¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Actividad periodística se torna más costosa en Mozambique

Ejemplares de periódicos publicados en Mozambique | Fotografía captada por el autor, 23 de agosto de 2018.

Después del escándalo sobre las presuntas deudas ocultas que hicieron que el país entrara en la lista de las seis naciones con la deuda pública más insostenible de Africa Subsahariana, Mozambique se podría convertir en uno de los países en donde ejercer la actividad periodística será reservada solo para quien tenga (mucho) dinero.

Es que el 22 de agosto entraron en vigor los nuevos impuestos aplicados a los medios de comunicación y corresponsales extranjeros, decisión que divide opiniones en Mozambique, y en otros lugares.

Desde que la medida fue anunciada por el Gabinete de Información de Mozambique, GABINFO, entidad subordinada al primer ministro, la medida fue recibida con oposición de diversas entidades, como Amnistía Internacional que describe el acto como un intento evidente de reprimir la profesión periodística en el país.

Específicamente, los impuestos están vinculados a un decreto ley aprobado por el Gobierno mozambiqueño el 23 de julio de 2018.

El documento establece el régimen, licencia, renovación, anotación, encartes publicitarios de los servicios de prensa escrita, radiofónica, televisiva, incluidas plataformas digitales, y la acreditación de periodistas y corresponsales nacionales, extranjeros y colaboradores autónomos, en la República de Mozambique.

Un decreto que crea inconformismo y controversia

Según el documento, elaborado de forma secreta y sin participación de los profesionales del sector de la comunicación, para que un corresponsal extranjero pueda ejercer su actividad en Mozambique tendrá que pagar 500 000 meticales (845 dólares) y la misma cantidad por la renovación de la acreditación.

El decreto también obliga al pago de 200 000 meticales (3 383 dólares) por la acreditación de corresponsales nacionales de medios de comunicación extranjeros y la misma cantidad por la renovación de la acreditación.

Los trabajador independientes extranjeros pagarán 150 000 meticales  (2 537 dólares) por la acreditación y la misma cantidad por la renovación y los trabajadores indepedendientes nacionales están sujetos a una tasa de 30 000 meticales (507 dólares) por la acreditación y por la renovación.

Los medios de comunicación en funcionamiento que necesiten efectuar anotaciones a su licencia o registro pagarán valores entre los dos y cuatro millones de meticales (3 833 y 6 767 dólares, respectivamente).

Las estaciones de radio comunitarias tendrán que pagar un impuesto de licenciamiento de 50 000 meticales (855 dólares), y un impuesto de licenciamiento anual de 3 000 meticales (50 dólares).

Son tasas que el diario electrónico mozambiqueño @Verdade, asociado de Global Voices, califica de astronómicas. Por otro lado, el semanario independiente Savana las llama draconianas, mientras Amnistía Internacional las considera exorbitantes.

La indignación por estas medidas llevó a un grupo de profesionales de comunicación mozambiqueños a presentar una petición al Defensor del Pueblo nacional para solicitar se declare la inconstitucionalidad del decreto.

En el mismo acto, la investigadora del Centro de Integridad Pública, Fátima Mimbirre, dijo que ningún medio de comunicación privado estaría en condiciones de pagar las tasas en cuestión, y pues como ejemplo las radios comunitarias:

Muito recentemente, as rádios comunitárias tiveram de pedir isenção do pagamento das taxas anuais do uso do espectro radio-eléctrico porque nenhuma estava em condições de pagar, pelo que, com as novas taxas, é certo que muitas irão à falência, o que seria uma pena, sabido o papel que estas rádios têm na democratização do direito à informação e garantir outros direitos aos cidadãos principalmente das zonas rurais

Recientemente, las radios comunitarias tuvieron que pedir exonercación del pago de tasas anuales por el uso del espectro radioeléctrico porque ninguna estaba en condiciones de pagar. Con las nuevas tasas, ciertamente muchas irán a la quiebra, lo que sería una pena, pues es conocido el papel que estas radios tienen en la democratización del derecho a la información y que garantizan otros derechos a los ciudadanos, principalmente en las zonas rurales

El Colegio de Abogados de Mozambique (OAM), considera que las tasas son “exageradas” y podrán afecar el derecho a la información:

Olhando para nossa realidade as taxas parece-nos serem tão exageradas que irão eventualmente eliminar alguns órgãos de comunicação social, o que é mau porque de forma indirecta estamos a coarctar o direito à informação… a OAM não é contra a introdução de taxas na comunicação social, o que defendemos é que devam ter em conta a realidade moçambicana

Observando nuestra realidad, las tasas nos parecen tan exageradas que a la larga eliminarán a algunos medios de comunicación, lo que es negativo porque de forma indirecta estamos recortando el derecho a la información… el Colegio de Abogados no está contra la introducción de tasas en la comunicación social, lo que defendemos es que tengan en cuenta la realidad mozambiqueña

En esa misma línea, la coordinadora del Programa para Africa del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ), Angela Quintal, dijo en entrevista a la Voz de América, que probablemente son las peores tasas de Africa Subsahariana, y afirmó que constituyen un intento de bloquear la prensa independiente:

