¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Comunidad LGBT de Trinidad y Tobago se expresa sobre decisión judicial sobre ley de “sodomía”

Camiseta con el gráfico “Pride” (Orgullo) en la marcha por los derechos de los gays en Puerto España, Trinidad, el 9 de abril de 2018. Foto by de Brendon O'Brien, usada con autorización.

En enero de 2018, empezó a circular en WhatsApp un mensaje de texto que avisaba que la ley de sodomía de Trinidad y Tobago “podía ser derogada el 12 de abril, lo que ponía a Jamaica y otras islas del Caribe bajo presión de derogar las suyas”.

El 12 de abril de significativo porque era la fecha en que la Corte Suprema resolvería el caso de Jason Jones con el fiscal general de Trinidad y Tobago. Jones, que nació en Trinidad y vive en el Reino Unido, es un activista de derechos LGBT, ha estado intentando una acción bien publicitada para retirar la cláusula de sodomía de la ley de deiltos sexuales del país, con el argumento de que es inconstitucional.

Como muchos países caribeños, la ley de Trinidad y Tobago todavía penaliza el acto del sexo anal, y quienes defienden principios religiosos conservadores a menudo lo mezclan con penalizar la homosexualidad, aunque la ley claramente establece que “‘sodomía’ significa coito anal de un hombre con un hombre o de un hombre con una mujer”. Pese a significativos avances en derechos de los gays en países como Belice, esto ha sido un bastante fácil hecho consumado en una región conocida por su homofobia.

Pero el pedido de Jones puso el tema en la atención del público otra vez –y algunas personas se están echando hacia atrás. Para marzo, quienes están contra la derogación de la ley repartían volantes en el Parlamento del país con el titular: “Toma una posición a favor de la familia”. Luego afirmaba que “cuando la homosexualidad sea legal, se enseñará como algo normal en todas las escuelasm en todos los niveles, a nuestros niños” y llevará a que “nos obliguen a adoptar derechos de los gays”. “Dile no al programa de los LGBTQI”, reconvenía, “Dile no a la indecencia, dile sí a la familia natural”.

El volante también se difundió en medios sociales. En Facebook, Rhoda Bharath replicó:

I'm not re posting their ignorant flyer….but any person who dares to tell me what I can and cannot do with my genitals as an adult needs to take several seats.

No voy a reproducir su ignorante volante… pero cualquiera que se atreva a decirme lo que no puedo hacer con mis genitales como adulta tiene que quedarse bien al margen.

Pero ciertamente no se quedaron al margen. El 6 de abril de 2018, miembros de diversos grupos religiosos, bajo el ONG “T&T Cause”, marcharon por Puerto España, capital de Trinidad, mientras pedían al Gobierno que mantuviera las cosas como estaban.

De la protesta, Marissa Sue comentó en Facebook:

Could Jesus plzzzzz COME BACK NOW??!! Could the rapture plzzzzz happen now so that we could finally be free of the holier-than-thous, before they think that they can impose their own rigid beliefs & sick bullshit on a multicultural society & system of varied beliefs & belief-syst….oh waittttt! Too late!

¡¡¿¿Podría Jesús regresar, por favor??!! ¿Podría el éxtasis ocurrir ahora para que podamos finalmente quedar libres de los más “santos que ustedes”, antes de que piensen que pueden imponer sus rígidas creencias y basura enferma en una sociedad multicultural y un sistema de creencias vari….? ¡Oh, esperen! ¡Muy tarde!

El sitio web satírico Late O'Clock News también se burló:

Meme de Late O'Clock, que dice: “Pastor desea condena eterna a los gays, pero en realidad no los odia ni nada”. De amplia difusión en medios sociales.

Tres días después, el 9 de abril, miembros de la comunidad LGBT local, junto con ciudadanos que apoyan la revocatoria de la cláusula de sodomía, realizaron su propia protesta de respuesta. Brendon J. O'Brien, defensor de justicia social, publicó fotos de la manifestación, y explicó que “defiende un Trinbago libre e igual”.

O'Brien habló con Global Voices sobre la marcha, y agregó:

As someone involved in the church, it's terrifying to see how people are willing to weaponise faith to spew hate, or even ambivalence, towards people who love differently than them. Changing this law isn't even about faith, or what particular people believe. It's about maintaining the freedom, safety and dignity for every single Trinidadian, regardless of who they love or how they express that love.

Como alguien relacionado con la iglesia, es aterrador ver cómo la gente está dispuesta a convertir la fe en un arma para lanzar odio, o hasta ambivalencia, hacia quienes aman diferente. Cambiar esta ley ni siquiera es sobre fe, o lo que alguien creen. Es sobre mantener la libertad, seguridad y dignidad para todo trinitense, independientemente de a quién amen o cómo expresen ese amor.

El poeta Andre Bagoo también se expresó:

The buggery law affects all of us […] Which right-thinking citizen cannot but be affronted by the law’s unjustifiable incursion into matters that should properly be left to the will of consenting adults behind closed doors?

