¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En el peor momento de temporada de huracanes 2018, los jamaicanos recuerdan al “salvaje Gilbert”

Huracán Gilbert en su momento de mayor intensidad en el noroeste del mar Caribe el 13 de septiembre de 1988. Imagen de dominio público a través de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), fecha colocada por CooperScience.

Mientras el huracán Florence azotaba las Carolinas en Estados Unidos y una incierta tormenta llamada Isaac se movía hacia el Caribe, los jamaicanos se tomaron un momento para recordar al poderoso huracán Gilbert de 1988 –aterradora tormenta para la que la isla no estaba preparada.

El empresario Wayne Chen dio un resumen en Facebook:

Thirty years ago [in] September 1988, Hurricane Gilbert hit Jamaica with sustained winds of 125 mph as its 15 mile-wide eye moved from east to west across the length of the island leaving a swathe of destruction. It produced a 19 ft storm surge and brought up to 32 inches of rain, causing flash flooding. 49 people died and US$700 million in damage was sustained. More than 100,000 houses were destroyed or damaged and the country's banana crop was wiped out. Hundreds of miles of roads and highways were heavily damaged and the electricity supply was disrupted. The country struggled to regain normalcy, but we prevailed and Jamaica was mostly back on track within months.

Hace 30 años, en septiembre de 1988, el huracán Gilbert azotó Jamaica con vientos sostenidos de 200 kph mientras los 24 kilómetros de su ojo se movían de este a oeste a lo largo de la isla y dejaba huellas de destrucción. Produjo una ola de tormenta de casi seis metros y trajo 81 centímetros de lluvia, que causaron inundaciones. Murieron 49 personas y se sustentaron daños por 700 millones de dólares. Más de 100 000 casas quedaron destruidas o deterioradas y la cosecha de plátanos del país quedó destrozada. Cientos de kilometros de caminos y carreteras quedaron muy dañados y se interrumpió el suministro de electricidad. El país luchó para volver a la normalidad, pero lo lgoramos y Jamaica se recuperó en algunos meses.

Los medios convencionales conmemoraron el aniversario con programas con llamadas en vivo, artículos periodísticos y montajes fotográficos. En Twitter, un usuario recordó que algo tan simple como el hielo era uno de los artículos más requeridos tras el huracán.

Otros tuvieron vívidos recuerdos de la tornmenta:

Cosas que se destacan en mis recuerdos del huracán Gilbert: 1. El silencio que hubo cuando acabó. 2. La taladrante luz del sol y la humedad abrasadora después de que la lluvia paró finalmente al cabo de uno o dos días. 3. El hecho de que el viento pudiera parecer algo sólido.

El ojo de la tormenta pasó directamente sobre la isla, de este a oeste, y muchos recordaron el impacto que sintieron ante el nivel de devastación:

30 años del huracán Gilbert. Mi primera experiencia con huracanes. Pardy y yo condujimos a través de Jamaica. Todo estaba destrozado. Postes de luz derribados en fila en Old Hope Rd desde Liguanea a Papine. A diferencia de [lo que se ve en] esta foto, los postes estaban tirados en la carretera.
————-
No puedo creer que ya hayan pasado 30 años, señorita Miss Marcia… Parece que fue ayer desde que esta pesadilla ocurrió. Los sonidos de viento que aullaba y la lluvia que caía… árboles enormes arrancados del suelo dejaron agujeros inmensos. Los objetos volaban por el aire como juguetes. Destrucción y devastación a su paso. 🇯🇲

La periodista Janet Silvera publicó en Facebook:

I don't think I have experienced anything like Gilbert ever before or ever since. The winds were ferocious; the water was violent; the trees howled under the pressure and every door in the house sounded as if they were ready to be unhinged. We prayed. We hoped. We asked for a speedy passage. Nightfall came. Morning came.
We knew there was devastation, but could not possibly have envisaged what we saw when all the ‘dust’ settled.
All the leaves were stripped from the trees, and the hills looked barren. The roads were impassable. Communication nil!

No creo haber pasado nada como Gilbert antes ni después. Los vientos eran feroces; el agua era violenta; los árboles aullaban con la presión y las puertas de todas las casas sonaban como si estuvieran a punto de salirse de sus marcos. Rezamos. Tuvimos esperanza. Pedimos un paso rápido. Llegó la noche. Llegó la mañana.
Sabiamos que había devastación, pero no pudimos hacer previsto que veríamos los que vimos cuando todo el ‘polvo’ se asentó.
Todas las hojas estaban arrancadas de los árboles y las colinas estaban áridas. Los caminos estaban intransitables. ¡Cero comunicaciones!

