¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Nacionalistas griegos y macedonios se oponen a acuerdo que acabaría con 25 años de disputa por nombre

El 17 de junio de 2018, los ministros de Asuntos Exteriores de Macedonia y Grecia, Nikola Dimitrov y Nikos Kotzias respectivamente, firman histórico acuerdo,. Detrás de ellos los primeros ministros Zoran Zaev y Alexis Tsipras. Fue en la localidad de Psarades/Nivici en la parte griega del distrito del Lago Prespa. Foto del Gobierno de la República de Macedonia, de dominio público.

Después de que los primeros ministros de Macedonia y Grecia dieron al público internacional la buena noticia del acordar el fin de la disputa de 27 años sobre el nombre de Macedonia, sus rivales internos intentan sabotear el acuerdo que allanaría el camino para la entrada de Macedonia en la Unión Europea y en la OTAN.

El acuerdo implica concesiones de ambas partes, incluida la consideración de la principal demanda griega de que el futuro nombre la actual República de Macedonia contenga un calificativo geográfico que la designe como solamente una parte de la región geográfica de Macedonia, cuyo territorio se extiende al norte de Grecia y a partes del este de Bulgaria y oeste de Albania.

Así pues, ¿cuál es el nombre acordado por ambas partes? La República de Macedonia del Norte.

El acuerdo también incluye las preocupaciones de los ciudadanos de etnia macedonia, que constituyen la mayoría de población de la República de Macedonia. Su identidad diferenciada ha sido negada por los nacionalistas de los vecinos balcánicos, que sostienen que realmente son una subcategoría “apartada” de pueblos vecinos eslavos (búlgaros o serbios), pese a que los marcadores de la identidad macedonia, al igual que su lengua y cultura únicas, han obtenido el reconocimiento de la comunidad internacional hace décadas.

Con el acuerdo, Grecia acepta respetarlos y designar su nacionalidad como “macedonios” o “ciudadanos de la República de Macedonia del Norte”.

Para la República de Macedonia del Norte, acabar con la disputa es un mecanismo de supervivencia. Significa que Grecia eliminará el veto que ha bloqueado la entrada de Macedonia a dos organizaciones internacionales clave: la OTAN y la Unión Europea. La mayoría de ciudadanos macedonios, divididos en líneas étnicas, religiosas e ideológicas, coinciden en que lograr este objetivo consensuado y estratégico a largo plazo ayudaría a su sociedad multiétnica a pasar de un estado transicional de limbo a un país europeo normal.

Formar parte de la OTAN es especialmente relevante, ya que garantiza la seguridad y la sostenibilidad del Estado –cuya existencia se disputan diversas fuerzas nacionalistas y que se ha visto dos veces en los últimos tres años al borde la guerra civil debido al antiguo régimen populista prorruso quien lideró el país de 2006 a 2017.

Pertenecer la Unión Europea ofrecería más oportunidades para una buena gestión y desarrollo económico. Las negociaciones del acceso incluyen una revisión exhaustiva de todos los aspectos de la gestión, que podría resultar en una lucha más eficiente contra la corrupción. También supondría mecanismos adicionales para la protección de los derechos de los ciudadanos, subsidios para infraestructuras y otras industrias y libre circulación y oportunidades de trabajo en toda la unión. En los últimos años, más de 120.00 macedonios (de untotal de dos millones) han solicitado la ciudadanía en la vecina Bulgaria, principalmente por cuestiones económicas.

Confianza vecinal versus poses nacionalistas

Contrariamente a la perspectiva de antiguos gobiernos de estas dos naciones balcánicas, que ahondaron en las divisiones entre Macedonia y Grecia, los primeros ministros Zoran Zaev and Alexis Tsipras han liderado un proceso de aumento de la confianza, que la comunidad internacional respaldó complacida.

Cuando anunciaron que habían llegado a un acuerdo para acabar con la disputa sobre el nombre, que por más de 25 años había generado constantemente tensiones que podían provocar una nueva guerra en los Balcanes, su logro fue ensalzado como merecedor del Premio Nobel de la Paz.

Hemos estado encerrados en la sala de espera de la Unión Europea durante demasiado tiempo por la cuestión del nombre. Ahora el pueblo necesita ver la puerta totalmente abierta para apoyar este compromiso. Gracias al ministro Heiko Maas por apoyar la lucha de Macedonia por iniciar las conversaciones de acceso a la Unión Europea y la OTAN.

Un usuario macedonio de Twitter mencionó a los ex primeros ministros y presidentes macedonios que no habían solucionado la disputa sobre el nombre de Macedonia, y los acusó de mantener al país aislado y pobre:

Malditos, sepan que lo son [Branko Crvenkovski], [Ljubcho Georgievski], [Vlado Buchkovski], [Kiro Gligorov], [Gjorge Ivanov]…
27 AÑOS que obtuvieron del pueblo de Macedonia.
27 AÑOS de CÁRCEL dictada por ustedes.
27 AÑOS por algo que Zoran Zaev solucionó en nueve meses.

Pese a que la mayoría de macedonios no cree que el acuerdo sea perfecto, reconoce que su país ha estado en desventaja y que, por consiguiente, ha tenido que comprometerse:

Pueden decir lo que quieran, pero Zaev ha jugado como un hombre y esta era la única solución.

