¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué hacemos y cómo lo hacemos?: Dos aspectos para el debate del Consejo de la Comunidad

Foto de Jer Clarke. CC-BY-NC.

¡El Consejo de la Comunidad de Global Voices se une! Hasta ahora, cuenta con cerca de cien participantes confirmados, y esperamos que muchos más quieran participar antes de la fecha límite, el 30 de agosto.

Como todos saben, estamos formando este Consejo porque han surgido algunas preguntas relevantes sobre nuestra identidad y futuro. El equipo central siente que deben evaluarse en conjunto, como una comunidad.

Este artículo examina más en profundidad dos de cuatro preguntas que surgieron en publicaciones anteriores. Las preguntas son:

  1. ¿Debemos reducir el ámbito de temas que trabajamos?

  2. ¿Debemos buscar colaboradores con habilidades y conocimientos especializados o debemos centrarnos en capacitar a quientes tienen menos experiencia?

1.¿Debemos reducir el ámbito de temas que trabajamos?

Nos hemos fjado pocas limitaciones en el tipo de actividades que emprendemos y en las historias que escribimos. Esto es mucho más evidente en nuestra sala de redacción, donde los voluntarios pueden escribir tanto sobre corrupción como de censura hasta de peculiaridades del arte culinario. En contraste, nuestros proyectos Lingua, Advox, Rising Voices se enfocan en acciones específicas: traducción (en Lingua), protección (en Advox) o autorizar libre discurso y acceso a la información en línea (en Rising Voices).

¿Cómo llegamos aquí?

Al principio, lo que hacíamos era explicar. Ayudábamos a los lectores a comprender mejor las conversaciones de muchas blogósferas que alcanzaron su plenitud en el mundo a comienzos de la década de 2000. Nuestro trabajo no era informar las noticias, sino explicar y contextualizar lo que ya se había contado, en un intento por intensificar y ampliar historias importantes que no se veían en los medios convencionales.

Nuestra comunidad creció a medida y los medios en línea evolucionaron, así que comenzamos a diversificar nuestras actividades. Mientras muchos miembros de GV se dedicaban a la redacción, otros comenzaron a crear nuevos proyectos como Lingua, Advox y Rising Voices. Aunque estos proyectos tenían objetivos claros, la sección narrativa de GV, a la que comenzamos a llamar la sala de redacción en 2014, continuó con la cobertura de una amplia gama de temas.

Con Facebook, Twitter y otras redes sociales que incentivaban a todos a participar en línea, internet empezó a paercer una esquina demasiado ruidosa –y hasta peligrosa algunas veces. Fue mucho más difícil encontrar y enfocarse en conversaciones con sentido. Al mismo tiempo, otras redes sociales también aprendieron a hacer el trabajo de GV, con muchas más fuentes y herramientas a su disposición.

¿Dónde estamos ahora? ¿Cómo podríamos evolucionar?

El propósito y naturaleza de nuestras historias han tenido grandes cambios desde que nuestro lanzamiento. Incluso en la sala de redacción, nuestra apertura a (casi) todos los temas que se tratan en las historias y nuestra estructura de liderazgo (un equipo distribuido de editores de medio tiempo) se ha mantenido más o menos igual que al principio. La sala de editores trabaja con autores que escriben sobre muchos temas, lo que les deja poquísimo tiempo para coberturas planeadas y con objetivos.

Al mirar hacia adelante, necesitamos preguntarnos: Si tenemos una narración y un proyecto central, ¿qué es más importante para nosotros? ¿Qué es lo que queremos lograr?

Si reducimos nuestro enfoque…

En nuestra cumbre de 2017 y encuestas posteriores, los miembros de la comunidad expresaron su deseo de que GV tuviera un impacto mundial. Muchos mencionaron que podríamos enfocarnos en derechos humanos específicos, asuntos relacionados con la justicia social y el ambiente. Para lograrlo, necesitaríamos escoger rubros específicos y desarrollar proyectos editoriales y campañas.

Proyectos como Rising Voices y Advox han tenido mucho éxito al trabajar de esta forma, con la participación de miembros de la comunidad y colegas externos que se especializan en asuntos relacionados con el acceso tecnológico, desarrollo de los medios y derechos digitales.

