¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Con liderazgo de la extrema derecha en las elecciones, homosexuales son víctimas de ataques y crisis de ansiedad

Análisis apunta que ocurrieron cerca de 70 ataques en Brasil por “estimulo de violencia política”, en el periodo electoral | Foto: ONG Somos/Divulgação/Usada con autorización.

Días después de la primera vuelta en las elecciones de Brasil que dejaron un 46 % de votos a favor del candidato de extrema derecha, Jair Bolsonaro, el país vio crecer los relatos de agresiones e intimidaciones contra los homosexuales.

Bolsonaro es conocido por sus declaraciones polémicas, como decir a una colega diputada que no la violaría “porque no lo merecía”, y además dice ser “orgullosamente homofóbico”. 

Los relatos de amenazas y agresiones, crisis de pánico y ansiedad se han vuelto comunes entre la población homosexual en estas elecciones. Global Voices escuchó algunas historias de quienes han vivido esto.

El diseñador Filipe Teixeira, de 24 años, cuenta que fue víctima de intimidaciones de personas que declararon su voto a Jair Bolsonaro el día siguiente a la elección. Cuando salía de casa para almorzar en un barrio de clase media alta, en Porto Alegre, en el sur del país, unos hombres dentro de un auto gritaron: “Bolsonaro te matará, desviado”.

Me senti intimidado e constrangido também pela exposição. Tinha pessoas em volta, não fui o único a ouvir. Fora que eu sofro de ansiedade e pânico e essas situações são certamente um forte gatilho para que as crises aconteçam. Penso também nas pessoas que têm menos recursos do que eu pra tratar esses problemas, o quanto podem vir a sofrer.

Me sentí intimidado y oprimido por la exposición. Tenía personas cerca, no fui el único que escuchó. Además, sufro de ansiedad y pánico, y esas situaciones son ciertamente un detonador para que las crisis aparezcan. Pienso también en las personas que tienen menos recursos que yo para tratar esos problemas y cuánto pueden sufrir.

Felipe dice que su madre estuvo preocupada y nerviosa cuando se enteró del hecho y lloró. También dice:

Vamos resistir, acima de tudo, e torcer para que as coisas não sejam tão ruins quanto a gente espera, por mais que eu não acredite muito nisso.

Vamos a resistir por encima de todo y cambiar para que las cosas no sean tan malas como la gente espera, aunque no lo creo mucho.

En São Paulo ocurrió un caso similar con el actor y director de teatro Caio Balthazar, de 31 años. Al salir caminando del lugar donde votó el 7 de octubre, un hombre lo empujó e insultó con gritos cosas como  “Anda a entregar el rabo, desviadito” y “Tienes que dar el rabo, desviadito, hijo de puta”. En su perfil de Facebook, Caio escribió:

Era tanto ódio que saía da boca dele, mas tanto ódio. Eu fiquei em choque, perplexo, totalmente sem reação. Quando eu falo que o discurso de ódio ameaça minha existência, eu não estou exagerando.

Era mucho el odio que salía de su boca, mucho odio. Quedé impactado, perplejo, totalmente sin reacción. Cuando digo que el discurso de odio amenaza mi existencia no exagero.

“¡Homosexual de mierda! Pronto la gente podrá matarte”. Esas fueron las palabras que Diego Celestino, terapeuta ocupacional de 30 años, escuchó cuando caminaba de3 vuelta del trabajo una semana después de las elecciones, también en São Paulo.

Su pareja, Flávio Henrique Santana de 29 años, dice que su esposo ya andaba asustado por las agresiones sufridas por amigos cercanos. En 11 años de relación, nunca habían sufrido amenazas de ese tipo.

Después de contar lo que hay en las redes sociales, Flávio difundió la publicación en el grupo de WhatsApp familiar, donde hay varios simpatizantes de Bolsonaro. Dice que nadie se manifestó sobre lo ocurrido.

Flávio dijo a Global Voices que, incluso después de sentirse desestabilizado, sintió la necesidad de resistir:

Nós nos sentimos muito sozinhos, é como se a gente não tivesse apoio das pessoas que mais espera: a família. Eu não quero ninguém chorando no meu velório quando eu for assassinado por homofobia. É o que a gente pode fazer agora. Ao mesmo tempo, estamos cogitando sair do Brasil caso ele ganhe. Não vou pensar duas vezes.

Nos sentimos muy solos, es como si no tuviéramos apoyo de las personas que más esperamos: la familia. No quiero a nadie llorando en mi velorio cuando me maten por la homofobia. Es lo que puedo hacer ahora. Al mismo tiempo, estamos considerando salir de Brasil si él [Bolsonaro] gana. No lo pensaré dos veces.

¿De vuelta al clóset?

Mujeres protestan contra el candidato presidencial Jair Bolsonaro en Brasilia | Foto: Antonio Cruz/ Agência Brasil.

