¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Crisis de escasez de pediatras en Rumanía enciende señales de alarma en el sistema de salud del país

Típico hospital de Rumanía situado en la ciudad de Roman, al este del país. Foto de Andrei Stroe, Wikipedia, CC BY 3.0.

Desde que en 2007 Rumanía se unió a la Unión Europea, el país ha enfrentado una enorme corriente de emigración médica. La atención sanitaria infantil se he llevado la peor parte de esta creciente brecha de capital humano.

En numerosos hospitales de pueblos situados de la capital, Bucarest, tan solo hay un pediatra de servicio. Cuando ese especialista se va de vacaciones, la unidad se ve obligada a cerrar ya que cada vez es más difícil encontrar sustitutos.

La cifra de médicos en el país apenas ha aumentado desde 2015, según datos de 2017 y 2016 del Instituto de Estadítica de Rumanía. Esto se debe a que la mayoría prefiere trabajar en ciudades más grandes o en el extranjero que aceptar un recorte salarial o trabajar con un equipo de calidad inferior a la adecuada de las clínicas rurales.

Los gastos médicos per cápita son los más bajos de la Unión Europea, mientras que la tasa de mortalidad infantil es la más alta. En un segundo puesto se encuentra Bulgaria, país que también se unió a la Unión Europea en 2007 y que enfrenta una tendencia similar de éxodo de capital humano.

En 2016, se registraron casi 10 muertes por cada mil nacidos vivos –un descenso significativo desde 2003, cuando se registraron 15 muertes por cada mil nacidos vivos. Sin embargo, la cifra sigue siendo demasiada alta para la tasa promedio europea de 3.7 por cada mil nacidos vivos.

Ioana Moldovan, fotógrafa de documentales que informó sobre la falta de pediatras, publicó en su página web el pasado año:

Doctors in rural areas are outnumbered by peers in cities two to one, while half of the population lives in the countryside. The health care sector is overrun with crises and never ending problems. In 27 years since the anticommunist revolution of 1989 the country has had at least 25 health ministers take office. None has so far managed to get Western care standards for patients.

Los médicos en zonas rurales se ven superados en númerospor sus colegas en la ciudad en razón de dos a uno, aunque la mitad de la población vive en el campo. El sector de salud está lleno de crisis y problemas que nunca cesan. En 27 de la revolución anticomunista de 1989, el país ha tenido al menos 25 ministros de Salud. Hasta ahora, ninguno ha alcanzado los parámetros de atención de países occidentales.

El doctor Constantin Giosanu, pediatra y coordinador de la Fundación IMED, declaró para Global Voices que reconoce que la mayoría de hospitales públicos de Rumanía reciben recursos gubernamentales, pero:

…not as much as needed for proper work, the amounts come late and sometimes are inadequately used by the managers of those hospitals.

…no son suficientes para hacer un buen trabajo. Los montos llegan tarde y a veces los directores de los hospitales no las usan como deberían.

Por si fuera poco, el país también tiene el menor porcentaje de enfermeros y matronas por ciudadano de Europa. Estos trabajadores a menudo trabajan sin los recursos básicos y, para proporcionar tratamientos específicos, es el paciente el que debe aportarlos.

Debido a las condiciones de tensión y los bajos salarios, el soborno se ha vuelto común en los hospitales públicos. Se sabe que hay pacientes que han dado dinero u otros “regalos” a médicos y enfermeros con el fin de asegurar la atención necesaria para sobrevivir.

Según un análisis de OpenDemocracy, en 2016 se acusó a 77 oncólogos de soborno por recetar medicamentos específicos para el cáncer a cambio de unas vacaciones en India.

Un pediatra para 200 000 personas

En Tulcea, ciudad con más 70 000 habitantes, tan solo cuentan con 361 médicos, y ocupa un puesto muy bajo en la clasificación de número de médicos per cápita de Rumanía.

En agosto de 2016, docenas de pacientes organizaron una manifestación por la desesperada situación a la que se enfrenta la unidad de pediatría del hospital de su locaildad. Este hospital cuenta solamente con un pediatra, y la unidad se ve obligada a cerrar en cuanto se va de vacaciones, a pesar a que atiende a 200 000 personas, que incluye a ciudadanos de Tulcea y de los pueblos de alrededor.

En 2017, la unidad permaneció cerrada durante casi un año por falta de médicos calificados. A principios de 2018, se contrató a un pediatra, con lo que se reanudó la actividad. Sin embargo, las familias siguen teniendo que esperar durante horas con sus niños ya que solo hay un especialista.

También en 2017, el hospital anunció una falta de doctores en todas las especialidades. Había 33 vacantes abiertas en ese momento, pero ningún profesional mostró interés.

Tudor Năstăsescu, director del hospital de Tulcea, describío la situación a ZF media:

The situation is exactly the same like in the rest of the country… We organize a contest, and try to behave well with the people who come, not to cause any extra stress for them. We offer to pay their rent, but they do not care anymore. I receive monthly offers to work abroad myself.

La situación es exactamente la misma en el el resto del país. Organizamos un concurso e intentamos cuidar bien a la gente que viene, no causarle mayor estrés. Nos ofrecemos a pagarles el alquiler, pero ya no les importa. Incluso yo recibo todos los meses ofertas de trabajo en el extranjero.

Otros distritos como Călărași, GiurgiuIalomița también se encuentran en una situación parecida mientras que más del 22 % de médicos del país, unos 12 500 profesionales, trabajan en la capital.

Algo parecido sucedió en el Hospital Municipal de Drăgăşani, en el distrito occidental de Vâlcea, donde tuvieron que cerrar su sala de pediatría en julio de 2017 cuando el único pediatra del hospital se tomó vacaciones pagadas de dos semanas. La comunidad de Drăgăşani se enfrentó al gran riesgo de quedar desamparados en caso de tener una emergencia, ya que solo contaban con dos ambulancias operativas.

¿Cómo saldrá Rumanía de la crisis? El doctor Giosanu tiene una opinión al respecto.

I think it is up to the doctors and the press to educate [for long term] the population and patients to stop accepting corruption, poor health management, poor health services. In this way, the system will develop the same as the one in Western Europe.

Considero que depende de los médicos y de la prensa enseñar (a largo plazo) a la población y a los pacientes a dejar de pasar por alto la corrupción, la mala gestión de la sanidad y los malos servicios sanitarios. Así, el sistema se desarrollará de igual manera que el de Europa Occidental.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.