¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Seguirá Siria los pasos de Emiratos Árabes Unidos y censurará servicios de VoIP?

Millones de sirios desplazados por la guerra usan aplicaciones de VoIP para seguir en contacto con sus seres queridos. Foto de Samer Daboul en Pexels.

Este artículo de Grant Baker apareció en smex.org. Esta versión editada se reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo para compartir contenido.

El 17 de octubre, la Agencia Siria Regulatoria de Telecomunicaciones (TRA) anunció que pronto podría empezar a bloquear llamadas de voz y video en WhatsApp y otros servicios de voz sobre protocolo de internet (VoIP).

La TRA dijo que lo haría para aumentar los ingresos en el sector de las telecomunicaciones, según Al-Watan, periódico vinculado al régimen sirio. Ibaa Oueichek, director general del ente regulador, se quejó de que VoIP “reduce el retorno de las inversiones de las empresas [de telecomunicaciones] y reduce su incentivo a hacer nuevas inversiones para mejorar la red y ofrecer mejores servicios a menor precio”.

Como otros Gobiernos de la región y en África Subsahariana, es atractiva la promesa de aumentar ingresos para las empresas de telecomunicaciones administradas localmente, a pesar de las cargas que impondría a los ciudadanos.

De implementarse, esa prohibición aumentaría los ya altos costos de la comunicación en el país y disminuiría los flujos de información. También impilcaría una amenaza al derecho de los sirios a la privacidad y probablemente llevaría a mayor autocensura en el país.

Actualmente, dos empresas mantienen un duopolio en el mercado de telecomunicación móvil en Siria: SyriaTel, propiedad de Rami Makhlouf –primo de Bashar al-Assad–, y MTN Syria, subsidiaria del grupo sudafricano MTN Group Limited. El régimen controla la infraestructura y ancho de banda de internet a través de dos agencias estatales, Syrian Computer Society (SCG) y Syrian Telecommunications Establishment (STE). La primera controla la infraestructura 3G del país. Por su parte, STE es propietaria de toda la infraestructura de línea fija, además de ser la empresa a la que en 1999 encargaron el primer sistema nacional de supervisión del país. Esto permite a las autoridades sirias espiar fácilmente a los usuarios.

Si se censura a WhatsApp y otros servicios encriptados de VoIP, a los sirios no les quedará más opción que usar los servicios de telecomunicaciones controlados por el Gobierno, lo que deja sus comunicaciones privadas más vulnerables al espionaje gubernamental.

Esto significa que el Gobierno sirio puede escuchar fácilmente las conversaciones y recopilar los metadatos de sus comunicaciones. Está bien documentado que el Gobierno adquiere y usa diversas herramientas de vigilancia para espiar a los ciudadanos. Es fácil imaginar que si lo sirios no tienen más opción que usar servicios locales de telecomunicaciones, las autoridades aprovecharían su tecnología relativamente insegura y aumentarían su hábito de espiar a la población.

Un cambio así también crearía un camino para nuevas alternativas costosas y peligrosas. El Gobierno de Emiratos Árabes Unidos, que prohíbe los servicios VoIP como Skype, Viber y WhatsApp, solamente ha permitido a los dos operadores móviles del país, Etisalat y Du, lanzar sus propios servicios VoIP. No solamente estos dos servicios cuestan dinero, además el Gobierno de Emiratos Árabes Unidos también tendría accesos a metadatos e información de llamadas de los clientes, lo que facilita la vigilancia.

En un intento de aumentar las ganacias, las empresas de telecomunicaciones en Siria podrían lanzar servicios similares. Los nuevos servicios darían a los ciudadanos la ilusión de que sus comunicaciones están protegidas cuando en realidad serían tan vulnerables como llamadas comunes y corrientes.

Aunque los usuarios en Siria podrían eludir esta prohibición si descargaran una red privada virtual, esto excluiría a los que no son tan expertos en tecnología y con medios financieros limitados. La mayoría de redes privadas virtuales cuestan, y las que son gratis suelen rastrear la navegación y dan acceso a terceros de datos de los usuarios, lo que crear mayor vulnerabilidad a los usuarios.

Si el regulador del sector de telecomunicaciones aprueba el bloqueo de servicios de VoIP, Siria será el país de la región que más recientemente adopte una política tan restrictiva. Además de Emiratos Árabes Unidos, actualmente Qatar bloquea el acceso a servicios VoIP, mientras que Arabia Saudita aún prohíbe Viber y WhatsApp después de disminuir sus restricciones al uso de aplicaciones de VoIP en 2017. Otros países en la región, como Líbano y Marruecos, bloquearon brevemente el acceso a VoIP en 2010 y 2016 respectivamente, pero pusieron fin a estas iniciativas en poco tiempo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.