¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Muerte de Ken “Profesor” Philmore, músico trinitense de tambor metálico, causa gran pesar

Ken “Profesor” Philmore en las finales de Panorama de Trinidad y Tobago en 2015, en el aniversario número 50 de la Fonclaire Steel Orchestra. Foto de Maria Nunes, utilizada con autorización.

El 30 de septiembre de 2018, una semana después de haber quedado gravemente herido en un accidente de auto, falleció Ken “Profesor” Philmore, uno de los compositores y arreglistas de tambor metálico más importantes de Trinidad y Tobago..

Según los testigos, Philmore siempre había estado fascinado con el instrumento nacional del país, desde niño. Comenzó a tocar con grupos de tambores en su adolescencia, cuando se ganó el apodo de “Profesor” por sus anteojos que lo hacían lucir serio, y rápidamente se convirtió en solista ejemplar.

Philmore comenzó como arreglista de orquestas de metales del sur de Trinidad, como Hatters y Fonclaire en la década de 1980, mientras grababa y actuaba como solista. Su primer álbum, “Our Heritage”, que salió en 1985, era una mezcla constante de jazz clásico con una interpretación caribeña y calipso sabroso.

Alrededor de 1987, Lord Kitchener, considerado como el “gran maestro del calipso”, presentó su éxito “Pan in A Minor”, junto a Philmore como solista, el “Profesor” se convirtió en un nombre famoso en Trinidad y Tobago:

Su estilo firme y definido de tocar resultó ser bastante atractivo: las notas salían rápidas y furiosas templadas por una dulzura alegre y melodiosa que era difícil replicar. Con el tiempo comenzó a hacer arreglos para otras bandas de tambores metálicos conocidas, que salían bien posicoonadas en en la prestigiosa competición Panorama, por lo general una parte muy esperada de las celebraciones anuales del Carnaval del país.

Una de las composiciones más populares de Philmore, que Fonclaire tocó en la final de Panorama en 1990, fue “Pan by Storm”. Finalmente obtuvieron segundo lugar:

Pero Philmore no limitó sus talentos a su tierra natal. Sabiendo que la música de tambores metálicos tenía la habilidad de viajar –a los caribeños en el extranjero que deseaban calor del hogar, y a las comunidades musicales además de las que estaban familiarizadas con el instrumento– actuó e hizo arreglos en el extranjero, y llegó a ganar la versión de Nueva York de la competencia Panorama seis veces seguidas.

Su comportamiento amistoso y personalidad enérgica ayudó a que su estrella subiera. Compartió escenario con muchos músicos internacionales, como Tina Turner, Tito Puente, Andy Narell, y grandes del jazz como Ella Fitzgerald y Lionel Hampton.

Cuando las noticias de la muerte de Philmore llegaron a los medios sociales, comenzaron a aparecer los tributos. Refiriéndose al título de su pieza más reconocida, uno de los grupos corales más populares del país, The Marionettes, dijo que Philmore “tomó el mundo por asalto con su música”, mientras que el trompetista de Jazz Etienne Charles lo llamó un “genio personificado”.

Los superlativos que describían la vida y trabajo de Philmore continuaron, mientras la catedrática Rhoda Bharath destacó:

This is the equivalent of a Brahms, Bach or Beethoven passing.
This is huge.
This is a loss.
#Philmore

Esto es el equivalente de una muerte como la de Brahms, Bach o Beethoven.
Esto es grande.
Esto es una pérdida.
Philmore

El saxofonista Anthony Woodroffe reflexionó:

Pan fraternity has lost an Icon… the music community in Trinidad and Tobago as a whole has lost a legend. Professor is someone I looked up to because he always played like the music was the most important thing. No egos… just good music. Although he achieved so much he remained grounded and down to earth. Greeted you like you were a brother or a sister. There is much that we can learn from what he represented. I feel for his family and his extended family (those musicians that were fortunate enough to work with him over the years), May you find some solace in the knowledge that he will always be remembered and his contributions to our culture will stand the test of time.

La fraternidad de los tambores ha perdido a un ícono… la comunidad musical de Trinidad y Tobago ha perdido a una leyenda. El Profesor es alguien a quien admiraba porque siempre tocaba como si la música fuera lo más importante. Sin ego… solo buena música. A pesar de que consiguió tanto, siempre se mantuvo en centrado y con los pies en la tierra. Te saludaba como si fuera tu hermano. Hay tanto que podemos aprender de lo que representaba. Lo siento por su familia y su familia extendida (músicos que fueron lo suficientemente afortunados de trabajar con él a lo largo de los años), espero que encuentren consuelo sabiendo que siempre será recordado y que sus contribuciones a nuestra cultura perdurarán.

Philmore era integral en el desarrollo de la música de tambores metálicos. En 1989, fue condecorado por Pan Trinbago, asociación de tambores metálicos del país, por ser el arreglista musical más destacado ese año.

Unos meses después, el alcalde de Nueva York otorgó a Philmore un premio por su contribución a la música; sus presentaciones increíbles en escenarios como Carnegie Hall, el Apollo Theatre y el Madison Square Garder resultaron en una invitación para acompañar a la orquesta de Duke Ellington en sus giras estadounidense y europeas desde 1989 a 1991.

El “Profesor” también apareció en varios festivales internacionales de jazz, como Washington DC y Atlanta en Estados Unidos y Saint Croix y Barbados en el Caribe. En 1990, en la ceremonia de premios “50 años de tambor” de Pan Trinbago, Philmore recibió el premio Allan Gervais South-Central Regional para arreglistas destacados.

La fotógrafa Maria Nunes, que registra varios aspectos del Carnaval de Trinidad y Tobago y tomó fotos de Philmore en el escenario con Fonclaire en la competencia Panorama en 2015, dio a entender que aunque los amantes del tambor no conocieron al “Profesor” en persona, lo entendían a través de su música vibrante y apasionada, por lo que la pérdida se siente cercana:

I never got to know Ken ‘Professor’ Philmore but I remember so well when Pan by Storm won the hearts of pan lovers everywhere back in 1990. I share in the sadness felt today in the steelpan and wider music community, not just here, but globally, at his unexpected passing from this life.

‘By storm, cultural extravaganza,
Pan by storm, music to make you feel better.
Take it, take it out to the limit, we moving on to a higher heights, pan by storm.’

Nunca conocí a Ken “Profesor” Philmore pero recuerdo tan bien cuando Pan by Storm se ganó los corazones de los amantes del tambor en todos lados en 1990. Comparto la tristeza que se siente hoy en la comunidad musical de tambores metálicos y en el resto de la comunidad, no solo aquí, sino que en todo el mundo, en su inesperada muerte.

‘By storm, extravagancia cultural,
Pan by storm, música para hacerte sentir mejor.
Tómala, llévala al límite, nos vamos a lo más alto’.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.