Las reacciones internacionales ante el acuerdo han sido increíblemente positivas, la OTAN y la Unión Europea han declarado conjuntamente que darían el visto bueno a la entrada de Macedonia tan pronto como se implemente el acuerdo de modo formal:

El acuerdo de hoy entre Atenas y Skopie es un logro histórico y muy valiente que beneficiará a las dos partes y a toda la región. Esperamos que todos los actores políticos de ambos países demuestren un liderazgo constructivo en los próximos pasos.

Los enemigos políticos transfronterizos “se unen” en oposición al acuerdo

En ambos países, los nacionalistas tradicionales han organizado manifestaciones y acciones políticas pues consideran el acuerdo como traicionero y contrario a los intereses del país. Aquí se incluyen VMRO-DPMNE en Macedonia y Nueva Democracia en Grecia, anteriores partidos gobernantes y tiambién miembros del Partido Popular Europeo (EPP). Al igual que otras organizaciones internacionales, el EPP ha pedido “a todos los partidos” el apoyo constructivo al acuerdo, con un lenguaje diplomático sin reprender abiertamente a sus miembros:

¿No es irónico que VMRO-DPRMNE se oponga a la República de Macedonia del Norte, mientras se inscribe en la web del EPP como Antigua República Yugoslava de Macedonia y cuenta con Nueva Democracia como socio, cuyo presidente critica al acuerdo actual de traidor?

Estando en el poder, los dos “partidos hermanos” del EPP explotaron el miedo y el odio nacidos de la disputa sobre el nombre de Macedonia para presentarse como defensores de sus respectivos intereses nacionales y lograr el apoyo de la derecha:

Por cierto, VMRO solo puede culparse a sí mismo por la aceptación indolente del cambio de nombre por parte de los ciudadanos… Los convirtieron en pobres y ahora el nombre más humillante es más aceptable que la humillación de no poder darle a tu hijo dinero para que se compre algo de comer en la escuela, ropa; o permitirse un viaje sencillo o unas vacaciones…

En Grecia, la oposición parlamentaria, liderada por Nueva Democracia, inició una moción de censura contra el gobierno de Tsipras después de que los ministros de Asuntos Exteriores firmaran el acuerdo el 17 de junio de 2018. La mayoría gubernamental perseveró, con un resultado de 153 a 127 contra la moción, en un Parlamento con 300 diputados.

En Macedonia, el VMRO-DPMNE consideró que el acuerdo era una “capitulación” ante el chantaje griego, y prometió “oponerse con todos los medios democráticos”. El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, que llegó al gobierno con el apoyo del VMRO-DPMNE en los comicios de 2014 –ensombrecidos por acusaciones de fraude– se hizo eco de estas reclamaciones.

En el periodo anterior a que el Gobierno publicara el texto completo del acuerdo, el VRMO-DPMNE llevó a cabo intentos para persuadir a los ciudadanos de que el acuerdo sería perjudicial. En las redes sociales, por ejemplo, el aparato del VMRO-DPMNE participó en esfuerzos aparentemente coordinados por convencer a quienes no hablan inglés de que el nuevo nombre implica que el término “Macedonia” iba a “ser entregado” para designar solamente al territorio griego. Mediante una errata intencional, afirmaron que el nuevo nombre sería “República Norte de Macedonia”, en referencia a un territorio desconocido del Norte, Macedonia Griega, en lugar del nombre correcto, “República de Macedonia del Norte”:

El ex-alcalde [del VMRO-DPMNE] de Kriva Palanka está utilizando Goorgle Translate para aprender inglés.
————–
Captura de la publicación en Facebook de Arsenco Aleksovski que escribe “República Norte de Macedonia” en inglés y su correspondiente traducción en macedonio, con un comentario: «Bueno, ¿es esto aún más aterrador? Pueden verlo en Google Translate”.

De modo similar a los acontecimientos que acabaron en el ataque al Parlamento macedonio el 27 de abril de 2017, grupos del VMRO-DPMNE, que se presentaron como organizaciones patrióticas de la sociedad civil y grupos de aficionados al fútbol, organizaron protestas por la firma que supusieron discurso de odio y el lanzamiento de cócteles Molotov en el Parlamento macedonio.

Como ya ha ocurrido antes, estas protestas –con el llamado por una “Macedonia limpia” y cánticos que reivindican la muerte de albaneses en cámaras de gas– supusieron una plataforma para los que defienden la limpieza étnica contra grupos que viven en el país:

Cantan contra los malditos [insulto étnico] albaneses, mientras el problema con el nombre es con los griegos. Las drogas que toman son fuertes.

En Grecia y Macedonia hubo protestas violentas tras la firma del acuerdo, en las que la policía de ambos países utilizó gas lacrimógeno para dispersar a los participantes. En Skopie, la policía intervino después de que los manifestantes les lanzaran artefactos incendiarios e intentaran atacar de nuevo el Parlamento mientras ondeaban la antigua bandera Vergina de Macedonia (cambiada tras un acuerdo con Grecia en 1995), y la bandera de Rusia.

La firma del acuerdo es solo el primer paso de un largo proceso: debe ser ratificado en los Parlamentos de ambos países, y podría haber un referendo sobre su aprobación en Macedonia. Los oponentes tendrán más oportunidades para obstaculizarlo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.