¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Jamaica concede nuevo reconocimiento a “Miss Lou”, querido ícono cultural y activista de la lengua

Captura de pantalla de la foto oficial del Miniserio de Cultura, Género, Entretenimiento y Deporte con la inauguración de la estatua en honor a la poeta Louise Bennett-Coverley, publicada en Twitter por Robert Nesta Morgan. En la ceremonia estuvieron presentes el primer ministro, Andrew Holness, y su esposa, parlamentaria de la zona y el hijo de Miss Lou.

El pequeño, pintoresco y modesto Gordon Town está enclavado en el río Hope en las afueras de Kingston, escondido entre empinadas laderas. Los viajeros pasan con frecuencia por la plaza del pueblo en su camino hacia las montañas Azules, y ahora tienen un motivo para detenerse y echar un vistazo: Gordon Town también fue el hogar de Louise Bennett-Coverley, conocida cariñosamente como “Miss Lou”, poeta, folclorista, comediante y, sobre todo, defensora de la lengua jamacana. El 7 de septiembre de 2018, cuando hubiera cumplido 99 años, habitantes, activistas culturales y funcionarios gubernamentales presenciaron orgullosamente la inauguración de la estatua en su honor en la plaza del pueblo.

A diferencia de otras representaciones de respetadas figuras nacionales, la estatua logró la aprobación del público jamaicano; ahora hay planes de construir un pequeño museo y de cambiar el nombre de la plaza a la Plaza de Miss Lou.

Geoffrey Philp, que vive fuera de Jamaica, tuiteó su reacción en patois jamaicano:

¡Así es como debe ser una estatua! No una persona algo débil, ineficaz y sin dientes que parece que no podía aplastar a una hormiga.

Mientras los funcionarios gubernamentales se mostraron extasiados sobre la inauguración en redes sociales, la investigadora universitaria Deborah Gordon Hickling preguntó sobre dónde encontrar la obra de Bennett-Coverley a nivel local, a pesar de que a comienzos de septiembre de 2018 se diseñó una acción de donación, y se hizo entrega de una colección de su obra a la Bilioteca Nacional de Jamaica:

I gotta ask, where in Jamaica has her work been curated in a place that Jamaicans can readily walk into and see and hear everything Miss Lou? Where can the documentary testament to her life’s work be seen? […] Where are audio tapes, the interviews to be publicly heard and celebrated? In Canada, McMaster University has a room of her work. Where can we see curated work about her groundbreaking, foundational, identity-forming work in Jamaica Welfare? Her social interventions that built pride and awareness of who we are.

Tengo que preguntar: ¿Dónde en Jamaica se conserva su obra, como para que los jamaicanos puedan entrar a observar y escuchar todo de Miss Lou? ¿Dónde se puede ver la prueba documental del trabajo de su vida? […] ¿Dónde están las cintas de audio y las entrevistas para escucharlas y celebrarlas públicamente? La Universidad McMaster en Canadá tiene una sala con su obra. ¿Dónde podemos ver la conservación de su obra revolucionaria, fundacional y que formó identidad en Jamaica Welfare? Sus intervenciones sociales fomentaron el orgullo y la conciencia de quienes somos.

Miss Lou siempre fue más que una adorada defensora de la cultura jamaicana. Su personalidad alegre y sus actuaciones cómicas ocultaban la seria intención de su trabajo, que consistía en fomentar y popularizar el patois jamaicano, lengua que ha sido despreciada a lo largo de la era colonial:

Louise Bennett-Coverley (7 de septiembre de 1919 – 26 de julio de 2006). Poeta jamaicana, folclorista y educadora nació hace 99 años. Escribió e interpretó sus poemas y canciones populares en patois, con lo que preservó y popularizó la lengua de nuestra nación. Miss Lou preparó el terreno para las generaciones futuras.

Bennett-Coverley surgió en un momento en que era especialmente importante para Jamaica establecer su identidad nacional. Sin embargo, más de 50 años después la independencia de Jamaica de Gran Bretaña, Jamaica todavía es reacia en adoptar plenamente el patois. Fae Ellington, locutora y educadora entusiasta defensora de la lengua, registró sus pensamientos en el cumpleaños de Miss Lou en YouTube y en Facebook:

It's September 7, Dr. The Honourable Louise Bennett Coverley would have been 99 today.
#Patriot
#Nationalist
#SocialCommentator
#Actress
#Poet
She reminded me that, ‘Yuh haffi tek kin teet suh kibba ‘eart bun’. True wud.

