¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué va a necesitar #SaveTheInternet en Europa? Perspectiva desde Rumanía

Miembros del Parlamento Europeo de Rumanía que votaron a favor de defender los derechos de los usuarios de internet: Renate Weber, Adina-Ioana Vălean, Laurentiu Rebega y Traian Ungureanu. Composición fotográfica de Global Voices, CC-BY, incluida la foto de Wikipedia PD.

Según YouTube, cada 60 segundos se publican en sus servidores 400 horas de video. De gatos tontos a protestas públicas, pasando por pornografía suave, YouTube se expande por una razón principal: no necesitas pedir permiso para publicar información. Si no cumples las reglas, te hallas en el otro lado –por ahora.

El horizonte de una reforma de propiedad intelectual propuestas en la Unión Europea podría volcar radicalmente este sistema, pues solicitaría a plataformas de contenidos generados por el usuario –como YouTube– que evaluaran la propiedad de un contenido –ya sea video, audio, texto o imagen– antes de que el usuario pueda publicarlo.

El 5 de julio, el Parlamento Europeo rechazó el mandato de negociación de la comisión líder sobre la directiva referida a la propiedad intelectual, JURI. Esto significa que mientras la ley propuesta por JURI queda en suspenso, los debates siguen abierto y cualquiera de los 751 parlamentarios puede realizar nuevas propuestas y enmiendas. En septiembre podría haber una nueva votación sobre esta propuesta.

Se han recogido casi un millón de firmas y más de 40.000 ciudadanos europeos han escrito correos electrónicos a miembros del Parlamento Europeo para pedir modificaciones de la normativa que asegure la protección de sus derechos e intereses.

La Directiva sobre el copyright propuesta fue propuesta por primera vez por la Comisión Europea en septiembre de 2016, y su objetivo era ser parte esencial del paquete europeo de medidas destinadas a crear un Mercado Único Digital en la Unión Europea que simplifique las tecnologías de red para así fomentar el crecimiento de la economía y los mercados. Sin embargo, esta propuesta podría ir en detrimento de la modernización del marco legislativo de los derechos de autor en la Unión Europea.

Las propuestas de propiedad intelectual que defienden actualmente los órganos de gobierno europeos no tienen en cuenta la naturaleza y los usos potenciales de las tecnologías digitales de red.

Sin duda, el artículo más polémico de la norma sobre propiedad intelectual es el artículo 13, que la la red de defensa de Internet abierto European Digital Rights (EDRi) ha apodado de manera no oficial como la “máquina de censura“. El artículo pretende hacer responsables a los proveedores de servicios en línea de los contenidos que publican los usuarios. En este momento, si un usuario publica contenido que infringe los derechos de otra persona o una ley, el usuario es responsable y el proveedor o plataforma quedan exentos de responsabilidad. Si el proveedor o plataforma fuera responsable de la acción de los usuarios, evitarían el riesgo. Muy probablemente, esto provocaría un cambio abismal en las capacidades de referencia de las plataformas, y alejaría su atención de la participación y divulgación del usuario. Supondría el final del intercambio abierto.

Hemos visto materializarse una versión a pequeña escala de este fenómeno con la sección de comentarios de varios sitios: cuando el propietario/administrador del sitio empieza a observar comportamientos no deseados en su sitio, suele moderar los comentarios, ligeramente al principio y aumenta con el paso del tiempo. Todo acaba cuando el autor o la publicación desactiva la sección de comentarios. En el caso del artículo 13, las plataformas en línea se verían obligadas a implementar mecanismos automáticos de filtrado para asegurarse de que el archivo que va a ser publicado no infrinja los derechos de autor de nadie.

¿Cómo funcionaría este filtro automático? Las plataformas en línea necesitarían aplicar un filtro basado en algoritmos para detectar si un contenido es infractor o no.

Es fácil de decir pero casi imposible de aplicar en la práctica de manera correcta. El número de casos que implican la eliminación de contenido equivocado por una supuesta violación de derechos de autor son demasiados como para contarlos. Dos ejemplos especialmente absurdos son un video de un gato que ronronea al que dos discográficas acusan infringir los derechos de autor, y una conferencia de Harvad sobre derechos autor que fue eliminada porque… los denunciantes decían que el video violaba los derechos de autor de una canción pop.

