¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Éxito económico de Singapur “viene a costa de sacrificar derechos humanos” afirma activista Han Hui Hui

Han Hui Hui, captura de pantalla de su cuenta de YouTube.

Este artículo escrito por Kathy Triệu es de Loa, sitio web informativo y proyecto de radio en línea de Việt Tân que difunde historias sobre Việt Nam. Se publica en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Han Hui Hui es una activista de 26 años en Singapur. Pese a su juventud, ha provocado la ira de los funcionarios singapurenses en el transcurso de los últimos cuatro años por sus esfuerzos por incrementar la conciencia sobre el entorno político opresivo en el país y las restricciones al discurso y asamblea.

En 2017, Hui Hui tenía programado asistir a una conferencia sobre derechos humanos en Malasia, pero al llegar fue deportada a solicitud de las autoridades singapurenses.

Se opone continuamente a los intentos de parte del Gobierno de suprimir su derecho a la libre expresión con charlas en foros internacionales, como el Festival por la Libertad en Internet (IFF, por sus siglas en inglés) en España, al que asistió por vez primera en marzo de 2018.

Kathy Triệu (KT): Soy Kathy Triệu informando desde el Festival por la Libertad en Internet en Valencia, España. Estoy aquí junto a Han Hui Hui, activista de Singapur, que dirigió una sesión en nuestro primer día aquí. ¿Qué te gustaría contarle a las personas sobre tu país?

Han Hui Hui (HHH): I think the only thing that Singapore has is [this] so-called “economic success”, and we do not have any human rights at all. This economic success is actually at the sacrifice of Singaporeans, especially in the public housing, public healthcare, as well as employment. Singapore has an economic success that is being admired by countries all around the world. But, it comes at the sacrifice of humans rights in Singapore. The first thing is public housing. Singapore is the only country in this world that doesn’t spend a single cent from a cash-flow perspective on public housing. Second, is public healthcare. We actually have [a] compulsory insurance scheme, the government forces people to buy, on top of private insurance. With this insurance scheme, the total premium that the government collects is actually more than the total amount of claims that the government actually have to pay out every year. The third thing is the right to retirement. In this scheme the government forces people to set aside about 30 to 40 percent of their salary.

Han Hui Hui (HHH): Considero que lo único que tiene Singapur es [esto] el supuesto “éxito económico”, y no tenemos ningún derecho humano. Este éxito se da, en realidad, gracias al sacrificio de los singapurenses, sobre todo en la vivienda y la salud pública, así también en el empleo. Los países alrededor del mundo admiran a Singapur por su éxito económico. Pero es a costa de sacrificar los derechos humanos. El primer aspecto es la vivienda pública. Singapur es el único país en el mundo que no invierte ningún centavo, desde una perspectiva de flujo de caja, en viviendas sociales. El segundo, los servicios de salud pública. Tenemos un plan de seguro obligatorio que el Gobierno te exige adquirir, además del seguro privado. Con este plan de seguro, la prima total que el Gobierno recauda es en realidad mayor que la cantidad total de reclamos que este desembolsa cada año. Y el tercero es el derecho a jubilarse. En este sistema, el Gobierno obliga a las personas a apartar casi 30 % o 40 % de su salario.

KT: Cuando estuve en tu conferencia, me pareció muy interesante la manera en que el Gobierno creó leyes como respuesta a tus actividades. ¿Podrías contarme sobre algunas de esas leyes?

HHH: In Singapore, you can only protest in a park. It’s a very sad scene in Singapore. Just imagine, the government says that you can protest, but it’s only in a park. It’s as good as asking you not to protest at all. You want to protest outside government agencies. You want to be able to express your freedom of assembly anywhere you want, but in Singapore, it’s only at this park.

On September 27, 2014, through a lot of effort that we put in through 2013 all the way to 2014, we managed to get more than 6,000 Singaporeans to protest at this park. On that day, the government actually sent a minister there, and tried to set up all kind[s] of entrapments against us. They provoked the protesters into doing a lot of things. We are thankful the international community spoke up against it and supported us. But, ever since that incident on September 27, 2014, scenes of protest in Singapore actually disappeared. Nobody gathered at this park anymore, lest to say there are any protests. That was the biggest protest ever, since in the 21st century for Singapore. Since this protest, the government investigated about 20 people, and charged six of us. I was one of them. They disqualified me from standing for parliamentary elections because of this protest. Which means in the next elections, I won’t have the ability to stand.

HHH: En Singapur, solo puedes protestar en un parque. Es una escena muy triste en el país. Imagínate, el Gobierno dice que puedes protestar, pero solo en un parque. Es como que te solicitaran no protestar en absoluto. Quieres manifestar en las afueras de las agencias gubernamentales. Quieres poder expresar tu libertad de asamblea en cualquier lugar que desees, pero en este país, solo se puede en este parque.