Para el psicólogo y profesor Angelo Brandelli Costa, de la Pontifica Universidad Católica de Rio Grande del Sur (PUCRS), se está repitiendo del tiempo en que las personas eran obligadas a esconder su sexualidad:

No Brasil, nunca tivemos uma mudança completa. A violência estava latente e as pessoas não percebiam. O que mudou, agora, é que também se está responsabilizando certos grupos sociais por problemas que são mais complexos e envolvem economia e política.

En Brasil nunca tuvimos un cambio completo. La violencia estaba latente y las personas no lo notaban. Lo que cambió ahora es que también se está responsabilizando a algunos grupos sociales por problemas que son más complejos e involucran economía y política.

Costa recuerda que existen investigaciones que detectan que las experiencias de prejuicio directo –cuando los homoseuales son violentados física o verbalmente–, e indirecto –cuando se prevé que una agresión puede ocurrir– tienen una repercusión grande en la vida de las víctimas y que generan ansiedad, depresión y aislamiento.

Para él, lo que se vive es una crisis de la civilización en que se violan los derechos humanos y las instituciones que deberían protegerlos no logran lidiar con la situación.

Precisamos ir para um outro debate, de entender que qualquer pessoa deve ter seus direitos preservados simplesmente por serem pessoas e não apenas por sofrerem. Os LGBTs têm direito a ocupar o espaço público e se ele se tornou tóxico, temos que pressionar para que se adapte.

Necesitamos otro debate para entender que se deben preservar los derechos de todos simplemente por ser personas y no por sufrir. Los homosexuales tienen derecho a ocupar el espacio público y si se vuelve tóxico, debemos presionar para que se adapte.

Otros ataques

Manifestación de mujeres contra Bolsonaro en São Paulo, una semana antes de las elecciones | Foto: Rovena Rosa/Agência Brasil.

Un análisis de Agência Pública apunta a que ocurrieron cerca de 70 ataques en Brasil por “estimulo de  violencia política”, desde el 30 de septiembre hasta unasemana después de las elecciones. La gran mayoría fue provocada por simpatizantes de Bolsonaro:

Uma jornalista esfaqueada e ameaçada de estupro. Um carro jogado em cima de um jovem com camiseta do Lula que conversava em frente ao bar com os amigos. Uma jovem presa e agredida, jogada nua em uma cela da delegacia. (…) Isso mostra que as declarações de Bolsonaro que incitam a violência contra mulheres, LGBTs, negros e índios e a violência policial estão ecoando país afora e se transformaram em agressões físicas e verbais nestas eleições.

Una periodista apuñalada y amenazada de violación. Un joven que conversaba afuera de un bar con sus amigos, atropellado por llevar una camiseta de Lula. Una joven presa y agredida, encerrada en una celda de la delegación. […] Eso muestra que las declaraciones de Bolsonaro que incitan a la violencia contra las mujeres, homosexuales, negros e indígenas, y la violencia policial están resonando en todo el país y se convertirán en agresiones físicas y verbales en estas elecciones.

En el mismo reportaje, Guil Andrade, joven transexual de Belo Horizonte, contó que recibió una bofetada cuando quitó un adhesivo a favor de Bolsonaro que uno de sus simpatizantes pegó en su pecho a la fuerza:

Medo. É a única coisa que consigo definir no momento (…) A gente vai ficando acuado, trancado em casa, não estou conseguindo trabalhar. Eu quero poder existir sem ser questionada e pressionada o tempo todo.

Miedo. Es la única cosa que logro definir en el momento (…) Vamos quedando acorralados, encerrados en casa, no puedo trabajar. Yo quiero poder existir sin que me cuestionen y presionen todo el tiempo.

Entre otros ataques no solamente contra homosexuales ocurridos después de las elecciones, está el asesinato del maestro de capoeira Moa do Katendê, de 63 años. Moa fue asesinado de 12 puñaladas en la espalda en la ciudad de Salvador, Bahía, después de haber declarado su voto a favor de Fernando Haddad, opositor de Bolsonaro y miembro del Partido de los Trabajadores.

Lo que dicen los candidatos

El propio Bolsonaro sintió la violencia causada por las tensiones políticas: fue apuñalado a inicios de septiembre, duranre un acto de campaña. Según la Policía Federal, el agresor actuó solo.

Cuestionado en radio CBN sobre los ataques cometidos por sus simpatizantes, Bolsonaro dice que no puede responsabilizarse por sus electores y que era una “víctima”. En Twitter, escribió:

Que prescindan de votar y de cualquier aproximación quien practica la violencia contra los electores que no votan por mí. A este tipo de personas pido que voten nulo o por la oposición por coherencia, y que las autoridades tomen las medidas necesarias, así como en contra de los calumniadores que intentan perjudicarnos..

Sin embargo, su adversario, Fernando Haddad, recordó en la misma rádio palabras del candidato que prometió “fusilar” a los miembros del PT y exaltó un torturador del régimen militar, para decir que “como no controla, [Bolsonaro] no controla a nadie”.

La segunda vuelta de las elecciones en Brasil serán el 28 de octubre.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.