El segundo artículo más polémico de la propuesta de la Unión Europea es el artículo 11, que introduce un nuevo derecho para los editores de prensa llamado “derecho de autor auxiliar” (conocido también como “impuesto del enlace”). No es nuevo en Europa: fue introducido por primera vez en Alemania y después en España, en ambos casos bajo una fuerte presión de los editores de prensa más importantes. Y en ambos casos se demostró que era un fracaso espectacular. Con este nuevo derecho, los editores de prensa tendrían que cobrar cuando se citan contenidos suyos en línea. Si los defensores se hubieran salido con la suya, el simple hecho de enlazar contenido en línea también requeriría un pago.

Esto provocaría una enorme desigualdad entre editores de prensa y el resto de usuarios de internet. Cuando se aplicó el derecho de autor auxiliar en Alemania, Google News utilizó su posición dominante en el mercado para negociar privilegios especiales con los editores de prensa, y también los exoneró de pagos. Sin embargo, los agregadores pequeños de noticias que no tenían el tamaño de Google News tuvieron que cerrar. En España, donde la ley no permitía que los editores de prensa renunciar a sus impuestos (parecido a Alemania), Google News cerró también el negocio.

Lo que pasó en España después fue aún más sorprendente: apareció una nueva empresa, supuestamente la historia dinámica de éxito de un inicio, que proporciona una aplicación de Android con la que puedes acceder a artículos de noticias. Si bien al principio parecía una solución magnífica, pronto se descubrió que era propiedad de la corporación alemana Axel Springer –principal impulsor de este tipo de legislación en Alemania, así como en España y a nivel europeo.

¿Cuáles son las reacciones desde Rumanía?

A nivel europeo, hay un gran número de personas y organizaciones implicados en este proyecto. En la Asociación por la Tecnología e Internet (ApTI) intentamos contactar con los parlamentarios europeos rumanos para mostrarles los efectos legales, económicos y educativos de algunos artículos de esta propuesta de reforma de los derechos de autor.

De 32 parlamentarios europeos rumanos, solo cuatro rechazaron el mandato de negociación del comité JURI, y se mostraron a favor de defender los derechos de los usuarios de internet tanto en Europa como en resto del mundo. Dos declararon públicamente su opinión en Facebook sobre este asunto.

Renate Weber (ALDE, Independiente):

…in opinia mea, libertatea in raport cu internetul nu inseamna ca tot ce e continut de internet trebuie sa fie gratuit. Sunt de acord cu protectia drepturilor de autor si cu faptul ca platformele online trebuie sa gaseasca formule prin care autorii, artistii in general sa fie protejati si platiti in mod adecvat pentru utilizarea operelor.

Problema e ca formularea actuala a art. 13 nu reuseste un just echilibru intre respectarea drepturilor de autor si obligatiile impuse platformelor online. Dar mai ales, ceea ce lipseste din acest articol este protectia utilizatorilor individuali (end users). Pentru a se conforma cerintelor din art. 13 platformele online vor fi obligate sa introduca filtrarea automata a continutului online, asta inseamnand inclusiv afectarea oricarei uploadari, oricat de nevinovata ar fi ea.

Frankfurter Algemeine Zeitung a rezumat cel mai bine: uploadarea, urcarea unui video pe YouTube, sau pe Twitter, de la aniversarea unui copil va deveni imposiba daca in fundal canta Beyonce. Aceste instrumente automate nu pot nici macar sa fie conforme cu directiva privind drepturile de autor care prevede exceptii in cazul parodiilor, al criticilor, etc.

Dar trebuie sa precizez ca de fapt uploadarea devine imposibila daca utilizatorul este european. Vad din nou aici tipul de abordare care a fost folosit in cazul ACTA: impunem reguli cat mai stricte pentru europeni in vreme ce utilizatori de pe alte continente vor face in continuare ce vor dori. Nu pot fi de acord cu asa ceva, mai ales ca de data asta ar fi vorba inclusiv de sanctionarea unor comportamente complet nevinovate sau de sanctionarea creativitatatii utilizatorilor individuali europeni.

