¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Universidad de Europa Central permanece en ‘limbo legal’ por la nueva enmienda a la educación superior en Hungría

Estudiantes de la Universidad de Europa Central celebran su graduación en Budapest, 22 de junio de 2018. Fotografía de CEU/Zoltan Adrian (Kepszerkesztoseg), CC BY-NC-ND 2.0.

Descargo de responsabilidad: La autora de este artículo es egresada de la Universidad de Europa Central (CEU), año 2018. Nota del editor: Global Voices es beneficiario de Open Society Foundations, parte de la red de Soros.

El destino de la Universidad de Europa Central (CEU) en Budapest, Hungría, permanece incierto mientras lucha con el Gobierno húngaro por su posición legal, según las nuevas enmiendas a la educación superior presentadas en 2017.

La universidad, fundada por el financista húngaro-estadounidense George Soros e inscrita en Estados Unidos, ahora enfrenta la posibilidad de cesar operaciones por las normas que exigen a todas las universidades extranjeras estar inscritas en sus países de origen antes de firmar acuerdos bilaterales con Hungría. CEU cree que ha sido blanco de ataque en un conflicto continuo que se origina de las tensiones populistas entre Hungría y Europa Central.

En un correo electrónico enviado el 26 de junio, 2018, el rector Michael Ignatieff aseguró a la comunidad CEU que tenían la “autorización para abrir inscripciones en la institución en Budapest para el año académico 2019-2020″.

Esto fue un alivio para el personal de la universidad conformado por 1160 personas, y para los futuros estudiantes que se preguntaron si cerrarían la universidad por las batallas legales cuando el Gobierno del primer ministro Viktor Orbán acusó a CEU de incumplir la nueva ley, a la que aluden de manera extraoficial como ‘lex CEU’ (que en latín significa ‘ley CEU’).

En 2017, mediante un proyecto de ley presentaron las nuevas enmiendas que exigen a las instituciones extranjeras que operan en Hungría establecer varios locales en el país en el que estén inscritas y posteriormente firmar un acuerdo bilateral de educación con el Gobierno húngaro. Aunque las instalaciones de CEU están en Hungría, la universidad está inscrita en Estados Unidos, por lo que concede principalmente diplomas estadounidenses, a excepción de algunos programas que están acreditados también en Hungría.

Los detractores de la enmienda la consideran como un ataque dirigido a CEU. Meses después de su publicación, se organizaron múltiples manifestaciones en Budapest y más de 50 estadounidenses y distinguidos académicos europeos, entre estos 20 premios Nobel, firmaron una carta pública a favor de CEU.

Miles en Hungría salieron a las calles en defensa de la CEU, una de las últimas universidades independientes del país.

La problemática ley CEU provocó que la Comisión Europea remitiera a Hungría a la Corte Europea de Justicia de la Unión Europea. Los máximos líderes de la Unión Europea, como el primer vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, expresaron de manera directa su apoyo para la conservación de CEU en Hungría:

Continuaré luchando por todo lo concerniente a la libertad, la transparencia y la cooperación europea.

En un correo electrónico reciente, el rector Ignatieff escribió:

CEU has fulfilled its obligations under Hungarian law, and remains faced with the Hungarian government’s continuing refusal to bring the lex CEU matter to a conclusion…

CEU cumplió con sus obligaciones conforme a la ley húngara, y continúa enfrentando a la constante negativa del Gobierno húngaro de concluir con el asunto de la ley CEU…

La declaración hace alusión al muy esperado informe del Gobierno húngaro con respecto a su visita a la universidad Bard College en Nueva York, Estados Unidos, que planea ofrecer algunos programas de CEU conforme a la ley CEU. Pese a sus fastidiosos requisitos, CEU afirma que pudo cumplir con las nuevas leyes al adquirir “una carta oficial de las autoridades del estado de Nueva York, [publicada el 26 de junio] que confirma que CEU ofrece actividades de educación superior en Nueva York, por lo tanto, cumple totalmente con la ley CEU”, como se declaró en un documento adjunto al correo electrónico del rector.

