¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Nauru impide que cadena Australian Broadcasting Corporation informe sobre el Foro de las Islas del Pacífico

Delegados en las islas Marshall para asistir al Foro de las Islas del Pacífico en 2013. Foto de la página de Facebook del secretario del Foro.

El Gobierno de Nauru le prohibió el ingreso al país a la Australian Broadcasting Corporation (ABC, por sus siglas en inglés) para la cobertura de la Cumbre del Foro de Líderes de las Islas del Pacífico el próximo septiembre. Nauru acusó a ABC, medio de radiodifusión pública de Australia, de parcialidad e información falsa.

La Cumbre es un encuentro anual de los jefes de estado de Oceanía y trata temas relevantes para la región.

El 2 de julio de 2018, el Gobierno de Nauru emitió un comunicado en el que limitó la cantidad de personas que podrán asistir al foro, puesto que “el alojamiento es limitado”. Sin embargo, excluyó a ABC y explicó sus razones:

…no representative from the Australian Broadcasting Corporation will be granted a visa to enter Nauru under any circumstances, due to this organisation’s blatant interference in Nauru’s domestic politics prior to the 2016 election, harassment of and lack of respect towards our President in Australia, false and defamatory allegations against members of our Government, and continued biased and false reporting about our country. It is our right, as it is the right of every nation, to choose who is allowed to enter.

No se entregará visa para ingresar a Nauru a ningún representante de la Australian Broadcasting Corporarion, sin excepción, debido a la interferencia evidente de esta organización en las políticas internas antes de las elecciones de 2016, el acoso y falta de respeto hacia nuestro presidente en Australia, denuncias falsas y difamatorias hacia los miembros del Gobierno, y la información contante, sesgada y falsa de nuestro país. Es nuestro derecho, como el de cada nación, elegir a quién permitimos el ingreso.

En 2016, ABC difundió un documental que denunciaba abusos infantiles y torturas vinculados a centros extraterritoriales australianos de procesamiento de refugiados administrados por Nauru. Además, publicó un informe donde se acusa al presidente nauruano y a algunos ministros de aceptar sobornos por parte de un distribuidor australiano de fosfato. Nauru acusó a ambos informes de “racistas” y “propaganda política sesgada”.

El pequeño país insular fue durante varias décadas un emplazamiento minero hasta que se agotaron los depósitos de fosfato en la década de 1980. Recibió ayuda de Australia y albergó un centro de detención australiano para inmigrantes

Gaven Morris, director de noticias de ABC, criticó esta decisión:

The Nauruan Government should not be allowed to dictate who fills the positions in an Australian media pool.

It can hardly claim it is ‘welcoming the media’ if it dictates who that media will be and bans Australia's public broadcaster.

El Gobierno nauruano no debería tener la potestad de dictar quién ocupa los puestos en los medios de comunicación australianos.

Difícilmente puedan jactarse de “dar la bienvenida a los medios” si imponen los medios que estarán presentes mientras que prohíbe el ingreso a la cadena de radiodifusión pública de Australia.

En seguida, el Gobierno nauruano respondió al comunicado, al que tildó de “arrogante, irrespetuoso y un ejemplo más del sentimiento de apropiación que muestra esta organización de medios activistas”. Además:

We remind the ABC that we – like Australia – have every right to refuse a visa to any person or organisation that we believe is not of good character, and that entry into our country is a privilege not a right. The Australian media do not decide who enters Nauru.

Le recordamos a ABC que, al igual que Australia, contamos con todo el derecho de negarle la visa a cualquier persona u organización que creemos que no tiene buena reputación, y el ingreso a nuestro país es un privilegio, no un derecho. Los medios australianos no deciden quién ingresa a Nauru.

El primer ministro australiano consideró a la decisión como “lamentable“, pero se negó a intervenir a favor de ABC.

Media, Entertainment & Arts Alliance, red australiana de trabajadores de medios, dijo que el Gobierno debería tratar el problema con los funcionarios de Nauru:

This is an attack on press freedom that our government needs to condemn in the strongest possible terms. Recognising the sovereignty of another nation does not extend to accepting they have the right to prevent free and open reporting.

