- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Corte rusa anuncia la prohibición de Telegram y los usuarios se muestran desafiantes, divertidos… y preocupados

Categorías: Europa Central y del Este, Rusia, Censura, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, RuNet Echo

Rusia prohíbe Telegram; composición de RuNet Echo.

El 13 de abril de 2018, una corte de Moscú ordenó la prohibición de la aplicación de mensajería Telegram [1]. El ministro de Telecomunicaciones, Alexey Volin, aseguró al público que quienes quieran seguir utilizando la aplicación “van a encontrar maneras de evitar la prohibición”. En un momento pocas veces visto de consenso con las autoridades rusas, muchos usuarios de Telegram estuvieron de acuerdo.

Si bien Telegram fue concebida como una aplicación de mensajería similar a WhatsApp, ganó popularidad en Rusia por los “canales”, plataforma de blog que podría ubicarse entre Twitter y Facebook  y que en seguida atrajo a los comentadores políticos, periodistas y funcionarios. Además, los canales de Telegram son un negocio en crecimiento [2]: su uso en guerras políticas y corporativas está muy difundido. El año pasado, Vedomosti [3], periódico de negocios ruso, declaró [4] que las anuncios políticos (o las filtraciones dañinas) en los canales más populares de Telegram costarían unos 450 000 rublos (7 500 dólares estadounidenses)

No obstante, Pavel Durov, director general de Telegram, se negó en reiteradas ocasiones y públicamente a cumplir con la solicitud de las claves de cifrado del servicio de mensajería [5] por parte de los servicios de seguridad rusos.

A medida que la batalla entre Telegram y las autoridades rusas, que ya lleva un año, llega a su fin con la decisión de bloquear la aplicación, las reacciones al anuncio fueron intensas.

“¡Al fin, Rusia se convirtió en la segunda economía más importante del mundo después de China! Al menos, en lo que respecta al campo de bloquear de forma permanente Telegram”, escribió [6] Kristina Potupchik, exfuncionaria de prensa de un movimiento juvenil a favor del Kremlin.

Otros canales tomaron una posición más desafiante y alentaron a sus seguidores a buscar formas de burlar el bloqueo.

“¡Nos bloquean pero nos haremos más fuertes!”, declaró [7] el autor de “El Ciervo de Nizhni Nóvgorod”, canal dedicado a las políticas de la región Nizhni Nóvgorod.

Como tantos otros canales, “El Ciervo de Nizhni Nóvgorod” publicó enlaces a instrucciones para burlar el bloqueo mediante una red privada virtual (VPN, por sus siglas en inglés). “A no ser que seas una abuela, vas a poder hacerlo muy fácilmente y rápido”, agregó.

Sin embargo, no todos están de acuerdo que burlar una prohibición gubernamental resulta ser algo tan sencillo:

Cuando estudiaste las artes liberales y ahora intentas comprender como funcionan las redes de Telegram.

Los canales que se dedican a la política rusa y el funcionamiento interno del Kremlin (y que se encuentran entre los más populares de la plataforma) también reclamaron que no estaban preocupados por la prohibición.

“Un 85 % de los usuarios instalaron una VPN en las últimas 24 horas. Si aún no lo hiciste, te dejamos las instrucciones”, compartió [10] el canal “Karaulny” (el centinela) a su más de 66 000 seguidores.

El dueño de “Nezygar” (“No Zygar”, un juego de palabras con el nombre de Mikhail Zygar, político y periodista ruso, autor del libro Todos los hombres del Kremlin), uno de los canales políticos más importantes con 133 000 seguidores, le informó [11] al medio de comunicación ruso que la prohibición “confirma la condición de Telegram como plataforma independiente”.

“'Nezygar’ permanecerá en la plataforma y no se moverá a otra”, agregó.

Otros usuarios tomaron caminos distintos. Sergey Boyarskiy, el representante del partido gobernante “Rusia Unida”, publicó en Twitter un video en el que se lo ve cómo borra dramáticamente Telegram de su teléfono:

Apoyo la decisión de la corte. Me atengo a las leyes de la Federación Rusa.

Ramzan Kadyrov, líder dictador de Chechenia bloqueado de Instagram [14] desde diciembre de 2017, también declaró que no intentará evitar el bloqueo. En vez, Kadyrov le dijo [15] a la agencia de prensa rusa TASS que se pasaría a Mylistory, oscuro clon de Instagram desarrollado en Chechenia.

Otros contendientes en la carrera por la captación de los usuarios de Telegram son Viber y TamTam, dos aplicaciones de mensajería que también enfatizaron la posibilidad de utilizar “canales”. TamTam, que pertenece al gigante digital ruso Mail.ru, oportunamente colocó avisos [16] en tres diarios financieros rusos el mismo día en que se anunció el bloqueo de Telegram. En los anuncios de página completa de Vedomosti y Kommersant se podía leer lo siguiente:

“Por las dudas, aquí estamos”. En el Business Petersburg apareció un aviso más sofisticado que anunciaba: “Canales dos mil veces más importantes que los de Petersburgo”, una referencia a los numerosos canales de la ciudad, puesto que en ambos casos se utiliza la misma palabra en ruso.

Vkontakte, la red social más popular de Rusia, también anunció [17] un programa para proporcionar canales como los de Telegram, con más de mil suscriptores que están listos para cambiarse a esa red.

No obstante, no todos los usuarios de Telegram tienen la esperanza de que la aplicación sobreviva al bloqueo. El dueño del canal que siguen más de 142 000 personas, “Cello Case” (un guiño al amigo de toda la vida del presidente Putin, el conocido chelista Sergey Roldugin [18], que se hizo inexplicablemente multimillonario de acuerdo a los Panama Papers), declaró [11] en el medio de comunicación RBC que la cantidad de visitas podría reducirse a la mitad si el bloqueo se lleva a cabo.

“Mash”, un canal de noticias con más de 280 000 seguidores creado por el exdirector del imperio mediático afín al Kremlin Life, escribió en Telegram [19] que continuaría publicando en la aplicación, pero además compartió en qué otras redes sociales en las que están presentes.

“Todos los administradores más importantes sienten tristeza”, le dijo [20] al canal de noticias 360 el dueño del canal “Akitipol” (la palabra “política” en ruso pero al revés), canal que cuenta con más de 15 000 seguidores.

Hasta el momento, Telegram sigue disponible en Rusia, si bien algunas fuentes han informado [21] a la agencia de noticias Interfax que el bloqueo entraría en vigencia el 16 de abril.