¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ocho décadas después, persisten los prejuicios entre jordanos y palestinos

Hombre con kefiya (accesorio para la cabeza tradicional palestino) habla con un hombre con shmagh (accesorio para la cabeza tradicional jordano). Foto difundida al dominio público. Fuente: Garaa News.

Cerca del 70 por ciento de la población de Jordania es de origen palestino, y por lo general están bien integrado a la sociedad palestina. Jordanos y palestinos han estado viviendo juntos desde la guerra árabe-israelí de 1948 y la nakba palestina, e incluso mucho antes de eso.

Sin embargo, al hablar con palestinos y jordanos se pueden encontrar historias que hablan de tensiones subyacentes entre ambos grupos.

Sara Suod, de Madaba, en el cento de Jordania, dijo a Global Voices que sus padres no le permiten visitar a sus amigos  palestinos:

I come from Madaba, and my family is extremely proud of that [being Jordanian]. So proud that they refused to let my sisters and I visit our Palestinian friends at their houses as children.

Vengo de Madaba, y mi familia es extremadamente orgullosa [de ser jordanos] Tan orgullosa que se niegan a dejar que mis hermanas y yo visitemos a nuestros amigos palestinos en sus casa, como si fuéramos niñas”.

Aunque el tiempo que tienen viviendo juntos ha creado una sensación de paz entre los dos pueblos, aún no hay una completa armonía. El matrimonio y los deportes son dos dominios donde se puede ver esas tensiones más claramente.

¿Siguen siendo tabú los matrimonios entre jordanos y palestinos?

De las 82,000 jordanas casadas con extranjeros, casi 53,000 están casadas con palestinos. Una cifra relativamente alta que podría tomarse como indicador de la normalidad del matrimonio entre jordanos y palestinos en Jordania. Pero la cifra también puede ser engañosa.

Las historias de ciudadanos jordanos (jordanos o de ascendencia palestina) pintan una imagen diferente de la sociedad jordana con respecto a estos matrimonios. Aunque el matrimonio no es exactamente tabú, puede variar –dependiendo de la zona y la familia— entre ser normal, desprobado y hasta totalmente prohibido.

La primera historias de familias que están en paz con esto es de del palestino Ahmad Khalil y su esposa jordana. Considera su matrimonio como bueno y le dijo a Global Voices:

We met at college, and got engaged after we both finished. Her family knew from the beginning, and so did mine. No one objected to anything, and things went quite smoothly throughout the engagement. Aside from normal, pedantic clashes between the in-laws, no major problems arose. Also, the clashes were never race-related. I guess it is because my mom is Jordanian, and her uncles are all married to Palestinians, so you can say our families are both equally used to the situation.

Nos conocimos en la universidad y nos comprometimos cuando los dos terminamos. Su familia lo sabía desde el comienzo, igual que la mía. Nadie se opuso a nada y las cosas fueron sin contratiempos a lo largo del compromiso. Además de enfrentamientos normales, por detalles entre los parientes políticos, no surgió ningún problema grande. Además, las peleas nunca fueron por la raza. Creo que es porque mi mamá es jordana, y todos sus tíos están casados con palestinas, así que se puede decir que nuestras familias están igualmente acostumbradas a la situación.

Ahmad y su esposa tienen suerte, igual que quienes nacieron en familias mezcladas, pues el problema del prejuicio o racismo se minimiza por el hecho de que cada uno tiene ambas identidades.

Sin embargo, no todos tienen la misma experiencia de Ahmad. Sobre su esposo y la opinión de su familia sobre su matrimonio con un palestino, Sara Majali, de 26 años de Al-Salt, centro occidental de Jordania, dice a Global Voices:

Growing up, my family was never particularly strict about my siblings and I marrying a Palestinian, although when I told them that I was, they were not exactly thrilled about it. They would have rather I married my cousin who also comes from Al-Salt, or at least someone else from it. My mom opposed the marriage at first, telling me I could find someone ‘closer to us’, but my dad was not as opinionated.

Cuando era chica, mi familia nunca fue particularmente estricta sobre que mis hermanos y yo nos casáramos con palestinos, aunque cuando les dije que me casaría con un palestino, no estuvieron exactamente felices. Hubieran preferido que me casara con mi primo, que también es de Al-Salt, o alguien de ahí. Mi mamá se opuso al matrimonio primero, me dijo que podía encontrar alguien ‘más cercano a nosotros’, pero mi papá era menos terco.

