¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Usuarios de redes sociales intentan combatir el acoso en Pakistán. ¿Asumirán las instituciones su responsabilidad?

“No más silencio”. Protesta de Eunice McFarling de la Fuerza Aérea de Estados Unidos como parte del Mes de Prevención del Acoso Sexual en abril de 2016. Foto de Denise M. Nevis autorizada para dominio público.

En la mayoría de los países del mundo el acoso por motivos de género es un problema antiguo. Pero en la era digital, con movimientos de etiquetas como #MeToo [Yo también] y plataformas de redes sociales donde las evidencias de acoso pueden convertirse en virales, el equlibrio de poder entre los acosadores y sus víctimas parece estar cambiando.

Un ejemplo reciente proviene de Pakistán, donde un video que muestra a un hombre que sigue y acosa a un grupo de mujeres se convirtió en viral en Facebook y Twitter, causó condena pública y, en última instancia, el arresto del hombre.

En 2016 en el valle de Kalash, en la región de Chitral al norte de Pakistán, Aimal Khan empezó a seguir a un grupo de mujeres y a grabarlas con su teléfono. Les hizo comentarios degradantes y les pidió insistentemente que posaran para hacerse fotos con él, a pesar del rechazo de las mujeres de sus amenazas de denunciarlo a la policía. Khan incluso llegó a declarar que él mismo era un policía.

No queda claro cuándo se realizó el video, pero Khan lo publicó en YouTube el 19 de julio de 2016. Dos años después la página de Facebook ‘Islamabadians‘ publicó el video en esa red social y se convirtió en viral. La gente comenzó a etiquetar a la policía y la apremió a arrestar al hombre. El 19 de junio de 2018, la policía de Chitral respondió que estaban intentando rastrear su ubicación.

Mientras tanto, surgió otro video donde Aimal Khan aparece pidiendo disculpas por el incidente. El 22 de junio fue arrestado por la policía de Chitral, que envió mujeres policía a llevar a cabo el arresto. La policía aclaró que Khan no era un agente de la policía como había declarado.

En las redes la gente expresó su apoyo al arresto:

Me siento orgulloso de ver a una agente de policía con traje tradicional que le pone las esposa al hombre involucrado en el caso de acoso a demas en Chitral, Pakistán.

Acción vergonzosa. Un turista local acosaba a mujeres en el valle de Kalash, en Chitral. No necesitamos turistas, así que no pueden repetar nuestra cultura y que le faltan el respeto a nuestras mujeres.
———-
Aimal Khan, quien  acosó mujeres en el valle de Kalash, en Chitral, ha sido arrestado por la policía de Chitral. Gracias a todos los que se pusieron en pie con las mujeres marginadas del valle de Kalash y difundieron el video en redes sociales. Este es el poder de las redes sociales

Pero también se plantearon preguntas, específicamente en referencia a las leyes bajo las que se detuvo a Khan:

“Señores de la policia de Chitral, ¿puedo hacerles una pregunta amistosa?
¿Cómo se arrestó a Aimal Khan si las verdaderas víctimas no lo habían acusado?
¿Bajo qué ley? (Continúa).

Para consternación de muchos, Aimal Khan fue liberado bajo fianza poco después. Está a la espera de un juicio.

Global Voices habló con el Agente del Distrito de Chitral, el señor Furgan Bilal, que expresó:

Aimal Khan was released on bail soon after as he was charged under a bailable Section of the Law. In the First Information Report Aimal Khan has been charged under Sections 354 (assaulting a female), 419 (cheating by personation), 294 (engage in obscene act in public places) and 341 (wrongful restraint) of the Pakistan Penal Code instead of Pakistan Electronic Cyber Act. His trial is to be held soon.

Aimal Khan fue liberado bajo fianza poco después de haber sido acusado bajo la sección de la ley que permite libertad bajo fianza. En la denuncia, Aimal Khan fue acusado bajo las secciones 354 (agresión a una mujer), 419 (suplantar una identidad), 294 (participar en acto obsceno en lugares públicos) y 341 (coerción ilícita) bajo el Código Penal de Pakistán en lugar de la Ley Cibernética y Electrónica de Paquistán. Su juicio se celebrará pronto.

A los activistas les preocupa las leyes invocadas en la denuncia. Aunque la Ley de Prevención de Crímenes Electrónicos de Pakistán abarca el acoso de esta naturaleza y pudo haber sido dispuesta para fundamentar el caso de Khan, la ley se aprobó en agosto de 2016, después de ocurrido el incidente Chitral.

Nighat Dad, experta en derecho y tecnología que lidera la organización sin fines de lucro Digital Rights Foundation y colabora con Global Voices, explicó que el Código Penal de Pakistán en sí mismo no tiene disposiciones para incidentes asociados con acoso a través de videos.

Dad también comentó sobre el importante rol que jugaron las redes sociales en el arresto de Aimal Khan, y apunta al impacto de la indignación pública alrededor del tema y su efecto en la respuesta policial. Aseveró que el arresto inmediato envió “un buen mensaje a las masas”, pero que dependerá del cumplimiento de la ley y de las instituciones judiciales llevar adelante el caso y garantizar que la justicia sea impartida.

Estos incidentes no son nada nuevo. En julio de 2017, Meenah Tariq de Lahore fue al valle de Hunza, en la región de Gilgit-Baltistán en Pakistán, por turismo. Fue acosada por algunos jóvenes durante el camino. Como desconocía los medios para interponer una queja contra ellos, tomó fotografías y lanzó una campaña en redes sociales que pronto se hizo viral.

En el caso de Tariq, aparentemente las instituciones estatales respondieron de forma significativa. Cuando el comisionado adjunto de Hunza, Anas Goraya, supo lo ocurrido con Tariq estableció una línea de asistencia en Hunza para lidiar con tales casos.

Tariq compartió el resultado de la historia en Facebook cuando describió lo difícil que era contar su historia en línea –y resistir la oleada de acoso que sobrevino– y el posterior sentimiento de reivindicación que experimentó después de conocer sobre la existencia la línea de asistencia:

How many times have you been told it is useless to complain? It is useless to speak up, nothing will ever change? Here is proof that this isn’t always the case. Here is proof that we do need to keep speaking up about issues we face, having these conversations, sparking dialogue even when it’s difficult.

¿Cuántas veces te han dicho que no sirve de nada quejarse? ¿Que es inútil hablar sin reservas, que nada cambiará nunca? Esta es la prueba de que no siempre es el caso. Esta es la prueba de que necesitamos manifestarnos sobre los problemas que afrontamos, tener estas conversaciones, encender la chispa del diálogo aunque sea difícil.

El arresto de Aimal Khan como consecuencia de la indignación pública en redes sociales es una buena señal. Pero, en este caso, continúa la pregunta: ¿prevalecerá la justicia?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.