¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Llamado de propagandista macedonio a violar a una periodista provoca indignación

“Nos merecemos algo mejor”, protesta frente a la sede de gobierno de la República de Macedonia en 2015. Foto de Vancho Dzambaski en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0).

El 3 de octubre, la agencia estatal macedonia de noticias MIA suspendió al infame propagandista y periodista Cvetin Chilimanov después de su llamado en Twitter a violar a la periodista extranjera Valerie Hopkins.

Chilimanov es un pertinaz defensor del partido macedonio VMRO-DPMNE, que gobernó el país de 1998 a 2002 y de 2006 a 2017. Fue consejero político del presidente rusófilo Gjorge Ivanov durante su primer mandato, desde 2008. En 2017 participó en la campaña de “desorosización“, contra las ONG fundadas por el millonario hungaro-estadoubnidense George Soros.

El incidente comenzó cuando Valerie Hopkins, corresponsal del Financial Times Balkans, visitó Macedonia para informar sobre el reciente referéndum en el que los macedonios votaron si el país debía ingresar en la OTAN y la Unión Europea.

En Twitter, Hopkins resumió una espontánea conversación con un taxista contrario a que Macedonia forme parte de esas instituciones supranacionales, y habló de sus frustraciones sobre la relación de Macedonia con otros países de la región:

Taxista “boicoteador” de Skopie: Bulgaria piensa que nuestro idioma no existe, Serbia se niega a reconocer nuestra iglesia, los griegos bloquean nuestro nombre y tenemos conflictos con los albaneses. Nosotros no tenemos problemas, todos los demás sí. ¿Por qué tenemos que unirnos a una alianza militar? Me gusta la Unión Europea, pero no tenemos ninguna posibilidad.

Muchos macedonios retuitearon el tuit de la periodista, que ponía de manifiesto las incoherencias de la campaña “Yo boicoteo”, proyecto del partido VMRO-DPMNE, que ya no gobierna pero sigue teniendo escaños en el Parlamento actual.

Chilimanov respondió al tuit de Hopkins con esta amenaza velada:

To all taxi drivers that follow me: If this one enters your car, it's Chichko Kumplung time!

A todos los taxistas que me siguen: Si esta [mujer] entra en su auto, háganle un “Chichko Kumplung”.

Chilimanov se refería a la película de 1996 Suicide Guide (“Guía del suicidio”, originalmente titulada Autodestrucción), en la que un taxista llamado Chichko Kumpling (“Tío Embrague”) lleva a una joven hasta un lugar remoto y la viola. La película fue un fracaso de taquilla, y se recuerda sobre todo por esa gráfica escena de sexo forzado [no es seguro/apropiado para el lugar de trabajo].

El actor Jovica Mihajlovski, que interpretó a Chichko Kumplug en la película, fue uno de los primeros en reaccionar a esta amenaza con un comentario en Facebook:

Овој Цветин, што го бербати ликот и делото на чичко Кумплунг, да го потсетам дека Кумплунг заврши во инвалидска количка, токму заради сторените дела на кои сега повикува ангажираниот Чилиманов. Го охрабрувам, тој и сите што го делат неговиот став, до крај да ја споделат судбината на ликот Кумплунг и да завршат на ист начин. За потсетување, таксистот Кумплунг е главен лик од играниот филм САМОУНИШТУВАЊЕ. Веројатно насловот му послужил како инспирација, во исполнување на неговата света мисија. Со среќа, чичин!

Quisiera recordarle a ese Cvetin, que invoca el personaje de Chichko Kumplung, que este personaje acaba en una silla de ruedas, precisamente como castigo por los delitos que ese Chilimanov ahora instiga. Le animo a él y a sus simpatizantes a compartir el destino del personaje y a acabar de la misma forma. Le recuerdo otra cosa, el taxista Kumplung es el protagonista de la película AUTODESTRUCCIÓN. Es posible que se inspirara en el título para consumar su misión sagrada. ¡Buena suerte de parte del Tío!