Estou surpreendida. Creio que Moçambique apresenta provavelmente uma das piores taxas de acreditação de jornalistas. Já vimos tentativas de governos tentarem fazer algo parecido, mas o caso de Moçambique é um exagero. Na África subsariana, já vimos a imposição de taxas nas redes sociais no Uganda, mas este caso de Moçambique é exagerado. Para o Comité, esta é uma tentativa do governo impedir a imprensa independente, bloquear a diversidade de vozes, fechar o espaço e privilegiar a imprensa estatal

Estoy sorprendida. Creo que Mozambique presenta probablemente una de las peores tasas de acreditación de periodistas. Ya vimos tentativas de gobiernos de algo parecido, pero el caso de Mozambique es una exageración. En Africa Subsahariana, ya vimos la implantación de tasas en las redes sociales en Uganda, pero este caso de Mozambique es exagerado. Para el Comité, esta es una tentativa del Gobierno de obstruir a la prensa independiente, bloquear la diversidad de voces, cerrar el espacio y privilegiar a la prensa estatal

El Decreto no presenta los fundamentos para la instauración de estas tasas elevadas, tampoco explica en qué medida esas tasas pretenden contribuir a mejorar el ejercicio de la libertad de prensa, pues refiere que apenas que 60 % de las tasas y multas provenientes de los valores serán destinadas al Presupuesto del Estado, y 40 % al Gabinete de Información de Mozambique (GABINFO).

‘Queremos hacer de la comunicación una industria robusta y sostenible’

En una entrevista al Jornal Savana, la presidente del GABINFO, Emília Moiane, comentó los reclamos y dijo que las tasas pretenden hacer que el sector de comunicación sea una “industria robusta y sostenible” tal como los otros sectores de actividad del país que contribuyen para las arcas del Estado:

Nós queremos uma indústria que possa ser sustentável. Nós queremos que os jornais estejam na praça com sustentabilidade. Quem entra para o mercado da comunicação social tem de ter capacidade de se sustentar. Não estamos a coarctar nenhuma liberdade. Estamos a criar condições para que quem está no jornalismo diga “sim senhor”, está no mercado, numa indústria. Não queremos eliminar os mais fracos. Nós queremos ter um mercado da comunicação social sustentável.

Queremos una industria que pueda ser sostenible. Queremos que los diarios estén en el mercado con sostenibilidad. Quien entra en el mercado de las comunicaciones tiene que tener capacidad de subsistir. No estamos coartando ninguna libertad. Estamos creando condiciones para que quien esté en el periodismo diga “sí, señor”, está en el mercado, en una industria. No queremos eliminar a los más débiles. Queremos tener un mercado de comunicaciones sostenible.

Para el Instituto para la Comunicación Social de Africa Austral, MISA – Mozambique, este comentario revela una discrepancia con el principio de gratuidad de los servicios públicos:

O decreto parte do pressuposto de que os media, em primeiro lugar, são um sector comercial e lucrativo, o que viola o princípio funcional e democrático do papel dos media – que são um espaço público que deve ser acessível a todos e promovendo a informação aos cidadãos a custo zero. Ao incrementar taxas de licenciamento, o Governo está a transmitir a ideia de que o produto dos media pode ser vendido a qualquer custo, o que viola o princípio de acessibilidade para os cidadãos, pois pode tornar os custos operacionais mais elevadas…. o Direito à Informação não pode ser medido sob ponto de vista de valores monetários.”

El decreto parte de la premisa que los medios, en primer lugar, son un sector comercial y lucrativo, lo que viola el principio funcional y democrático del papel de los medios –-que es un espacio público que debe ser accesible a todos y promover la información a los ciudadanos a costo cero. Con el aumentar de las tasas de licenciamiento, el Gobierno está transmitiendo la idea de que el producto de los medios se puede vender a cualquier costo, lo que viola el principio de accesibilidad para los ciudadanos, pues puede incrementar los costos operativos… el Derecho a la Información no se puede medir bajo el punto de vista de valores monetarios.

La ONG de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) exigió al Gobierno cancelar las tasas, y pues las considera un “gran golpe” a la libertad de prensa y al acceso a la información en Mozambique.

No obstante, un día antes de la entrada en vigor del decreto, el GABINFO se reunió con corresponsales y trabajadores independientes, y luego se reunió con medios nacionales, y decidió crear una comisión para analizar como se pueden mejorar los aranceles para beneficiar las partes, aunque el proceso va a transcurrir con el decreto vigente.

Cabe destacar que las altas tasas se suman a muchos otros problemas que afectan a los profesionales de la comunicación social en el país. Por ejemplo, varios medios y periodistas siguen siendo objeto de amenazas y de intimidación, especialmente en las zonas rurales, como refiere Reporteros Sin Fronteras en su índice de libertad de prensa de 2018 que ibca a Mozambique en la posición 99 entre 180 países.

Recientemente, un estudio publicado por el MISA reveló que existe una tendencia en aumento de casos que atentan contra la libertad de prensa en el país. Contrariamente al 2016, con 11 casos denunciados, en 2017 se notificaron 21 casos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.