Time and again we are told that gay citizens are equal and that none should be discriminated against. Yet to date our Parliamentarians […] have not amended the Equal Opportunity Act that allows a boss to fire a worker because they are gay. Nor have they repealed the Immigration Act that bans the entry of homosexuals. Nor the criminal statutes with their range of archaic, colonial-era provisions. The problem is not the law. The problem is our culture of hate condoned by those who rely on us for their authority. The problem is the willingness of the powerful to allow the dignity of the few to be trammeled upon under the dubious belief that might is right.

No more.

La ley de sodomía nos afecta a todos […]. ¿Qué ciudadano de bien no se siente agraviado por la injustificable intromisión de la ley en asuntos que deben dejarse a la voluntad de lo que los adultos consienten tras puertas cerradas?

Una y otra vez, nos dicen que los gays son iguales y que nadie debe ser discriminado. Pero hasta ahora, nuestros parlamentarios […] no han reformado la ley de igualdad de oportunidades que permite a un jefe despedir a un trabajador porque es gay. Ni han derogado la ley de migración, que prohíbe la entrada de homosexuales. Ni los estatutos penales con sus disposiciones arcaicas, de la era colonial. El problema no es la ley. El problema es nuestra cultura de odio promovida por quienes dependen de nosotros por su autoridad. El problema es la voluntad de los poderosos de permitir que la dignidad de pocos quede trabada por la dudosa creencia de que poder es [tener la] razón.

Nada más.

Este enfoque de “poder es razón” ha sido derrotado en medios sociales y convencionales. En el grupo público de Facebook NEWSHound, Leslie-Ann Boisselle publicó un artículo de opinión de Ryan Hadeed, que criticaba bashed a gobiernos anteriores y actuales por “[hacer] falsas promesas” a la causa LGBT, “pero terminó sin tener la voluntad política de abordarla directamente”.

Comparando el asunto con la controversia en torno a la recién abolida ley de matrimonio infantil, el artículo también lamenta la “retorcida lógica” del fundamentalismo religioso:

Religion must not trump reason when it comes to basic human rights. […] Legislative fortitude is lacking when it comes to protecting the rights of gay citizens. And the issue is instead being left up to the courts to determine whether the before-mentioned law is unconstitutional. […] Even if the law has never been enforced, as long as it remains on the books it labels some of our citizens as criminals due to their sexual orientation. That notion cannot be allowed to continue.

La religión no debe pasar por encima de la razón cuando se trata de derechos humanos básicos. […] Falta fuerza legislativa cuando se trata de proteger los derechos de los ciudadanos gays. Y en cambio, el asunto se deja a los tribunales para determinar si la ley mencionada es inconstituvional. […] Aunque la ley no se haya aplicado nunca, en tanto siga en los libros que califican a algunos ciudadanos como delincuentes por su orientación sexual. No se puede permitir que esa noción continúe.

Tal vez el poesta Shivanee N. Ramlochan resumió el meollo del debate más elocuentemente:

Because many of my people put their bodies in public space today, holding signs, asking questions, daring, and showing up — because of that, I'd like to affirm that my politics is queer. […]

Queer like church on Sunday morning, when everyone calling the smooth-skinned soloist a bullerman behind his back is shedding tears from the majesty of the notes he ascends. Queer like nobody giving him a drop home to Talparo after, but praising his praisesong over their macaroni pie and callalloo, with fresh salad. […]

Queer like you wouldn't believe, but know you're actually too smart to disbelieve, and one day that same lack of belief will catch you around your own throat like a lasso, and maybe don't be surprised if you bleed a rainbow.

Queer like there was gayness here before Columbus was a thought in his father's genealogy. The kind of LGBTQ+ that doesn't get discovered. The kind that was always here, on these islands, never once thinking to ask permission. The kind that will still be here, with or without the kind civil condescension of law.

Queer like family. Queer like home. Queer like complication. Queer like desire. Queer like the privacy of your bedroom, and beyond it.

Porque muchos de mi pueblo pusieron sus cuerpos en el espacio público hoy, con carteles, con preguntas, retadores y presentes — por eso, me gustaria afirmar que mi política es gay. […]

Gay como la iglesia los domingos en la mañana, cuando todos los que llaman maricón al solista de piel delicada a sus espaldas derraman lágrimas por la majestad de las notas que asciende. Gay como cuando nadie lo lleva a casa a Talparo después, pero elogian su plato de pastel de macaroni y callalloo, con ensalada fresca. […]

Gay como no lo creerías, pero sabes que eres muy inteligente para no creer, y un día esa misma incredulidad rodeará tu gargatna como un lazo, y tal vez no te soprenda que sangres un arcoíris.

Gay como que había gays aquí antes de que Colón fuera una idea en la genealogía de su padres. La clase de LGBTQ+ que no se descubre. De la clase que siempre estuvo, en estas islas, sin que nunca pensara en pedir permiso. La clase que seguirá aquí, con o sin la condescencia civil de la ley.

Gay como la familia. Gay como el hogar. Gay como la complicación. Gay como el deseo. Gay como la privacidad de dormitorio, y más allá.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.