¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Gobierno rumano evalúa imitar decisión de Trump y trasladar su embajada a Jerusalén

Homenaje a las víctimas de Gaza realizado en las afueras de la embajada de Palestina. Imagen proveniente de la página de Facebook de Romania Palestine Solidarity, usada con autorización.

El Gobierno rumano considera imitar la controversial acción de Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos ubicada en Tel Aviv hacia Jerusalén. Eso afectaría el papel neutral que Rumania proclama tener en el conflicto israelí-palestino. El traslado de la embajada rumana es otro episodio más en el conflicto entre el Gobierno dirigido por el Partido Socialdemócrata (PSD) y el presidente Iohannis.

La iniciativa de trasladar la embajada rumana de Israel a Jerusalén ha dividido al país en dos bandos diferentes: los que quieren apoyar la postura de la Unión Europea y mantener el consenso internacional sobre Jerusalén (ciudad cuya región oriental se considera territorio palestino ocupado por Israel) y los que quieren apoyar la política de Estados Unidos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fijó un precedente cuando trasladó su embajada a Jerusalén el 14 de mayo, con lo que reconoció a la disputada ciudad como capital de Israel. La decisión provocó numerosas reacciones negativas en Oriente Medio y otros lugares.

Ese día se cumplieron 70 años de Israel, y también 70 años desde la expulsión de más de 700 000 palestinos de su territorio, suceso conocido como Nakba (catástrofe) en árabe. Ese día, el Estado israelí reprimió de manera brutal una manifestación ordinaria que se organizó en Gaza para conmemorar el Nakba, que resultó en el asesinato de más de 60 palestinos.

Primera ministra rumana, Viorica Dăncilă y su contraparte, Benjamin Netanyahu. Fotografía del Gobierno rumano, uso legítimo.

Rumania fue uno de los cuatro estados miembros de la Unión Europea que aceptó la invitación de participar en la ceremonia de inauguración dirigida por Ivanka Trump y Jared Kushner, a diferencia de los 24 países que se rehusaron.

Ya antes, Rumania, Hungría y la República Checa, impidieron que la Unión Europea publicara una declaración cuyo objetivo era mostrar un frente unido contra la acción de Estados Unidos. Un representante austriaco asistió también a la inauguración de la embajada estadounidense. El ministro de Relaciones Exteriores rumano declaró como “tendenciosa” la propuesta de declaración de la Unión Europea que insta a resolver la situación de Jerusalén por medio de negociaciones de paz.

Autoridades rumanas rechazan protestas que se oponen a la iniciativa

Por su parte, el grupo de Solidaridad rumano-palestino indicó a Global Voices que no recibieron autorización para organizar protestas en la capital. Estos permisos los otorga la alcaldía de Bucarest, cargo que ocupa Gabriela Firea, experiodista e integrante del Partido Socialdemócrata (PSD).

No obstante, la solidaridad rumana ha realizado protestas en las afueras de la embajada palestina, donde prepararon un homenaje a las víctimas en Gaza.

En cuanto al traslado de la embajada, la postura del Ministerio de Relaciones Exteriores refleja la del Gobierno, por lo que rechaza la de la Unión Europea. El Gobierno está regido por el Partido Socialdemócrata y actúa como la oposición del presidente de centroderecha, Klaus Iohannis.

Iohannis dejó en claro que se opone al traslado de la embajada a Jerusalén pues cambiaría la postura del país de negociador neutral a participante activo en el conflicto. Esta desavenencia por la embajada resalta las divisiones que existen en la política nacional, y también la mala comunicación y desconfianza entre el Gobierno y la presidencia.

Visita polémica a Israel

En abril, el líder socialdemócrata, Liviu Dragnea, anunció un memorándum secreto donde decidió trasladar la embajada a Jerusalem, sin consultar al presidente. Tras el anuncio, Dragnea y la primera ministra, Viorica Dăncilă, realizaron una visita a Israel.

Video: primera ministra rumana, Viorica Dăncilă, primer ministro Benjami Netanyahu y el ministro de Relaciones Exteriores rumano, Teodor Meleșcanu, en su llegada a Israel.

El presidente Iohannis afirmó que el memorándum contradice la Constitución y la legislación rumanas, que otorga al presidente la facultad de tomar decisiones en materia de asuntos externos y ley internacional. También declaró que Dragnea y Dăncilă no tenían autorización para realizar una visita a Israel, por lo que exigió la dimisión de la primera ministra.

En una declaración emitida por la presidencia se indicó que el presidente es responsable de tomar decisiones importantes concernientes a la política internacional.

La participación no autorizada de los funcionarios rumanos en la inauguración de la embajada de Estados Unidos tuvo rápidas repercusiones en el país. El presidente del Partido Nacional Liberal, Ludovic Orban, presentó una denuncia contra Dăncilă donde la acusa de alta traición. Dragnea afirmó que la denuncia se puede catalogar como antisemitismo institucional.

Palestina retira a su embajador de Rumania

El embajador palestino Fuad Kolaly, fue convocado de vuelta a su país, lo que perturba la tranquila relación diplomática entre Bucarest y Ramala. El embajador Kolaly declaró que Rumania desempeñó históricamente un papel justo en las negociaciones de paz entre Israel y Palestina, y que su intención de reubicar la embajada va contra la ley internacional, y también contra las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En una declaración que emitió el Ministerio de Relaciones Exteriores rumano, en la que reafirmó el apoyo del Gobierno para llegar a una solución de dos estados, preguntó dónde establecerían sus capitales ambos Estados. Esto hace referencia a que quienes apoyan una solución que contemple la existencia de ambos estados esperan tener un futuro Estado palestino con Jerusalén Oriental como su capital.