Este es un ataque a la libertad de prensa que nuestro Gobierno debe condenar de la forma más enérgica posible. Reconocer la soberanía de otra nación no implica aceptar que tiene el derecho de prohibir que se informe abiertamente y con libertad.

La prensa del Parlamento australiano amenazó con boicotear el foro:

If the ban is not reversed, the media pool will be disbanded. If one cannot go, none will go.

We oppose the Nauru edict because it is wrong in this instance and because it sets a dangerous precedent. What other Australians might be banned from a similar group by another government in future? We stand for a free press, not a banned one.

Si no se da marcha atrás a la prohibición, el grupos de medios de comunicación se desarmará. Si uno no puede ir, no irá nadie.

Nos oponemos al edicto de Nauru porque está mal en esta instancia y porque sienta un precedente peligroso. ¿A qué otros australianos se le prohibirá el ingreso en el futuro? Defendemos una prensa libre, no una prensa prohibida.

Red Ink de la cadena australiana Nine mostró su apoyo a ABC:

ABC is our competitor, and a tough one at that, but there is something bigger at stake here than beating a rival.

ABC es nuestra competencia, que es bastante dura, pero hay algo más importante en juego aquí que ganarle a un rival.

El impedimento a ABC fue denunciado por otros grupos de medios en la región. La prensa del Parlamento de Nueva Zelanda dijo:

This decision follows already restrictive conditions, limiting the number of journalists who can attend this important regional summit. While infrastructure constrains play a role in limited pooling numbers, we are appalled by this attempt to control media coverage.

Esta decisión viene de la mano de otras condiciones restrictivas existentes, como la limitación en el número de periodistas que podrán asistir a esta cumbre regional tan importante. Aunque las restricciones de infraestructura tienen un papel en el número reducido de asistentes, estamos alarmados por este intento de controlar la cobertura mediática.

Dan McGarry, director de medios del Vanuatu Daily Post, explicó las razones por las que no enviaran un delegado a la Cumbre:

I instructed the Daily Post’s editor to withdraw our reporter from the Vanuatu media delegation allotted to covering this event.

This isn’t a self-righteous, moralising action. It’s a survival tactic. If we allow ourselves to get into a situation where our ability to report is predicated on how positive our coverage is, then we can’t do our job.

Le indiqué al editor del Daily Post que retirara a nuestro periodista de la delegación periodistica de Vanuatu destinada a cubrir este evento.

No se trata de una acción santurrona y moralizadora. Es una táctica de supervivencia. Si nos permitimos entrar en una situación donde nuestra capacidad de informar está determinada de acuerdo a que la cobertura sea positiva o no, entonces no podemos hacer nuestro trabajo.

La Asociación de Medios de las Islas del Pacífico solicitó a Nauru reconsiderar su decisión para promover la diversidad mediática:

The Pacific is on display and can be proud of its media diversity and efforts to strengthen our communities through dialogue and communication.

El Pacífico está expuesto y puede estar orgulloso de la diversidad en sus medios y los esfuerzos por fortalecer nuestras comunidades a través del diálogo y la comunicación.

La Federación Internacional de Periodistas declaró que Nauru ha sentado un precedente peligroso:

Governments, leaders and politicians must remember the role of the media, and not use their powers to control and stifle press freedom. The Nauru Government is setting a dangerous precedent by barring ABC journalists’ from covering the Pacific Island Forum.

Los Gobiernos, líderes y políticos deben recordar el papel que juegan los medios, y no hacer uso de sus poderes para controlar y reprimir la libertad de prensa. El Gobierno de Nauru está sentando un precedente peligroso al impedir la presencia de periodistas de ABC en la cobertura del Foro de las Islas del Pacífico.

El foro tendrá lugar en septiembre en Nauru, y es la edición número 49 del Foro de las Islas del Pacífico.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.