depo-Provera, es que se pueden extraer muchos parecidos entre la actitud de India para con la reducción de la fertilidad y los campos de esterilizaciones forzosas bajo Sanjay Gandhi. Muchos creen que las políticas indias tienden solo a controlar el número de hijos que tienen los más pobres.

Y existen ejemplos de violaciones impactantes de los derechos reproductivos de las mujeres. En India, el uso de anticonceptivos masculinos ha seguido disminuyendo drásticamente durante la última década, con un descenso del uso del condón en un 52 %. No obstante, los anticonceptivos femeninos siguen recibiendo aún apoyo del Gobierno mediante políticas como la Misión de Salud Nacional y acciones sobre el terreno.

Bikash Barman, corresponsal de la comunidad Video Volunteers, informa que la mayor parte de mujeres embarazadas de la aldea de Kalpani (distrito de Cooch Behar, Bengala del Norte) evitan ir al hospital por miedo a que les coloquen dispositivos intrauterinos.

En el video, una de las 30 mujeres que dieron a luz en el centro de salud estatal y a la que le implantaron a la fuerza un anticonceptivo intrauterino, dijo:

No, I was not willing to have a copper-T inserted.

No, yo no quería que me colocaran un dispositivo intrauterino.

Las investigaciones demuestran que con aumento de la autonomía femenina, por ejemplo, se logra un comportamiento más saludable entre las mujeres. Incentivar la postergación del embarazo es más efectivo que la esterilización para reducir la tasa de natalidad. Sin embargo, esto implica cambiar la actitud patriarcal hacia la mujer y la visión por parte de la sociedad. Cambiar su actitud en el hogar y en las instituciones es una tarea enorme que no se puede documentar con publicaciones de objetivos numéricos como las muertes maternales. Hasta que se pueda introducir este cambio en la política lingüística, seguirán tratando a las mujeres como conejillos de Indias.

Los corresponsales de la comunidad de Video Volunteers provienen de comunidades marginadas de India y producen vídeos o historias silenciadas. Estas historias son “noticias de quienes las viven”. Ofrecen un contexto hiperlocal para cubrir los derechos humanos y los retos del desarrollo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.