Finalmente, su madre aceptó el matrimonio.

My mom eventually agreed to the marriage after months of convincing, but she still does not wholeheartedly bless the marriage. When my partner and I fight, the first words out of her mouth are always “wouldn’t it have been better if you married…?” and then she mentions the name of any Salt-born man.

Al final, mi mamá aceptó el matrimonio después de meses de convencerla, pero aún no bendice totalmente el matrimonio. Cuando mi pareja y yo peleamos, las primeras palabras que dice mi madre con “¿no hubiera sido mejor que te casaras con…?”, y menciona a un hombre de Salt.

Continúa:

My partner’s family, although not as aggressively against the marriage as my mom, still gave him a hard time. Afraid of the fact that I come from a large family, a trait that they think I would use against my husband, they also ironically advised him to find someone ‘closer’ to them. After 3 years of marriage, they have gotten to know me better, but I still feel that they put borders around my interactions with them—unlike their relationship with my brother in law’s Palestinian wives, who were immediately accepted and treated as a part of the family.

La familia de mi pareja, aunque no está tan agresivamente en contra del matrimonio como mi mamá, hace que él lo pase mal. Con temor por el hecho de que vengo de una familia grande, algo que creen que voy a usar contra mi esposo, le aconsejaron irónicamente que encontrara a alguien ‘más cercano’ a ellos. Después de tres años de casados, me conocen mejor, pero sigo sintiendo que ponen límites a mis interacciones con ellos —a diferencia de su relación con la esposa palestina de mi cuñado, a quien aceptaron inmediatamente como parte de la familia.

La historia de Sara refleja la opinión subyecente que ha prevalecido en la sociedad jordana desde la primera inmigración palestina a Jordania en 1948 –las familias jordanas son más grandes y tienden a tener más poder, mientras que las palestinas, (por ser inmigrantes) “no tienen espina”.

“No tener espina” es una forma despectiva de decir que las familias palestinas son son tan grandes o no tienen tantas buenas relaciones como las jordanas, como una insinuación de que un jordano tendría más control del matrimonio porque tienen la familia y el poder para demostrarlo.

Es por eso que las muchas familias palestinas son renuentes a casarse con un jordano, y viceversa.

Rivalidad entre hinchas de fútbol

Al-Faisaly es uno de los equipos más famosos de la liga jordana de fútbol y los ciudadanos jordanos lo han tomado como símbolo de legado jordano.

Al-Wehdat, que lleva el nombre del segundo mayor campo de refugiados en el sudeste de Amán, es casi igual de famoso, pero es un símbolo para los ciudadanos jordanos de ascendencia palestina.

Aunque los hinchas suelen insultarse unos a otros, los jordanos de ambas ascendencias por lo general se preparan cuando hay programado un partido entre los equipos antes mencionados.

Son comunes los casos de ataques, y alguna vez llegaron al punto en que 250 hinchas quedaron heridos. Tiendas y autos se espectadores han terminado quemados por ninguna otra razón más que caldear los disturbios.

La policía suele intervenir, y las administraciones de ambos clubes por lo general tratan de disciplinar a sus hinchas y prohíben la entrada a quien empiece una pelea —algo que no ocurre cuando alguno de los dos equipos juega con otro equipo.

En 2009, un cable diplomático estadounidense intervenido decía:

Anti-Palestinian hooliganism and slogans denigrating the Palestinian origins of both the Queen and the Crown Prince led to the cancellation of a July 17 soccer game between the rival Faisali and Wahdat clubs [sic], who traditionally represent the East Banker and Palestinian communities, respectively.

Vandalismo antipalestino y lemas que denigran a quienes tienen origen palestino de la Reina y el Príncipe Heredero llevaron a la cancelación de un partido el 17 de julio entre los clubes rivales Faisali y Wahdat, que tradicionalmente representan a las comunidades de la Ribera Oriental y palestina, respectivamente.

Se puede llegar a la conclusión de que los enfrentamientos, incendios y mala conducta es más que solamente de fútbol, se trata de lo que los equipos representan: raza. Esto lo detaca el propio presidente palestino de Al Wehdat, que dijo en una entrevista con World Soccer:

For Wehdat, 99 per cent of the fans are Palestinian, you won’t find any Jordanian fans of Wehdat.

Para Wehdat, 99 por ciento de sus hinchas son palestinos. No encontrarán hinchas jordanos del Wehdat.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.