El 27 de septiembre, 2014, mediante un gran esfuerzo realizado a lo largo de 2013 y todo 2014, logramos reunir a más de 6000 singapurenses para protestar en este parque. Ese día, el Gobierno envió a un ministro al lugar e intentó organizar toda clase de hostigamientos en contra nuestra. Provocaron a los protestantes para que realizaran muchas cosas. Agradecemos a la comunidad internacional porque habló en contra de eso y nos apoyó. No obstante, desde ese incidente del 27 de septiembre de 2014, desaparecieron las escenas de protestas en el país. Nadie más se congregó en ese parque, por miedo a decir que hay protestas. Esa fue la manifestación más grande en la historia de Singapur, desde que inició el siglo XXI. Desde entonces, el Gobierno investigó a 20 personas y nos enjuició a seis. Yo fui una. Inhabilitaron mi participación en las elecciones parlamentarias por esta protesta. Esto quiere decir, que en las próximas elecciones, no podré postularme.

KT: ¿Cómo pudieron prohibir tu participación en esa elección?

HHH: In Singapore, there is this law that says that if you have ever been fined more than 2,000 dollars [1,520 US dollars], you would not be able to stand for election. In Singapore before you can protest, you have to tell the government you are going to protest. On their protest website, they have three options. You have to either give a speech, or you’re holding a protest, or you’re singing, which is performance. You can only click one of the options. I always click speech; all of us click speech. But, if you click speech, you will be charged for demonstration. And if you click demonstration and give a speech, you will be charged for giving a speech. Because of this glitch in the government website, the government [was able to] fine me 3,100 dollars [2,360 US dollars] for giving a speech and protesting at the same time. It is more than the 2,000 benchmark. For that, I won’t be able to stand for election. This is the first time the government charged a person for protesting at the park; it has never ever happened before.

I’m not sure why they target me. Last year, in June, I went to Malaysia for a human rights event. I stopped posting online for about three months. I did not respond to anyone through my phones or email because I know they’re being surveilled. It was strange because for the first time in Singapore’s history they told the Malaysian government to deport me back to Singapore to stop me from attending the event. They said, “I’m a national threat, and if were to go in I would affect their bilateral relationship.” With that, Malaysian immigration deported me back to Singapore.

HHH: En Singapur, existe esta ley que dice que si alguna vez fuiste multado con más de 2000 dólares de Singapur [$1520 USD], no puedes postular a las elecciones. Antes de realizar una protesta, tienes que informar al Gobierno que vas a protestar. En su sitio web, tienes tres opciones. Debes elegir entre dar un discurso, organizar una protesta, o si vas a cantar, que es una función. Solo puedes hacer clic en una de las opciones. Yo siempre elijo discurso; todos elegimos eso. Pero si escoges esa opción, serás acusado por manifestar. Y si eliges realizar una protesta y das un discurso, te acusarán por dar un discurso. Debido a este problema técnico en el sitio web del Gobierno, este [pudo] multarme con 3100 dólares de Singapur [$2360 USD] por dar un discurso y manifestar al mismo tiempo. Esto sobrepasa el límite de 2000 dólares. Por esa razón, no podré postular en la elección. Esta es la primera vez que el Gobierno acusa a una persona por protestar en el parque; Esto nunca había ocurrido antes.

No sé por qué me atacan. El año pasado, en junio, viajé a Malasia por un evento sobre derechos humanos. Dejé de realizar publicaciones en línea durante casi tres meses. No contesté las llamadas telefónicas ni correo electrónico de nadie porque sé que están intervenidos. Fue extraño porque por primera vez en la historia de Singapur, le dijeron al Gobierno malasio que me deportara de regreso a mi país a fin de evitar que asistiera a la conferencia. Dijeron: “Soy una amenaza nacional, y si yo ingresaba al país, afectaría su relación bilateral”. Con eso, el departamento de inmigración malasio me deportó de vuelta a Singapur.

KT: ¿De qué manera reacciona el Gobierno a tus maneras creativas de expresar tus pensamientos?

HHH: I think the government responds by creating more laws. The reason why I even started protesting was they sent me a letter to sue me for defamation in 2013. That was when I realized something was wrong so I tried to question it. I did some research, and I realized in Singapore there’s this park where you can protest. That was when we actually held our first protest.

They also created a lot of different laws. Last year I was imprisoned. After my imprisonment, I came out and I talked about how inhumane the treatments were towards the inmates.

