¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Cacería de Kazajistán a partidarios de magnate Ablyazov llega al absurdo y sale al exterior

“Como suele pasar, había más policías en el lugar que manifestantes”, dijo recientemente a Global Voices un periodista que vive en una ciudad provincial de uno de los piquetes de libertad de expresión que se extendió por Kazajistán pero que las autoridades clausuraron inmediatamente.

“Es una situación triste”, dijo el periodista, que prefiere permanecer anónimo.

El 10 de mayo, hubo manifestaciones en muchas ciudades de Kazajistán con carteles que decían “¡Alto a la tortura!” y “¡Libertad para los presos políticos!”. La mayoría de los manifestantes fue arrestada y detenida casi inmediatamente.

Human Rights Watch informó:

Kazakh police yesterday detained dozens of people in cities across the country who were protesting the use of torture and politically motivated imprisonment.

People appear to have rallied in response to a call by opposition movement Democratic Choice of Kazakhstan (DVK), which a Kazakhstan court in March declared “extremist” and banneda move seen by some simply as a means to repress the opposition group.

Ayer, la policía kazaja detuvo a docenas de personas en ciudades en todo el país que protestaban contra el uso de tortura y de prisión con motivaciones políticas.

Aparentemente, las personas protestaron en respuesta a un llamado del movimiento opositor Elección Democrática de Kazajistán (DVK), que en marzo fue declarado “extremista” por un tribunal kazajo, acción que algunos vieron como una manera de reprimir al grupo opositor.

Informarse de las protestas es más difícil para los kazajos comunes y corrientes.

Los medios nacionales, incluidos medios privados que se califican de independientes, ignoraron completamente las protestas.

Cuando los entrevistó el servicio kazajo de Radio Libre Europa/Radio Libertad (RFE/RL), la mayoría de legisladores del Parlamento kazajo, que aprueba todo automáticamente, dijo no haber oído de las protestas en curso en el país.

El movimiento Elección Democrática de Kazajistán programó las manifestaciones con la misión del Parlamento Europeo a Kazajistán para analizar el cumplimiento del Acuerdo de Asociación y Cooperación.

Una de las primeras condiciones del acuerdo es derechos humanos y libertad de expresión.

Cuando las protestas empezaron, la policía llegó al lugar y empezó a arrastrar a los manifestantes a un bus, donde se tomaron unos a otros y trataron de resistir. Como ha ocurrido antes en protestas kazajas, arrestaron a transeúntes al azar por error.

Después de los arrestos, los manifestantes fueron conducidos a estaciones de la policía. Algunos recibieron una multa y otros quedaron detenidos hasta por diez días.

Las protestas públicas no son comunes en Kazajistán y necesitan autorización de las autoridades, que casi nunca la conceden.

Los buscan aquí, los buscan allá

El hombre detrás del movimiento movimiento Elección Democrática de Kazajistán es Mukhtar Ablyazov, oligarca fugitivo acusado de huir del país y llevarse miles de millones de dólares de fondo robados luego de una disputa por un banco local en 2009.

Es el enemigo jurado del dictador de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev.

Los esfuerzos de Kazakjistán de hacer volver a Ablyazov para que enfrente juicio no han tenido resultado. La mayor autoridad civil en Francia bloqueó su extradición en 2017, pues consideran que las acusaciones de malversación que pesan en su contra tienen motivaciones políticas.

Ahora, el frustrado Gobierno autoritario reprime a los seguidores de Ablyazov. En marzo de 2017, una corte kazaja calificó a Elección Democrática de Kazajistán como “extremista”, lo que dio a las autoridades carta blanca para perseguir a cualquiera con una tenue conexión con el grupo.

Un caso conocido es el de un joven empresario que está en prisión, donde presuntamente lo han golpeado, por acusaciones de haber lavado dinero para Ablyazov. Su madre dice que su hijo no tiene vínculo alguno con Ablyazov, y que las autoridades están usándolo para obligar a su hermana, que trabajó muchos años con Ablyazov, a regresar a Kazajistán y testificar contra el oligarca.

Más débiles fueron los vínculos entre Ablyazov y ciudadanos comunes y corrientes de Kazajistán, que fueron arrestados por la policía en Astaná, capital del país, durante la fiesta nacional de Nouruz mientras portaban globos azules. Aparentemente, la razón para este duro trato es que el azul es el color del grupo opositor Elección Democrática, lo que significa que se podía considerar los globos como propaganda.

Se teme que esto podría ser apenas la punta del iceberg. Desde hace tiempo, los usuarios de medios sociales denunciaron problemas al usar Facebook, YouTube y Telegram cada vez que Ablyazov empieza transmisiones en línea. Como ha empezado a publicar más contenido en línea, los bloqueos –que el Gobierno no admite– se han vuelto más frecuentes.

También hay señales alarmantes de que el Gobierno está preparado para usar las ventajas que tenga con otros países para obligarlos a cooperar en la cacería de los aliados de Ablyazov. A inicios de mayo, medios en el vecino Kirguistán informaron que las autoridades kirguisas arrestaron a un cercano colaborador del disidente y que lo extraditarían a Kazajistán. Esto a pesar del hecho de que, además de Kazajistán, ningún otro país ha declarado a Elección Democrática como “movimiento terrorista”.

Esta nueva fase de conflicto entre Ablyazov y Astaná tiene dos víctimas obvias: la libertad de expresión y la libertad de asamblea. La Constitución de Kazajistán consagra ambas libertades, pero lamentablemente eso no parece importar a las autoridades.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.