Pese a obtener esta carta de las autoridades del estado de Nueva York, aún es incierto si el Gobierno húngaro está dispuesto a firmar el acuerdo bilateral de educación necesario con Estados Unidos. El rector Ignatieff aludió a este dilema como un estado de “limbo legal” que apenas comienza.

Especulación y reacción de los estudiantes

Los expertos y cibernautas creen que el Gobierno húngaro posiblemente esté dejando pasar el tiempo con CEU, pues ha aplazado su decisión con el fin de que la universidad cierre, y evitar así la responsabilidad directa de su salida de Hungría.

En los correos electrónicos oficiales de CEU de marzo, se informó a la comunidad sobre la creación de un campus satélite en Viena, Austria, que serviría como una nueva sede, en caso de que la universidad no reciba la autorización del Gobierno húngaro para continuar sus operaciones. En su declaración más reciente, CEU anunció las oportunidades de asiistir a clases tanto en el campus de Budapest como en el futuro campus de Viena.

Con respecto al posible traslado a Viena, Matthew DeCloedt, recién egresado del Departamento de Estudios Jurídicos de CEU y futuro estudiante de doctorado, dijo a Global Voices (GV):

I don’t think students will be deterred from attending CEU if it isn’t in Budapest. I’m going follow it wherever it goes. The quality of education will not change, but it’d be a pity to have to move somewhere else.

No creo que los estudiantes dejen de asistir a CEU si no está en Budapest. Yo voy a seguirla a donde sea que vaya. La calidad de la educación no cambiará, pero sería una lástima que tuviera que trasladarse a otro lugar.

Budapest ha sido el hogar de CEU desde 1993, y contribuye de manera directa a la economía húngara a través de impuestos, y de manera indirecta, pues atrae a estudiantes de casi 120 países que disfrutan de su escenario cultural, vida nocturna y área campestre.

La nueva estudiante Sunna Kokkonen dijo a GV que lo único que la inquieta con respecto al posible traslado a Viena es si su diploma será acreditado en la Unión Europea y no solo en Estados Unidos. Agregó que antes de aceptar la oferta de admisión, no tenía mucho conocimiento sobre lo que acontecía en CEU.

¿Por qué una universidad importante en Europa Central y del Este enfrenta acoso?

Muchos funcionarios distinguidos de Hungría son egresados de CEU, considerada como una universidad excelente en Europa Central y del Este, por lo que muchos se están preguntando por qué el Gobierno húngaro se enfoca fuertemente en que CEU acate la norma. Varios universidades extranjeras operan en el país, pero estas normalmente se inscriben dentro de la Unión Europea y solo tienen sedes satélites en Hungría, simplificando así el cumplimiento de la normativa.

El conflicto quizá se origine de la asociación de la universidad con Soros, cuya organización, Open Society Foundation, concedió una beca al actual primer ministro húngaro Viktor Orbán en 1989. Este es un contraste marcado del actual gobierno populista de extrema derecha de Orbán, que presentó a Soros como enemigo público para los húngaros, pues invierte millones de euros del dinero de los contribuyentes en costosas campañas de difamación en su contra.

Las teorías sobre el enfoque singular de Hungría en CEU varían desde una interpretación freudiana de la vida de Orbán hasta el deseo del primer ministro de que el presidente Donald Trump lo invite a la Casa Blanca. La teoría que fue aceptada más extensamente es que el líder populista necesita un enemigo público y, en este caso, CEU sirve como chivo expiatorio. La decisión de CEU de permanecer en Budapest obliga al gabinete de Orbán a tomar y anunciar su decisión final con respecto a la renovación de la licencia de la escuela. Si no renuevan la licencia, CEU debe cesar sus operaciones en Budapest. Pero, a juzgar por la reciente declaración de la universidad, la institución está segura de que estará apta para la renovación de la licencia.

Entre tanto, la Alianza Húngara-Cívica de Orbán (conocida como el partido Fidesz) se arriesga a ser “expulsada del partido Popular Europeo, el grupo más grande dentro del Parlamento Europeo que ha protegido al líder populista de la crítica por la erosión de la democracia”. El influyente sitio web húngaro Index.hu afirma que incluso los representantes de Fidesz desconocen el siguiente paso de Orbán.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.