¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Uno de los últimos bosques antiguos de Europa se desmorona en manos del Gobierno polaco

Las peticiones en línea a favor de la de protección del bosque Białowieża han obtenido enormes cantidades de firmas: 243 523 en WeMove.eu, and 192 480 en Rainforest Rescue.

Durante dos años y medio, los ambientalistas han emprendido una guerra con las autoridades polacas por el bosque Białowieża, Patrimonio Mundial de la UNESCO y uno de los mayores y últimos terrenos de bosques antiguos originales de Europa.

En abril de 2018, la Corte Europea de Justicia, el tribunal supremo de la Unión Europea, resolvió que Polonia violaba las leyes de la Unión Europea por talar en el bosque, y le impuso multas de un mínimo de 4.3 millones de euros (cinco millones de dólares estadounidenses), que pueden aumentar a 100 000 euros por día si no detienen la tala.

En marzo de 2016, el ex ministro del Ambiente de Polonia, Jan Szyzko, miembro del partido Ley y Justicia, que tiene el respaldo de grupos de presión forestales, aprobó triplicar la cantidad de madera que se podría obtener de Białowieża, supuestamente para combatir una infección de escolitino. En julio, varias organizaciones ambientales polacas presentaron una queja formal a la Comisión Europea, que luego demandó a Polonia en la Corte de Justicia de la Unión Europea.

Białowieża se ubica en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, e incluye grandes zonas inhóspitas que albergan una rica fauna de 59 especies de mamíferos, como el bisonte auropeo. Pero aunque en el lado bielorruso, más del 80 % de su extensión se circunscribe bajo un parque nacional, solamente el 17 % del bosque de Polonia goza del mismo nivel de protección.

Organizaciones pendientes del ambiente dicen que se han talado entre 160,000 y 180,000 árboles desde 2016, con el nuevo plan de gestión de Szyzko.

El descuido al ambiente es un problema que llega a todos los rincones de Europa Oriental. En Rumania, Greenpeace calcula que tres hectáreas de árboles se pierden cada hora en los montes Cárpatos, que también alberga uno de los últimos terrenos de bosques antiguos de Europa. En Eslovaquia, hubo declaraciones oficiales de desaparición de los bosques por medio de fotografías aéreas.

En Polonia, Szyzko fue destituido en enero de 2017, apenas días después de que el Parlamento aprobara otra controvertida ley que había auspiciado. La ley exonera de obligación a terratenientes privado de solicitar autorización para talar árboles o informar a las autoridades locales de que se han derribado o se derribarán árboles.

El nuevo ministro del Ambiente, Henryk Kowalczyk, aceptó cumplir la decisión de la Unión Europea, pero persiste la controversia en torno a su gestión. En mayo, creó un grupo para trazar un plan a largo plazo para el bosque, que incluye planes de refirestar las zonas taladas, que según los ambientalistas, será más perjudicial que beneficiosa.

Las protestas

En mayo de 2017, los manifestantes instalaron un campamento permanente en el bosque, y a menudo se encadenaron a máquinas taladoras. El asentamiento, organizado de manera ascendente, alentó las peticiones en línea y la atención internacional.

La situación estalló cuando la Policía Forestal retiró a la fuerza a algunos manifestantes de la zona, esposados, y entró en vigor una prohibición legal de entrar a algunas zona del terreno. A mediados de 2017, el Ministerio de Ambiente declaró que toda oposición a actividades de tala sería considerada oposición política.

Cuando los medios estatales de Polonia, que cada vez más son objeto de intervención por parte del Gobierno del partido conservador Ley y Justicia, empezaron a atacar estas protestas con gas, los manifestantes decidieron salpicar su mensaje con sentir patriótica, que promuecve un mensaje de herencia nacional que está en la línea de las ideas del partido.

Una maqueta digital en 3D del bosque, realizada gracias a una colaboración entre Greenpeace y Minecraft, permite a los jugadores explorar Białowieża junto con biodiversidad y patrones climáticos. El juego se llama “Al último árbol de pie”, y al final saca a los árboles de la vista de los jugadores sin advertencia, y los deja luchando para encontrar el último.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.