¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En el Día Mundial de la Salud, países africanos de este a oeste luchan por una mejora en servicios de salud

Mujeres desplazadas internamente en un punto de distribución en el campo de Salama en Galcaio, Somalía (región de Mudug afectada por la sequía). 10 de septiembre de 2017. Foto de Faaris Adam, usada con autorización.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró 70 años el sábado 7 de abril de 2018, en el Día Mundial de la Salud, mientras los países africanos continúan luchando por mejorar sus servicios de salud, muchas veces con graves crisis sanitarias que casi no llegan a las noticias.

Las deficientes condiciones sanitarias de países como Somalía en África Oriental y Nigeria en África Occidental contradicen los principios fundamentales de la OMS:

The enjoyment of the highest attainable standard of health is one of the fundamental rights of every human being without distinction of race, religion, political belief, economic or social condition.

El acceso a un servicio de salud de calidad es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, creencia política o condición económica o social.

La crisis de la salud mental se agrava en Somalía

Debido al duradero trauma de la guerra civil en Somalía, la salud mental es un problema considerable agravado por la falta de instituciones de salud pública que traten las enfermedades psiquiátricas. Somalía es uno de los países con el índice más alto de problemas de salud mental. Según un informe de la OMS, aproximadamente uno de cada tres somalíes sufren de alguna enfermedad mental.

Estas personas deben hacer frente a manifestaciones extremas de estigma social, como aislamiento intencional, restricción y encarcelamiento, debido a que la sociedad teme que puedan lastimar a otras personas o a ellos mismos.

Warsame, ganadero que vive en la zona rural de la región de Mudug, cuenta:

[a] 42-year-old took his sister to the clinic to find a treatment after being ill for years, Safiya had been ill for two years, and I decided to take her to the patient care center in Galkayo.

[un hombre] de 42 años llevó a su hermana a una clínica para conseguirle un tratamiento luego de que estuviera enferma por años, Safiya había estado enferma por dos años, así que decidí llevarla al centro de cuidados de Galcaio.

En el país hay, muy pocos centros que traten a las personas con enfermedades mentales, y el estado en el que se encuentran estos centros es altamente inadecuado, ya que suelen ser demasiado pequeños para conseguir suficientes medicamentos para los pacientes.

Ahmed Bali, enfermera psiquiátrica del Centro de Salud Mental de Galcaio, la única institución en Galcaio que trata personas con enfermedades mentales, explica:

This center is public and is built by the community, and patients are all women and not charged for the services that we provide including accommodation and foods but the patients’ medicines are purchased.

Este centro es público y está hecho para la comunidad, las pacientes son todas mujeres y no se les por cobra los servicios que les brindamos, que incluyen el alojamiento y las comidas, pero los medicamentos de las pacientes deben comprarse.

Bali agrega que en la cultura somalí, a las personas con enfermedades mentales se les llama “Ninka Waalan” (loco en somalí), y que los niños suelen insultarlos y tirarles piedras.

Juventud nigeriana sufre por adicción a las drogas y falta de médicos

De acuerdo a informes recientes, Nigeria sufre actualmente de dos grandes problemas sanitarios: la amenaza del abuso de sustancias y la fuga de cerebros de los profesionales de la salud hacia los países occidentales.

Los nigerianos han sido testigos de un incremento considerable de la dependencia a sustancias, especialmente entre los jóvenes. Según el académico nigeriano Umar Lawal Yusuf y sus colegas, el abuso de sustancias es:

a disorder that is characterized by a destructive pattern of using a substance that leads to significant problems or distress. Teens are increasingly engaging in prescription drug abuse, particularly narcotics (which are prescribed to relieve severe pain), and stimulant medications, which treat conditions like attention deficit disorder and narcolepsy. Drug abuse or drug dependence (as preferred by the world health organization), is defined as ‘a state of psychic or physical dependence, or both on a drug, following administration of the drug on a periodic or continuous basis.’

un transtorno caracterizado por un patrón destructivo de uso de sustancias que conduce a problemas o angustia significativos. Los adolescentes abusan cada vez más de las drogas de prescripción, particularmente narcóticos (que son prescritos para aliviar el dolor intenso), y medicamentos estimulantes, que tratan enfermedades como el trastorno de déficit de atención y la narcolepsia. El abuso de sustancias o la dependencia de sustancias (término preferido por la Organización Mundial de la Salud) se define como ‘un estado de dependencia psíquica o física, o ambas, a una droga, seguido por la administración de la droga de manera periódica o continua’.