También diversas voces oficiales contestaron rápidamente al tuit de Chilimanov. Harlem Désir, alto representante de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa para la Libertad de Prensa, lo calificó de “vergonzoso e inaceptable“:

El tuit de Cvetin Chilimanov que amenaza a la periodista Valerie Hopkins es vergonzoso e inaceptable. Cualquier amenaza a periodistas, sobre todo las incitaciones a la violencia machista contra mujeres periodistas, son irresponsables. Cvetin debe borrar su tuit inmediatamente.

Por su parte, Nicola Dimitrov, ministro macedonio de Exteriores, se disculpó públicamente en nombre de Macedonia y sus hombres. La Asociación de Periodistas de Macedonia y el Consejo de Ética en los Medios de Macedonia condenaron la invitación a la violación como forma de violencia, y también como infracción de las normas profesionales.

En respuesta a los tuits de representantes de la comunidad internacional, Chilimanov se justificó afirmando que solo bromeaba. Al principio se negó a borrar el tuit, pero unos días después ya no estaba disponible.

Cuando la cadena MIA anunció que suspendían a Chilimanov, muchos macedonios aplaudieron la decisión, la consideraron signo de una nueva era, en la que los trabajadores estatales responden por sus actos.

El autoproclamado periodista que pidió una agresión sexual para Valeria Hopkins ha sido suspendido de la Agencia de Información de Macedonia, donde trabaja.

Otros recordaron que cuando el VMRO-DPMNE estaba en el poder, sus simpatizantes y partidarios ─Chilimanov entre ellos─ incitaban a cometer actos violentos contra sus críticos sin que hubiera consecuencias:

¿Recuerdan las listas negras de tuiteros cuya identidad se revelaba para que les pudieran acosar? El fascista de Cvetin era uno de los líderes de esa iniciativa. Ahora, los tuiteros son insignificantes, así que ha pasado a pedir que violen a una colega periodista. Pero esta vez se le ha complicado. Será divertido de ver.

Ciertamente, no es la primera vez que Chilimanov ha recurrido a los medios sociales para “bromear” sobre la perpetración de actos de violencia política contra periodistas. En octubre de 2018, insinuó en Facebook que estaría bien atropellar al periodista y activista Petrit Saracini. En su comentario, Chilimanov escribió: “Frené cuando Petrit cruzaba la calle. Mal hecho”.

Una carrera en la propaganda populista de extrema derecha

Chilimanov ha sido uno de los principales propagandistas del VMRO-DPMNE desde 2008. Tras su periodo en el gabinete presidencial fue nombrado corresponsal de la Agencia de Información Macedonia (MIA) en Washington, donde pasó varios años.

Tras su regreso a Macedonia se convirtió en editor de la MIA y lo nombraron vicepresidente de la Asociación Macedonia de Periodistas, una GONGO (ONG operada por el gobierno) y patrocinada por el VMRO-DPMNE para servir a sus intereses políticos imitando a la auténtica Asociación de Periodistas de Macedonia.

En 2016, estuvo dedicado a una campaña sucia contra grupos de la sociedad civil que habían criticado al partido, sobre todo a través del grupo Stop Operation Soros, que intentaba sembrar la discordia entre la administración de Donald Trump, el Departamento de Estado de Estados Unidos. y USAID mediante grupos de presión no registrados en Estados Unidos.

Cuando el VMRO-DPMNE perdió las elecciones en 2017, Chilimanov retuvo su puesto en la MIA. A diferencia de cuando gobernó el VMRO-DPMNE, no hubo purgas por la afiliación política de los trabajadores estatales y de las empresas estatales.

MIA no ha anunciado si la suspensión conducirá al despido de Chilimanov. Su caso será estudiado por un comité interno y el director de la agencia.

Nota del editor: Global Voices es beneficiaria de la Open Society Fundation, que a su vez forma parte de la red de Soros.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.