¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Detienen a periodistas liberianos y los demandan por $1,8 millones de dólares

Monrovia de noche. Imagen de blk24ga vía Wikimedia Commons (CC BY 3.0).

El periódico liberiano FrontPage Africa (FPA) afronta una demanda civil por difamación de US$1,8 millones, que fue provocada por una disputa familiar sobre al patrimonio que pertenecía a un político difunto.

A FPA se le acusa de financiar y publicar un anuncio publicitario difamatorio que apareció en su edición impresa a mediados de marzo de 2018. El anuncio, colocado a solicitud de los familiares del fallecido ex fiscal general liberiano Lawrence K. Morgan, advería a los lectores que los administradores del patrimonio de Morgan, Henry A.K. Morgan y Moses T. Konah, no tenían potestad para “alquilar, vender, cobrar rentas o negociar cualquier otro asunto” en nombre de la sucesión.

En respuesta, Morgan y Konah demandaron al periódico. El 5 de abril un tribunal ordenó el cierre de sus oficinas. El 9 de abril, arrestaron a siete miembros del personal del periódico y sellaron sus oficinas. Ese mismo día, liberaron al personal detenido y reabrieron sus oficinas luego de que el diario pagara una fianza de US$5000.

El personal que dirige el diario indicó que los anuncios fueron colocados por otros miembros de la familia Morgan, en una aparente disputa familiar interna por el patrimonio. FPA retiró el anuncio cuando Morgan y Konah los confrontaron, a pesar de esto, ambos presentaron una demanda.

Aunque el anuncio apareció publicado en varios periódicos, solo FPA encaró consecuencias.

Ahora se especula que Konah, influyente miembro del partido gobernante Congreso por el Cambio Democrático (CDC), utilizó esto como vehículo para atacar al periódico, como represalia por sus reportajes críticos acerca del Gobierno.

Captura de pantalla del editor jefe, Rodney Sieh (I) con el corresponsal del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) sobre las leyes de difamación en Liberia, en su oficina de Nueva York.

Kamara A. Kamara, expresidente del Sindicato de Prensa de Liberia, habló con Global Voices (GV) para explicar la turbia historia detrás del anuncio y la demanda por difamación contra FPA:

A segment of the family had issued an advert in several newspapers indicating that some people in the family did not have the authority to transact business on their behalf. Later the people who were listed as not having the authority of the family [Henry A.K. Morgan and Moses T. Konah] confronted FrontPage Africa to retract the advert which the newspaper did.

This was initially a private family matter but later became political. One of those involved [Moses T. Konah] in the family dispute was a candidate in the last elections and an influential member of CDC [Congress for Democratic Change], the ruling party…The newspaper had some issues with the government. This family dispute was then hijacked by the state to fight FrontPage Africa.

Una parte de la familia emitió un anuncio en varios periódicos, que indicaba que algunas personas de la familia no tienen la potestad para negociar asuntos en su nombre. Después, las personas mencionadas como sin autoridad de la familia [Henry A.K. Morgan y Moses T. Konah] se enfrentaron a FrontPage Africa para que retirara el anuncio, lo que el periódico hizo.

Esto fue inicialmente un asunto privado familiar, pero después se volvió político. Uno de los involucrados [Moses T. Konah] en la disputa familiar fue candidato en las últimas elecciones y miembro influyente del CDC [Congreso por el Cambio Democrático], el partido gobernante… El periódico tuvo algunos problemas con el Gobierno. Luego, el Estado se apropió de la disputa para pelear contra FrontPage Africa.

Pese a los vínculos cercanos que tiene Konah con el partido gobernante, el ministerio liberiano de Información negó la participación en el pleito por la libertad de prensa. El 9 de abril, el ministerio emitió una declaración pública:

the closure of the FrontPage Africa newspaper and arrest of some of its staff was not on the orders of the government of Liberia.

El Gobierno de Liberia no ordenó el cierre del periódico FrontPage Africa ni el arresto de algunos miembros de su personal.

Riña familiar revela motivos políticos para detener a la prensa

El presidente liberiano, George Weah, prometió en su discurso inaugural en enero 2018 aumentar el legado de “empoderamiento democrático” de su predecesora, Ellen Johnson-Sirleaf, a fin de “proteger los derechos de los liberianos y brindar incluso mayor libertad”.

No obstante, el partido de Weah acusó recientemente al propietario y jefe de Edición de FPA, Rodney D. Sieh, de “ataques poco profesionales a la presidencia”.

