¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Autoridades serbias presionan a fundación benéfica de salud que dejó en evidencia negligencia estatal

Filántropo Sergej Trifunović en la portada del semanaio Vreme del 20 de septiembre de 2018, en la cual figura una entrevista en la que prevé la presión del Estado. En el titular se lee: “Por qué debemos hacer su trabajo”. Foto de GV, CC-BY.

Las autoridades policiales de Serbia están investigando a una fundación benéfica de salud cuyo dueño critica públicamente al Gobierno en lo que algunos ciudadanos creen que son represalias en su contra.

La investigación comenzó poco después de un caso de gran trascendencia en los medios en el que la fundación, conocida como Podrži život (“Apoyo a la Vida”), ayudó a Dušan Todorović, de 4 años, a recibir un tratamiento contra el cáncer en España.

El trabajo de la fundación consiste en recolectar donaciones a través de mensajes de texto para ayudar a niños que necesitan costosas operaciones médicas que no son cubiertas por el sistema de salud público de Serbia. En septiembre, la fundación ayudó a recolectar 191,000 euros (aproximadamente 225,000 dólares estadounidenses), que fueron destinados al tratamiento del niño.

Luego de que esta impresionante suma llamara la atención del público y de los medios, el Gobierno envió un helicóptero estatal al pequeño pueblo del niño, Svilajnac, que lo transportó a Belgrado, desde donde luego partió en un avión oficial hacia Barcelona.

Muchos serbios declararon que todo este movimiento no había sido más que un hipócrita truco publicitario, en el que el presidente serbio Aleksandar Vucić buscaba mostrarse como el salvador del niño. El niño falleció dos semanas después en Barcelona.

Poco después de que el niño fuera transferido a España, el ministro de Salud Zlatibor Lončar –investigado recientemente por un medio de investigación local por sus vínculos con la mafia serbia– salió en televisión a advertir contra las donaciones mediante mensajes de texto. Decía: “Tengan cuidado con las acciones basadas en mensajes de texto, esperamos encontrar algo sucio en eso”.

Su declaración inmediatamente hizo pensar que se investigaría a la organización. En efecto, el 11 de octubre, Sergej Trifunović, fundador de Apoyo a la Vida y además famoso actor en Serbia, tuiteó que la policía había visitado a la la fundación.

¡Nos visitó la policía penal, del departamento contra el crimen organizado! Buena gente, personalmente no tenían ninguna opinión sobre el asunto, sólo estaban haciendo su trabajo…

A pesar de haber anticipado la inspección en una entrevista del 20 de septiembre, en la que dijo estar seguro de que la fundación operaba en plena conformidad con la ley, Trifunović no compartió más detalles sobre la visita del 11 de octubre.

¿Una historia similar en Macedonia?

Los métodos de presión usados contra las organizaciones de la sociedad civil serbia se parecen a los utilizados por otros Gobiernos populistas del centro y este de Europa, particularmente, en las vecinas Hungría y Macedonia.

Serbia está gobernada por el Partido Progresista Serbio (SNS) que, a pesar de tener antecedentes de ultraderecha, logró redefinirse como un partido proeuropeo, y así se unió al internacional Partido Popular Europeo (EPP por sus siglas en inglés), asociación de partidos políticos de centroderecha. Antes de perder poder en Macedonia en mayo de 2017, VMRO-DPMNE, socio del SNS dentro del Partido Popular Europeo, comenzó una persecución contra destacadas sociedades civiles locales con una serie de investigaciones. Esta acción involucró a la policía financiera, a la oficina de la fiscalía pública, al Ministerio del Interior, al servicio tributario y a la comisión contra la corrupción.

Tras el cambio de gobierno, las autoridades policiales macedonias confesaron haber recibido órdenes de encontrar cualquier cosa que se pudiera usar contra las organizaciones. Aunque en su mayor parte no lograron encontrar evidencias incriminatorias, las investigaciones significaron una pérdida de tiempo y recursos para las organizaciones.

El 17 de octubre, Trifunović tuiteó que la fundación Apoyo a la Vida en Serbia estaba sufriendo una persecución similar:

Me acabo de enterar por “una fuente” que la fiscalía recibió la orden de procesar mi caso como fuera que se supone terminaría con mi detención. Sin importar si encuentran o no algo incriminatorio [en la fundación]. ¡Veamos cómo opera la ley! ¡Esfuércense más! De cualquier manera posible.

En los medios sociales, la gente ha expresado su apoyo a la fundación y el 5757, teléfono móvil de la organización, y exhortan a la gente a donar.

#5757 es mucho más que un número humanitario.
Es también un símbolo de resistencia contra la tiranía.

La destrucción de la fundación Apoyo a la Vida no es sólo una venganza contra Sergej por el respeto y la confianza que se ha ganado, sino también el resultado del miedo que siente un infeliz impopular hacia cualquier forma de cooperación que nos una y saque a relucir lo mejor de nosotros.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.