Si la sala de narración siguiera este mismo camino, podríamos perder algunas otras cosas también: nuestra “función de casualidad“ –la manera en que, a veces, las historias surgen por casualidad– ha sido durante mucho tiempo gran parte de nuestra cultura. Cuando hay pocas limitaciones, los proyectos y las historias emergen con espontaneidad y podemos dedicarnos a ellos ya que no estamos totalmente comprometidos a enfocarnos en proyectos o campañas.

También perderíamos algunos colaboradores y, para algunos miembros de GV, la libertad y flexibilidad para escribir acerca de casi todo es una virtud admirable.

Asimismo, debemos decidir si delimitar el enfoque de nuestro proyecto de trabajo –proyectos editoriales especiales, diseños de red, capacitaciones, pequeñas subvenciones, desarrollo tecnológico para la investigación y los asociados. En este momento, esos proyectos pueden ser tan amplios como el enfoque editorial. ¿Igualmente, los delimitaríamos por temas, geografía o algún otro factor?

Y si mantenemos o expandimos nuestro enfoque…

Alternativamente, mantendríamos el rago o ampliaríamos aún más el enfoque de nuestro trabajo si permitimos a autores y editores más autoridad y autonomía para elegir sobre qué escribir y cómo hacerlo. En este modelo, nos convertiríamos más en una plataforma con personas que crean una presencia basados en sus predilecciones. Plataformas similares, como The Conversation, que trabajan con colegas académicos y universitarios, apoyan a las grandes comunidades. Global Voices tal vez se convierta en un espacio con mejores funciones de clasificación y búsqueda, y alentaría a muchas personas y asociados a publicar, y así a expandir la comunidad y redoblar la apuesta a la casualidad.

2. ¿Debemos buscar colaboradores con habilidades y conocimientos especializados o centrarnos en capacitar quienes tienen menos experiencia?

En la actualidad, Global Voices recibe a una inmensa variedad de colaboradores, desde periodistas experimentados y defensores hasta personas que son nuevas en la redacción y el activismo en línea. Invitamos a una amplia gama de personas que puedan traer historias o perspectivas significativas para Global Voices.

Los colaboradores con menor experiencia a menudo necesitan que diversos colegas los asesoren y acompañen, lo que significa invertir mucho tiempo y dedicación, y deja menos tiempo para planear actividades y coberturas especiales. Encuestas y comentarios de la sala de editores han dejado en claro que capacitar es un trabajo difícil, y que se necesita un mayor apoyo.

Si deseamos mantener un alto nivel de exclusividad, debemos considerar desarrollar un programa de capacitación y orientación con el que los colaboradores menos experimentados de GV puedan aprender a redactar, desarrollar habilidades de defensa y de investigación antes de ser colaboradores plenos. Con un nuevo equipo que lidere este programa, este podría llegar a ser el trabajo principal de Global Voices.

Alternativamente, se podrían aumentar los requisitos para convertirse en colaborador de GV, un cambio que permitiría que el equipo y los voluntarios con habilidades especializadas tuvieran más tiempo para dedicarse a las actividades con alto impacto. Si hacemos eso, podríamos perder a algunos colaboradores, pero potencialmente ganaríamos nuevos que estarían más interesados en compartir sus talentos especiales, como los proyectos de investigación, de visualización de información y de multimedia.

¿Cómo se relacionan estas dos preguntas?

Pareciera ser que estas dos preguntas van de la mano. Si delimitamos nuestro enfoque, también deberíamos buscar colaboradores con más habilidades especializadas. Pero no es la única opción.

Si delimitamos nuestro enfoque, podríamos seguir dispuestos a todos los niveles de experiencias. Necesitaríamos garantizar que los colaboradores se dediquen a los asuntos a los que elegimos enfocarnos, y que estuvieran dispuestos a tener capacitación en este rubro. Algunos proyectos en Advox y RV ya lo han hecho muy bien. Nuestras campañas en redes sociales se han organizado por activistas experimentados, pero cientos de miembros de GV, independientemente de su experiencia, han participado y ayudado a que tengan impacto.

Si continuamos contando historias sobre muchos temas, todavía podemos buscar colaboradores con conocimientos y habilidades especializadas, pero probablemente de muhchos sectores. Nos haría ver más como un medio de comunicación “tradicional”, lo que no necesariamente es malo. Podemos encontrar una manera de preservar nuestra comunidad con valores mientras invitamos a colaboradores expertos de alto nivel en quienes confiamos.

¿Te interesan estas preguntas? ¿Quieres dedicar parte de tu tiempo y energía al futuro de GV? Quédate para otra próxima publicación.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.