Asadar, voi vota impotriva unui mandat care sa permita inceperea negocierilor, insa acest lucru nu va fi suficient. Nicio dezbatere in Plenul PE, chiar daca ea e un instrumemt democratic in procedura legislativa, nu este momentan de ajuns. E nevoie de un nou text care sa rezolve toate aceste probleme care sa gaseasca un just echilibru intre libertatea utilizatorilor de internet de a uploada, cu protejarea drepturilor de autor si respectarea dreptului utilizatorilor europeni de internet de a se exprima liber, comparativ cu utilizatorii de internet de pe alte continente.

Quiero destacar que, en mi opinión, la libertad en internet no implica que todo el contenido en línea deba estar libre de impuestos. Creo en la protección de los derechos de autor y en que plataformas en línea tengan que hallar fórmulas en las que autores y artistas en general se sientan protegidos y vean retribuido el uso de sus obras.

El problema es que la redacción actual del artículo 13 no logra un equilibrio justo entre el respeto a los derechos de autor y las obligaciones impuestas por las plataformas en línea. Sin embargo, lo que sí falta de manera grave en este artículo es la protección de los usuarios finales. Para cumplir con los requisitos del artículo 13, se les pedirá a las plataformas en línea que introduzcan filtros automáticos de contenidos en línea, incluido el impacto de cualquier publicación, aunque sea legal.

Frankfurter Algemeine Zeitung lo resumió así: publicar un video en YouTube o Twitter del cumpleaños de un niño será imposible si suena una canción de Beyoncé. Estas herramientas automatizadas no pueden ni siquiera cumplir con la directiva de los derechos de autor que establece excepciones para parodias, críticas, etc.

Pero tengo que decir que publicar contenido es realmente imposible si el usuario es europeo. Veo de nuevo aquí la perspectiva utilizada en ACTA: estamos imponiendo reglas estrictas para europeos mientras usuarios de otros continentes seguirán haciendo lo que quieran. No puedo estar de acuerdo con esto, sobre todo cuando se incluiría sanciones a comportamientos completamente inocentes o a la creatividad de los usuarios europeos.

Así que votaré contra un mandato para iniciar negociaciones, aunque no será suficiente. Los debates en el pleno del Parlamento Europeo, aunque haya un instrumento democrático en el proceso legislativo, no son suficientes. Se necesita un nuevo texto para solucionar estos problemas, un texto que suponga un equilibro justo entre la libertad que los usuarios de internet tienen para publicar contenido, la protección de los derechos de autor y el respeto al derecho que tienen los usuarios de internet europeos de expresarse libremente, al igual que usuarios de otros continentes.

Adina Vălean (EPP, PNL):

I believe the success of a normative act lies in broad support from all those involved. Today we would not be in this situation if the proposal of the Legal Committee were not controversial. This shows us that we need to continue the debate and find the means and legal instruments by which the entire creative industry in Europe is genuinely protected without creating obstacles to innovation and the digital economy. That is why I voted against the proposal of the Legal Committee on the Copyright Directive.

Creo que el éxito de una disposición normativa reside en el apoyo amplio de todos los implicados. Hoy no estaríamos en esta situación si la propuesta del Comité Jurídico no fuera polémica. Esto nos enseña que necesitamos continuar con el debate y hallar los medios e instrumentos legales que proteger la industria creativa de Europa sin crear obstáculos a la innovación y la economía digital. Por eso voté contra la propuesta del Comité Jurídico sobre la Directiva de Derechos de Autor.

Comunicado de Adina Vălean en Facebook.

En esta coyuntura, seguimos necesitando convencer a los parlamentarios europeos para que presenten enmiendas que garanticen los derechos de los ciudadanos europeos.

El 26 de agosto será el Día de Acción para Salvar Internet, acontecimiento cuyo objetivo será reunir a cuantas personas y organizaciones sea posible para mandar un mensaje claro a los representantes de la Unión Europea: que encuentren las medidas legislativas correctas para poder implementarlas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.