Hoy 7 de septiembre la honorable doctora Louise Bennett Coverley habría cumplido 99 años.
Patriota
Nacionalista
Comentarista social
Actriz
#Poeta
Me recordó que “Tienes que reír para ocultar tu acidez estomacal (dolor). Palabras verdaderas”.

En jerga jamaicana, Miss Lou era muy hábil en el arte jamaicano de “tek serious ting mek joke”, de crear humor en una situación seria. Como indica el escritor Claude Mills:

Underneath her wily […] comedic style, she forced the society to face unpleasant truths about itself through the multi-hued, multiracial colours in her verbal palette. But it is the bold, proud, unapologetic championing of the use of the Jamaican language internationally that so endeared her to many Jamaicans.

Bajo su astuto […] estilo de comedia, forzó a la sociedad a enfrentar verdades desagradables acerca de sí mismos, a través de la variedad de tonos y los colores multirraciales en su paleta verbal. Pero es la defensa sin remordimientos de la lengua jamaiquina lo que le valió el cariño de tantos jamaicanos.

Pero Bennett-Coverley no era dogmática en su enfoque. En una presentación en 2016 en la Biblioteca Nacional, el profesor Mervyn Morris señaló:

Miss Lou was trying to redress cultural imbalance by enhancing respect for Creole. She did not favour ‘so-so English’ [‘only English’]. […] She did not hesitate to speak and write in English as well as in Jamaican Creole. She was comfortable in both.

Miss Lou estuvo intentando restablecer el equilibrio cultural mediante el mejoramiento del criollo. No favorecía el “inglés mediocre” o del [“solo inglés”]. […] No dudó en hablar y escribir en inglés y en criollo jamaicano. Se sentía cómoda con los dos.

La obra de Miss Lou trascendió las costas de Jamaica. Uno de sus poemas más conocidos, “Colonisation in Reverse”, fue un comentario irónico de la llegada de inmigrantes del Caribe al Reino Unido en la década de 1950 y 1960. Bennett-Coverley, vivió en Canadá muchos años, y presentó el patois jamaicano en ese país, y su influencia en su país adoptivo fue considerable.

Miss Lou recibó numerosas distinciones y premios, la estatua en Gordon Town es el último tributo. Sin embargo, algunos jamaiquinos creen que no es suficiente para rendirle homenaje. La profesora Carolyn Cooper, activista cultural, es de quienes creen que se debería reconocer a Miss Lou como heroína nacional. Durante un acalorado debate en 2017, provocado por los comentarios de una joven estrella de dancehall que se consideraron irrespetuosos al legado de Miss Lou, Cooper opinó:

Louise Bennett's mission was essentially about black power. She said, ‘When I was a child, nearly everything about us was bad, yuh know; they would tell yuh seh yuh have bad hair, that black people bad, and that the language yuh talk was bad. And I know that a lot of people I knew were not bad at all — they were nice people and they talked this language.’

The lasting insult to Miss Lou is […] our continuing refusal to acknowledge the power of our Jamaican language. At home and in school! The Ministry of Education must ensure that every child is able to learn in his or her home language. It's a human right. That's one of the ways in which we will continue to honour Louise Bennett for generations to come. And while we're at it, we should just officially recognise the fact that Miss Lou is a national heroine.

La misión de Louise Bennett era esencialmente sobre el poder negro. Decía: “Cuando era niña, casi todo sobre nosotros era malo, te dirían que tu pelo es malo, que los negros son malos y que la lengua que hablas está mal. Y sé que muchas personas que conocía no eran malas en absoluto –eran personas amables y hablaban esta lengua”.

El insulto perdurable a Miss Lou es […] nuestro continuo rechazo a reconocer el poder de nuestra lengua jamaicana. ¡En la casa y en la escuela! El Ministerio de Educación debe garantizar que todo niño pueda estudiar en su lengua materna. Es un derecho humano. Esta es una de las maneras en que continuaremos rindiendo homenaje a Louise Bennett las próximas generaciones. Y mientras tanto, deberíamos reconocer oficialmente el hecho de que Miss Lou es una heroína nacional.

Ya sea que Miss Lou adquiera posición oficial o que simplemente se le considere una leyenda cultural, parece que los jamaicanos empiezar a tener una mayor apreciación del significado de su trabajo y la importancia de la lengua como la expresión más fundamental de cultura.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.