En una conferencia de prensa reciente, Jefferson Koijee, miembro del CDC y alcalde de Monrovia, advirtió de manera directa a Sieh:

[do not] use the media to launch your selfish, cruel agenda, because Liberia needs to be developed and this is the best moment.

[No] utilice los medios para iniciar su agenda cruel y egoísta, porque Liberia necesita desarrollarse y este es el mejor momento.

Algunas semanas antes de que se presentara la demanda, FPA provocó frustración en el Gobierno cuando informó sobre la decisión del presidente Weah de despedir al director de la Iniciativa para la Transparencia en las Industrias Extractoras de Liberia (LEITI), agencia autónoma creada para asegurar la “transparencia en los sectores de silvicultura, petróleo, minería y plantación agrícola de Liberia. Su mandato legal consiste en publicar los contratos con las compañías y el dinero que pagan al Gobierno”.

De manera unilateral, el presidente Weah despidió a Konah Karmo, director de la Secretaría de LEITI, y después tomó medidas ilegales para contratar a un aliado político, Gabriel Nyenkan, miembro del partido CDC. The Daily Observer explicó:

Following President Weah’s announcement, Mr. Nyekan stormed the offices of the LEITI secretariat with armed police officers in tow and demanded that its head Konah Karmo leave the building. Karmo is reported to have complied with Nyekan’s orders given at virtual gunpoint.

Tras el anuncio del presidente Weah, el señor Nyekan irrumpió en las oficinas de la Secretaría de LEITI acompañado por oficiales de la policía armados y exigió que su director, Konah Karmo, se retirara del edificio. Según se informó, Karmo tuvo que acatar las órdenes que Nyekan dio casi a punta de pistola.

Un artículo de FPA aseveró que la estrategia “infringe de manera descarada la ley que creó a la agencia [LEITI]”.

Demanda por difamación calla a la prensa

Solo unas pocas semanas después de que FPA informara el escándalo de LEITI, se interpuso contra el periódico con una agobiante demanda civil por difamación, que llevó a muchos activistas por la libertad de prensa a creer que FPA en realidad es objeto de ataque por sus reportajes críticos sobre el Gobierno.

Global Witness argumentó que:

Defamation suits should not be used to silence the press, and in this case FrontPage Africa is being penalized months before the newspaper even has its first court date. The order to seize assets, including its office, must be rescinded immediately – as should the performance bond imposed upon the paper… Liberian democracy requires independent voices and impartial information, like that provided by Front Page Africa and LEITI. President Weah should ensure that Liberia’s press – including the vital Front Page Africa – remains free, and reinstate LEITI’s Secretariat Head Konah Karmo.

Las demandas por difamación no deberían ser utilizadas para silenciar a la prensa, y en este caso FrontPage Africa es penalizado meses antes de su primera audiencia judicial. La orden de embargar activos, entre estos sus oficinas, debe ser anulada inmediatamente –y también la garantía de cumplimiento impuesta… La democracia liberiana requiere de voces independientes e información imparcial, como la que proporcionó Front Page Africa y LEITI. El presidente Weah debería asegurar que la prensa de Liberia –entre esta el vital Front Page Africa-- permanezca libre y reinstituir al director de la Secretaría de LEITI, Konah Karmo.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) expresó su inquietud con respecto a la demanda por difamación de US$1,8 millones contra FPA, “que ha sido objeto de reclamos y acoso por sus reportajes críticos en gobiernos consecutivos”.

El expresidente del Sindicato de Prensa Kamara afirmó que la estrategia parece ser un ataque dirigido a FPA por su postura analítica:

Why didn't Henry A.K. Morgan and Moses T. Konah also involve other newspapers who published the said advert in this defamation suit? That's why it looks like an attack on FrontPage Africa for its critical stance against the government. To get people arrested in face of a civil case is repugnant. Civil offences should be fought using civil means. To arrest someone based on an allegation of a civil action is an affront to free speech. Imprisoning people on these laws is a criminalization of free speech which is critical to media freedom.

¿Por qué Henry A.K. Morgan y Moses T. Konah no involucraron también a otros periódicos que publicaron dicho anuncio en su demanda por difamación? Es por eso que parece un ataque dirigido a FrontPage Africa, por su postura analítica en contra del Gobierno. Arrestar a las personas en un caso civil es repulsivo. Las ofensas civiles deberían ser resueltas utilizando medios civiles. Arrestar a alguien basándose en una acusación de una acción civil es un insulto a la libertad de discurso. Encarcelar a las personas con esas leyes es una penalización a la libertad de discurso, que es crucial para la libertad de los medios.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.