El estudio demuestra que el abuso de sustancias varía, pero que las más comunes mencionadas en la investigación de Yusuf son: alcohol (ginebra ilegal o cerveza), cocaína, nicotina, fenciclidina (conocida comúnmente como PCP, su abreviatura en inglés) y sedantes o ansiolíticos.

Además, algunos jóvenes nigerianos han comenzado a abusar de las drogas de prescripción:

Everyday, over a 500,000 bottles of codeine are consumed by young Nigerians across the country, same with the intake of tramadol, rohypnol, marijuana, and other opioids, an alarming trend that has subtly eaten deeply into the Nigerian fabric with children of all classes having a field day abusing these drugs. But parents, stakeholders and the society continue to live in self-denial as a time bomb waits to explode.

Todos los días, los jóvenes nigerianos de todo el país consumen más de 500,000 botellas de codeína, y de igual forma consumen tramadol, flunitrazepam, marihuana y otros opiáceos, moda preocupante que sutilmente ha calado hondo en la sociedad nigeriana, en la que niños de todas las clases abusan de estas drogas. Pero los padres, interesados y la sociedad en general siguen negando el problema mientras una bomba de tiempo se prepara para explotar.

Informes recientes revelan que “se consumieron por día más de tres millones de botellas de codeína en jarabe en los estados de Kano y Jigawa” en el norte de Nigeria.

Este video de Facebook publicado por Tony Rapu muestra a un grupo de nigerianos que se inyectan heroína en el cuerpo en Lagos, Nigeria [advertencia: video gráfico]. Los jóvenes nigerianos incluso “mezclan alcohol desnaturalizado y coca [Coca] para drogarse”:

Mixing this spirit with coke might douse the bad taste but it doesn’t change the fact that in a bid to get high, young people are slowly doing irreparable damage to their own bodies. Drug abuse has now become a hydra-headed monster. As appealing as the idea of placing stringent rules on the sale of drugs may seem, it is too obvious that it does nothing to solve the problem.

Mezclar este alcohol con Coca Cola puede inhibir el mal sabor, pero no cambia el hecho de que, en un intento por drogarse, los jóvenes están dañando lenta e irremediablemente sus cuerpos. El abuso de sustancias se ha convertido en un monstruo de varias cabezas. Aunque suene tentadora la idea de aplicar reglas estrictas a la venta de sustancias, es más que obvio que no logrará resolver el problema.

Dios ¿qué le pasa a esta generación?

Pero el abuso de sustancias no es el único problema — tampoco hay suficientes médicos para tratarla. El Consejo Médico y Dental de Nigeria está habilitado para registrar doctores, pero se desconoce el número exacto de profesionales que ejercen en Nigeria.

Algunos informes afirman que en Nigeria están registrados “aproximadamente 80,000 doctores y dentistas incluido el personal formado en el exterior”.

Sin embargo:

out of these 80,000, there are some people who are dead, some have left the country, some no longer working as doctors and some have stopped renewing their practicing licences. Some of the older doctors have been given a ‘life time practicing certificate.’

de estos 80,000, algunos están muertos, otros se fueron del país, algunos otros ya no trabajan como doctores y otros han dejado de renovar sus matrículas. A doctores de mayor edad se les ha otorgado una ‘matrícula de por vida’.

Lo que es peor, muchos doctores nigerianos se están yendo al Reino Unido o Estados Unidos en busca de mejores oportunidades laborales. Ya en el 2015, Nigeria sufría la falta de doctores calificados, según la relación médico/paciente recomendada por la OMS

The World health Organisation (WHO) standard ratio is one doctor to a community of about 600 people while the nurses ratio stood at one nurse to four patients and one environmental officer to 8,000 people.

La relación estándar de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de un doctor para una comunidad de 600 personas, mientras que la relación de enfermeros permanece en un enfermero cada cuatro pacientes y un oficial ambiental cada 8,000 personas.

Folashade Ogunsola, profesor de la Asociación de Colegios de Medicina de Nigeria, estima que:

We will need about 237,000 medical doctors and we have about 35,000 working in the country today.

Necesitaríamos alrededor de 237,000 médicos y tenemos trabajando en nuestro país aproximadamente 35,000.

