¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En México, los mapas interactivos se convierten en una herramienta contra la inseguridad

Mapeo interactivo. Foto de Pixabay de dominio público.

Mapeo interactivo. Foto de Pixabay de dominio público.

En México, el alarmante tema de la inseguridad en el país no es algo nuevo: notas periodísticas, estadísticas y la misma percepción de los ciudadanos dan cuenta del aumento de los hechos delictivos. Ante esta situación — que en ocasiones ha rebasado a las instituciones encargadas de velar por la seguridad — la población ha tomado medidas propias y colectivas con el fin de disminuir en lo posible las afectaciones de diversos delitos.

Las respuestas ciudadanas van desde el levantamiento de comandos de autodefensa en el estado de Michoacán, hasta el aprovechamiento de la tecnología y aplicaciones como Google Maps en comunidades de la Ciudad de México que buscan combatir el robo de autos y a transeúntes. Es esta última medida de la que hablaremos en esta ocasión.

De acuerdo con el Reporte de incidencia delictiva en la Ciudad de México publicado por el Observatorio de la Ciudad de México, en el segundo trimestre de 2018 esta entidad se posicionó en el segundo lugar a nivel nacional en robo con violencia. Además, ocupó también el tercer lugar de 32 estados en el delito de robo a transeúnte; y el décimo lugar en robo a casa habitación. En lo cotidiano, setas estadísticas se traducen en 96 robos con violencia, 27 robos de vehículos, 20 robos a casa habitación, 44 robos a negocios y 40 robos a transeúntes por día.

Esta problemática ha llevado a comunidades vecinales a tomar cartas directas en el asunto. Una de ellas ha sido ubicar geográficamente y exponer estos hechos delictivos a través de mapas digitales, como Google Maps.

Tal es el caso de la iniciativa de una colonia ubicada en la Ciudad de México, que mes con mes se ha encargado de localizar los puntos donde se cometen hechos delictivos contra los habitantes como medida de denuncia y prevención. Su mapa se enfoca en los robos y asaltos a transeúntes y vehículos pero detalla la modalidad como se cometen, con el fin de ofrecer información más precisa. El listado del mapa coincide con las estadísticas ofrecidas por organizaciones civiles, como el Observatorio. Estos datos son obtenidos de manera colectiva con la denuncia de quienes son testigos o víctimas de estos hechos — algunos de los cuales fueron denunciados previamente ante las autoridades correspondientes.

Esta forma de utilizar la ubicación geográfica como herramienta contra la delincuencia no es algo nuevo. De 2013 a 2016 Hoyo de Crimen, un sitio web reunió todo tipo de hechos delictivos por cuadrante o manzana de la Ciudad de México. Los datos de incidencia delictiva los obtuvieron a través de solicitudes de información a las autoridades encargadas de la seguridad en la capital mexicana. El proyecto abarcó hechos como asalto a transeúnte, robo a vehículo, homicidios, entre otros. Fue ideado por el programador Diego Valles, quien comentó en un artículo de Carlos Castañeda publicado u-GOB:

Con estos datos y su visualización, los ciudadanos y las autoridades podrían saber dónde se encuentran las áreas más violentas; los empresarios escogerían mejor dónde situar sus negocios, y los conductores sabrían en cuáles estacionamientos es más probable que les roben el auto…

Hoyo de Crimen además destaca que el proyecto buscaba “pedir cuentas a los policías y comandantes responsables de cada cuadrante o sector”. Sin embargo, y a pesar de la relevancia del proyecto, Hoyo de Crimen fue orillado a dejar de actualizar la información tras la negativa de las autoridades para ofrecer los datos necesarios para difundir información oficial.

Más allá de las diferencias temporales de ambos proyectos, los objetivos parecen ir en la misma dirección.

Mapas para todo tipo de delitos

La ubicación de hechos delictivos no se limita a los asaltos a transeúntes o robos de vehículos, abarca todo tipo de de actos que infringen la ley en México: desde la venta ilegal de alcohol, hasta los feminicidios — como el más completo y actualizado mapa de feminicidios en México.

El uso de la herramienta de mapeo digital se ha extendido a otras comunidades como la Ciudad Universitaria. Un ejemplo de ello lo dan los estudiantes de Geografía de la Universidad Autónoma de México (UNAM), quienes compartieron un mapa para dar cuenta de la violencia que se vive en las instalaciones de Ciudad Universitaria, la máxima casa de estudios del país.

En este caso, los datos se recolectan mediante una encuesta en línea y anónima que tiene por “objetivo realizar un mapa que muestre la espacialidad de la violencia que se vive en las instalaciones de Ciudad Universitaria”.

Imagen de pantalla tomada de la cuenta de Facebook de Itzam Martínez.

Estudiantes de la Facultad de Arquitectura, perteneciente a la misma casa de estudios, también elaboraron un mapa con el fin de situar los asaltos, acosos y hechos de violencia que ocurren en la Universidad. De esta manera, buscan generan una cartografía colaborativa que sea de ayuda para exigir sus derechos como estudiantes.

Imagen de pantalla tomada de la cuenta de Facebook de FUGA Arquitectura.

El conocimiento y uso de tecnologías o aplicaciones como estos mapas es una gran herramienta para crear una colectividad que se traduzca en beneficios para los ciudadanos. En estos ejemplos, podemos ver el rol central que juegan las personas quienes alimentan los datos con sus vivencias.

Del mismo modo, colaboraciones como estas reflejan la situación en la que viven los ciudadanos en temas de seguridad y las posibles respuestas prácticas con ayuda de herramientas tecnológicas. Dicha colectividad es fundamental, pues proyectos que basan su información en solicitudes de información para acceder a bases de datos oficiales terminan por enfrentarse a obstáculos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.