El bloguero Wayne Campbell expresó que la tormenta aumentó la sensación de vecindad:

The aftermath of Gilbert brought Jamaicans closer. I recall the morning after [its] passage, all who could walk did just that around the community inspecting and commenting on the damage done. It was a time to meet and chat with old friends and get acquainted with new ones. It was also a time to get to know your neighbour. There was no electricity so the transistor radio was the main source of information and entertainment. The Jamaica Broadcasting Company (JBC) and Radio Jamaica (RJR) were the primary media entities at the time. ‘Young bud nuh know starm’ [‘Young people don't know storms’] Thankfully, we survived hurricane Gilbert.

Las secuelas de Gilbert unieron a los jamaicanos. Recuerdo la mañana siguiente de su paso, todos los que podían caminar recorrieron la comunidad, inspeccionaban y comentaban los daños. Fue momento de reunirse y conversar con viejos amigos y conocer nuevos amigos. También fue momento de conocer a tu vecino. No había electricidad, así que la radio a transistores era la principal fuente de información y entretenimiento. La Empresa de Radiodifusión de Jamaica (JBC) y Radio Jamaica (RJR) fueron las principales entidades de medios en esa época. “Los jóvenes no saben de tormentas”. Felizmente, sobrevivimos al huracán Gilbert.

Una mujer y su hijo, entonces de cuatro años, hablaron de su experiencia con Gilbert desde sus diferentes perspectivas:

11. Me sorprendió que el primer árbol que cayó en nuestro jardín fuera el enorme árbol de guinep. Me sorprendió que cayera tan rápido. Una advertencia de lo que vendría.
——–
¡Claro que recuerdo esto! De nuevo… para mí, que tenía cuatro años fue… ¡GENIAL!

El veterano político Edward Seaga, el primer ministro en ese momento, recordó cómo enfrentó el Gobierno el desastre, y la galardonada escritora Nicole Dennis-Benn se refirió a la “dieta Gilbert” de comida en lata y “carne de primera” (carne en conserva):

Hoy se cumplen 30 años del huracán Gilbert. Hasta ahora, puedo oler la carne enlatada desde lejos y oír el sonido de ese árbol de mango que casi destroza nuestra casa en Vineyard Town antes de que un poderoso viento cambiara de dirección. Cuidense. Temporada de huracanes en Jamaica.
🌪🍃🌊

No causó sorpresa que el huracán Gilbert pronto tuviera su propia canción. El cantante Lloyd Lovindeer se sintió inspirado a escribir la canción humorística Wild Gilbert cuando vio que los discos de satélite salían volando por los aires sobre las casas. Esas muestras de tecnología de la década de 1980 quedaron desparramadas por las colinas alrededor de Kingston. El disco era símbolo de buena posición en esa época, así que la canción de Lovindeer contenía ácidos comentarios sociales:

En esos días de hace 30 años, tener un gran disco de satélite en el jardín delantero era un símbolo de buena posición. Uno se podía banquetear con televisión extranjera y no sufrir la indignidad de ver solamente JBC TV (propiedad del Gobierno). Así que la canción de Lovindeer, ‘Unno See Mi Dish’ [¿Has visto mi disco?] tenía mucho signifcado.

Los cibernautas no pudieron evitar comparar los medios de comunicación de 1988 con la tecnología actual:

Escuchar las noticias sobre el huracán Gilbert de hace 30 años, de los archivos de Radio Jamaica me lleva de vuelta a la época en que no había internet, Twitter, celulares ni WhatsApp a los que recurrir para saber las noticias de lo que estaba ocurriendo.

El Servicio Meteorológico de Jamaica también afirmó que ahora es mucho más fácil rastrear huracanes, y que los jamaicanos ahora saben más y pueden prepararse mejor. En el caso de Gilbert, las autoridades solamente emitieron la alerta de huracán la noche antes de que la tormenta azotara.

Ahora, el público jamaicano es mucho más consciente, y el país se arriesga menos. Con el número en aumento, la creciente imprevisibilidad y la absoluta intensidad de las tormentas durante la temporada anual de huracanes en el Atlántico, las personas consideran ahora que sufrir un huracán es casi inevitable.

¿El mensaje? Estar preparados. Hasta para el débil y vacilante huracán Isaac, las agencias de respuesta a las emergencias están en alerta para que los próximos meses, Jamaica esté tan a salvo como se pueda.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.