Una encuesta titulada Emigración de los Médicos Nigerianos, realizada por NOIPolls and Vigía Sanitaria de Nigeria, interrogó a 705 doctores que residen en el país y en el exterior, y a 26 médicos que participaron de las encuestas exhaustivas.

Algunos de los principales hallazgos son preocupantes:

A large proportion (83 percent) of doctors who filled the survey and are based abroad are licensed in Nigeria, indicating that they had completed their medical education in Nigeria before departing beyond the shores of Nigeria.

All respondents (100 percent) to the survey know medical doctors who presently reside in Nigeria, who are currently seeking work opportunities abroad. Furthermore, about one in two (48 percent) have between five to 15 friends and colleagues working in the medical profession who moved out of the country within the last two years.

Almost nine in 10 respondents (88 percent) disclosed they are seeking work opportunities abroad. Most respondents cited high taxes and deductions from salary (98 percent), low work satisfaction (92 percent), and poor salaries and emoluments (91 percent) as challenges doctors face that make them consider moving abroad.

The United Kingdom and the United States are the top destinations where Nigerian medical doctors seek work opportunities.

Improved remuneration (18 percent), upgrade all hospital facilities and equipment (16 percent), increase healthcare funding (13 percent), and improve working conditions of health workers were the top suggestions respondents proffered in mitigating the challenges doctors are facing.

Un gran porcentaje (83%) de los doctores que completaron la encuesta y que viven en el exterior están matriculados en Nigeria, lo que indica que han completado su educación médica en Nigeria antes de partir a otros países.

Todos los encuestados (100%) conocen médicos que residen actualmente en Nigeria que están buscando trabajo en el exterior. Además, aproximadamente uno de cada dos (48%) tienen entre cinco y 15 amigos y colegas que trabajan en la profesión médica que emigraron a otros países en los últimos dos años.

Casi nueve de cada 10 encuestados (88%) respondieron que están buscando trabajo en el exterior. La mayoría de los encuestados mencionó los impuestos altos y la reducción del salario (98%), la baja satisfacción laboral (92%) y los bajos ingresos y remuneraciones (91%) como desafíos que enfrentan los doctores que influyen en la decisión de mudarse al exterior.

Los principales destinos en los que los médicos nigerianos buscan oportunidades laborales son el Reino Unido y Estados Unidos.

Remuneración más alta (18 %), instalaciones y equipamiento hospitalarios más modernos (16%) , mejor financiación del servicio de salud (13%) e incremento en las condiciones laborales de los trabajadores de la salud fueron las principales sugerencias que brindaron los encuestados para mitigar los desafíos que enfrentan los médicos.

Akinola Olabisi,doctor que emigró recientemente al Reino Unido, explica por qué decidió irse de Nigeria:

I considered the working conditions in Nigerian hospital where I initially worked as unsuitable. I had to cope with hectic working conditions made more difficult by the lack of basic hospital equipment, hostile working atmosphere, and measly salaries that were unpaid for several months. I was also not particularly motivated by the oppressive style of medical mentoring in many postgraduate training institutions. I do not intend to come back to settle in Nigeria.  Poor remuneration tops the list of my reasons for leaving. The vast majority of Nigerian doctors earn so little compared to their counterparts in other African countries. It is shameful to hear what some doctors are paid, especially in the private hospitals. Also, hospitals are unacceptably short-staffed and the available hands are severely overworked. This undoubtedly takes its toll on productivity and quality of health care.

Las condiciones laborales del hospital en el que trabajé inicialmente en Nigeria me parecieron inadecuadas. Tuve que soportar condiciones de trabajo caóticas, además de la falta de equipamiento hospitalario básico, una atmósfera de trabajo hostil y salarios míseros que no se pagaban por meses. Tampoco me sentía particularmente motivado por el estilo opresivo de muchas instituciones de formación de posgrado. No tengo pensado volver para establecerme en Nigeria. La principal razón por la que decidí irme es la baja remuneración. La mayoría de los médicos nigerianos gana muy poco comparado con sus pares de otros países africanos. Además, los hospitales no tienen el personal suficiente y el personal trabaja más de lo que debería. Sin duda, esto afecta la productividad y la calidad del sistema de salud.

Ya sean las enfermedades psiquiátricas y la estigmatización en Somalía, la creciente epidemia de abuso de drogas de la juventud nigeriana o el éxodo de los doctores nigerianos a Occidente, el estado de la salud en todo el continente sigue siendo precario.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.