HHH: Pienso que el Gobierno reacciona creando más leyes. El motivo por el cual comencé a protestar fue porque me enviaron una carta para demandarme por difamación, en 2013. Fue en ese momento en que me percaté de que algo estaba mal, así que intenté cuestionarlo. Investigué un poco, y me di cuenta de que en Singapur existe este parque donde puedes protestar. Fue cuando realizamos nuestra primera protesta.

También crearon bastantes leyes diferentes. El año pasado, me encarcelaron. Tras esta detención, salí y hablé sobre lo inhumano que es el trato hacia los privados de libertad.

KT: En Vietnam, también enfrentamos condiciones muy austeras para los activistas, periodistas, blogueros. La manera en que el Gobierno reprime el discurso es muy diferente. Tenemos tres códigos penales que utilizan regularmente para declarar culpables a los activistas, como el Artículo 79 que trata sobre “realizar actividades con el objetivo de derrocar al Gobierno”. El caso en Singapur es muy distinto. Tal parece que en el transcurso de los últimos años, han creado más leyes para reprimir el discurso. ¿De qué forma intentas abordar este problema? ¿Cómo seguirás organizando protestas, con la creación de todas estas leyes?

HHH: The other thing is, I think a lot of Việt Nam government officials are being trained in Singapore now, and they [may] bring a lot of laws back to Việt Nam. Even though we are so-called “have a lot of laws,” they all stem down to criticizing the government and asking for transparency and accountability. I think as a region, we need to support each other because Singapore is seen as the leader right now, and all other countries are following these laws. By having so many laws that they are trying to suppress the citizens. They can say, “everyone is being charged with different laws, so they are not against [anyone specifically].” But the fact is all this is being used against the people. If the government would just care for the people and [protect] fundamental rights to housing, healthcare, education, nobody would be criticizing them. Nobody would even believe in us.

HHH: Otra cosa es, creo que muchos funcionarios del Gobierno de Vietnam reciben capacitación en Singapur, y puede que ellos regresen a su país con muchas leyes. Aunque supuestamente “tengamos muchas leyes”, su objetivo es cesar la crítica hacia el Gobierno y las solicitudes de transparencia y rendición de cuentas. Considero que como región, necesitamos ayudarnos mutuamente, pues a Singapur lo ven como líder en la actualidad, y todos los demás países están siguiendo esas leyes. Tener demasiadas leyes que intentan reprimir a sus ciudadanos. Pueden decir, “acusan a todos con diferentes leyes, así que no están en contra [de nadie en específico]”. Pero el hecho es que todo esto lo utilizan en contra del pueblo. Si tan solo el Gobierno se preocupara por sus habitantes y [protegiera] los derechos fundamentales a la vivienda, la salud, la educación, nadie lo criticaría. Nadie nos creería siquiera.

En el último día del Festival por la Libertad en Internet, Kathy Triệu habló con Hui Hui una vez más para preguntarle cómo estuvo su semana.

HHH: I think this is a very interesting week for me because it’s the first time Singapore is here. I realized a lot of people were really shocked when I tried to share about what’s happening in Singapore with the numerous laws that have come out against freedom of expression. I also learned a lot from other people in other countries. In my country we have a lot of propaganda telling us we are the best and other countries are bad. But actually I realized there’s a lot we can learn from each other.

HHH: Esta fue una semana muy interesante para mí porque fue la primera vez que Singapur se hizo presente aquí. Me percaté de que bastantes personas realmente se sorprendieron cuando intenté contar lo que sucede en el país con la cantidad de leyes que han surgido contra la libertad de expresión. También aprendí mucho de otras personas en otros países. En mi país, tenemos bastante propaganda que nos dice que somos lo mejor y que los demás países son malos. Pero en realidad, me di cuenta de que existen muchas cosas que podemos aprender de cada uno.

KT: ¿Algún otro mensaje que quieras compartir?

HHH: I hope that countries around the world don’t follow the Singapore model. Advocate and have your independent labor unions and student unions because we don’t have that in Singapore. Appreciate everybody who is fighting for you because in Singapore, everybody has left for asylum or is in exile. It’s very lonely when you’re fighting alone in Singapore.

HHH: Espero que los países alrededor del mundo no sigan el modelo de Singapur. Defiendan sus derechos y tengan sus sindicatos laborales y estudiantiles de manera independiente porque nosotros no tenemos eso en el país. Valora a todos lo que luchan por ti, porque en mi país, todos se marcharon para solicitar asilo o están exiliados. Es muy solitario cuando luchas solo en Singapur.

Esta es parte de la cobertura especial de Loa sobre el Festival por la Libertad de Internet 2018. Escucha la entrevista, que comienza en el minuto 6:11.

2 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.