¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

FOTOS: Celebración tras sentencia judicial que declara “inconstitucional” la ley de “sodomía” de Trinidad y Tobago

Demandante Jason Jones en el exterior del Palacio de Justicia en Puerto España, Trinidad, luego del fallo de la Corte Suprema. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

A las 10:00 a.m. del jueves 12 de abril de 2018, el juez Devindra Rampersad entró a la sala 09 de la Corte Suprema en el centro de Puerto España para dar su voto en el caso de Jason Jones contra el fiscal general de Trinidad y Tobago.

La pregunta que estaba pendiente era si el Estado tiene la autoridad constitucional para penalizar relaciones sexuales entre adultos del mismo género –acto considerado delito por las secciones 13 y 16 del capítulo 11:28 de la ley de delitos sexuales del país.

Dentro del tribunal estaba el solicitante, Jason Jones, el demandado y sus equipos legales, y representantes de partes interesadas que incluían la Comisión de Igualda de Oportunidades, la organización Sanatan Dharma Maha Sabha (grupo hindu conservador) y el Consejo de Iglesias Evangélicas de Trinidad y Tobago. También había periodistas, partidarios de la causa de los derechos LBGT+ y varios líderes religiosos.

Fuera del tribunal, en los escalones del Palacio de Justicia y en la plaza Woodford al frente, estaban reunidos activistas de ambos lados. Muchos tenían carteles que defendían los derechos humanos, y algunos agitaban carteles con versículos de la Biblia.

Carteles en la plaza Woodford, mientras los activistas esperaban la decisión de la Corte Suprema en el caso de Jason Jones contra el Estado. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Defensores de derechos humanos reunidos afuera del Palacio de Justicia, 12 de abril de 2018. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Guardia de seguridad observa lo que ocurre en la plaza Woodford en Puerto España. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Muchos carteles tenían mensajes de amor, y hablaban de la necesidad de proteger los derechos de todos los ciudadanos, según la Constitución del país.

Activistas reunidos en defensa de los derechos humanos. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Otros carteles contenían razones religiosas.

Dos carteles con mensajes religiosos tradicionalistas. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

“Ama a tu prójimo”. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

“Dejen de usar la religión para justificar el odio”. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Muchos activistas LBGT+ enfatizaron que el Estado no tiene nada que hacer en sus dormitorios. También mostraban la etiqueta del movimiento #JusticeDiversityTT [Diversidad en la justicia en Trinidad y Tobago], pues la gente defiende la aceptación de diversidad en la unidad familiar.

Partidarios de la derogación de la ley de sodomía quieren que el Estado se quede fuera de asuntos que son privados. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

#JusticeDiversityTT. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Manifestante en el exterior del Palacio de Justicia de Trinidad y Tobago el 12 de abril de 2018. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

“El cambio empieza en ti”. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Después del resumen de media de la resolución, el juez Rampersad declaró que la corte había determinado que las secciones 13 y 16 de la ley eran “inconstitucionales, ilegales, nulas, inválidas y sin efecto en cuanto a penalizar actos de conducta sexual consentida entre adultos”.

Los que estaban en la corte estaban compuestos y circunspectos. Pero cuando la noticia llegó al exterior, hubo alegre celebración por todas partes.

La eufórica multitud en los escalones del Palacio de Justicia cuando recibieron la noticia de la decisión. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Alegría fuera del Palacio de Justicia. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Más celebración por la resolución judicial. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Partidarios de la derogación de la cláusula de “sodomía” en la ley de delitos sexuales sonríen por la resolución judicial de la Corte Suorema. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Fue alentador ver que, antes y después del anuncio de la decisión, personas con opiniones distintas hablaban del tema — calmada, racional y respetuosamente. Hubo mucha discusión sobre consentimiento (muchos tienen la percepción errada de que todo sexo anal equivale a violación) y la necesidad de reconocer la humanidad de cada persona.

Partidario de derechos LGBT+ tiene una discusión con un miembro de un grupo religioso después del anuncio de la decisión judicial fuera del Palacio de Justicia. Foto de la autora.

“Vive y deja vivir”. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

“Amar no es un delito”. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Al final, ya sea que la decisión de la corte logró o no cambiar la mente de alguien, LBGT+ y activistas religiosos estuvieron uno al lado del otro en las escaleras del Palacio de Justicia — y en palabras de Trinidad y Tobago himno nacional, encontraron un espacio donde un hito judicial hizo que todo ciudadano finalmente tuviera un lugar más igual.

El Gobierno ya afirmó que va a apelar la decisión.

Juntos. Foto de Maria Nunes, usada con autorización.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.