En una conversación con la prensa rumana, el embajador indicó que Palestina no desea desvincularse de Rumania porque en el país viven aproximadamente 3500 palestinos. También agregó que se siente tranquilo por el hecho de que la decisión al final está en manos del presidente.

Disputa por embajada influye en la política nacional

Se desconoce qué razones respaldan la decisión de reubicar a la embajada y qué obtendrían los socialdemócratas. Muchos críticos rápidamente dejaron en evidencia que Dragnea busca establecer una relación más cercana con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, quien enfrenta acusaciones de corrupción en Israel.

Rumania es conocida por corrupción, por lo tanto, ha luchado por recuperarse del trauma poscomunista desde que el régimen de Nicolae Ceausescu fue derrocado en 1989. Desde 2007, cuando ingresó en la Unión Europea, muchos argumentaron que el país se ha mantenido en el camino correcto para enfrentar la corrupción, pese a que fue minado desde el propio sistema político.

Dragnea fue declarado culpable de los delitos de fraude electoral, abuso de poder y falsificación. La Dirección Nacional Anticorrupción inició una investigación por el presunto fraude que cometió con fondos de la Unión Europea. RISE Project, una organización rumana de periodismo de investigación, reveló que a Dragnea lo estaban investigando en Brasil por lavado de dinero, acusación que el líder socialdemócrata descartó como falsa.

Dragnea condujo a la victoria del Partido Socialdemócrata en las elecciones parlamentarias de 2016, y desde entonces ha nombrado primeros ministros que sirven como sus marionetas que actúan en su representación, puesto que sus condenas no le permiten desempeñar el cargo él mismo. Desde 2017, este cargo ha sido ocupado por tres personas y, actualmente Viorica Dăncilă lo ostenta, la primera mujer en la historia rumana en ocupar ese puesto.

Dăncilă, quien ascendió de rango con la protección de Dragnea, fue criticada por no tener suficiente competencia para ocupar el cargo, pese a su tiempo como miembro del Parlamento Europeo. El presidente también la acusó de recibir órdenes de su partido.

En enero de 2017, surgió en Rumania una de las manifestaciones más grandes desde la revolución anticomunista de 1989. Más de medio millón de personas protestaron contra los proyectos de ley que aprobó el Ministerio de Justicia, que tenían la intención de reformar el Código Penal y de Procedimientos Penales para condonar varios delitos, en particular los relacionados con el abuso de poder. Los opositoers acusaron a sus creadores de intentar despenalizar la corrupción cometida por el Gobierno y afirmaron que era un intento de personas como Dragnea de evadir acciones penales en su contra.

Tanto el PSD como las cadenas de televisión criticaron a los manifestantes, que sirvieron como la plataforma de propaganda principal del PSD. Los presentadores afirmaron que George Soros, filántropo judío estadounidense-húngaro, pagó a los manifestantes y que las protestas eran una conspiración creada por el “Estado profundo”. (Nota del editor: Global Voices es beneficiario de Open Society Foundations, parte de la red de Soros).

Esto se asemeja a la retórica contra Soros que hay en los países vecinos, particularmente en Hungría bajo el régimen de Viktor Orbán. Fidesz, partido gobernante húngaro de ideología conservadora nacionalista y populista de extrema derecha, sigue un patrón similar, pues se beneficia del incremento de la extrema derecha y de su retórica, que mezcla el antisemitismo, cuando se refiere Soros, y la islamofobia, con respecto a los refugiados.

Esta retórica suele ser cambiante e inconsistente, y depende del análisis de qué tipo de discurso de odio brindaría más apoyo del electorado en un momento dado. Por lo tanto, muchos populistas europeos, aunque expresan antisemitismo en sus países, también elogian a Israel como un ejemplo de cómo un Estado debería lidiar con los musulmanes, y apoyan su papel en Oriente Medio. Alimentar la xenofobia contra los refugiados (presentados como amenaza musulmana) ha sido un elemento principal del ascenso populista en todo el continente, desde Polonia hasta Macedonia y Eslovenia.

La visita de Dragnea a Israel levantó sospechas de que su partido intenta alejar a Rumania de la Unión Europea, lo que provocó advertencias de corrupción y desconsideración por las regulaciones de la Unión Europea. Al parecer, el apoyo de Netanyahu acercaría a Dragnea al sistema de extrema derecha que está detrás del gobierno del presidente Trump, lo que facilita influyentes aliados. Este movimiento es similar al de los gobiernos euroescépticos como el de Fidesz de Hungría y la alianza ÖVP-FPÖ de Austria, que también han intentado obtener apoyo de los conservadores estadounidenses.

Pese a que las controversias en torno al posible traslado de la embajada rumana en Tel Aviv constituyen otro episodio más en el conflicto interno entre el gobierno dirigido por PSD-ALDE y el presidente Iohannis, esto ahora afecta el papel neutral que proclama el país en el conflicto israelí-palestino.

En un debate realizado el 17 de mayo en Bucarest sobre el traslado de la embajada, Gideon Levy de Haaretz advirtió a Rumania no asumir semejante papel de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel. La audiencia y el moderador repitieron mecánicamente retóricas a favor del Gobierno israelí y mencionaron constantemente Hamas y el “terrorismo” palestino contra Israel, ignorando completamente las brutalidades de la ocupación israelí en el territorio palestino y las políticas discriminatorias que fueron equiparadas con el apartheid.

Mezclar xenofobia y asumir un bando en el conflicto de Israel-Palestina explota el temor de los refugiados musulmanes entre muchos rumanos, lo que permite que el Gobierno dé un paso importante y controversial.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.